Prueba y opinión del Ford Kuga FHEV: consumo real, precio y sensaciones del hibrido

El SUV americano es uno de los que ofrece mejor dinámica de conducción de su categoría. En esta versión híbrida destaca por sus consumos y su refinamiento. Te ayudamos a elegir motor o equipamiento.

Prueba Ford Kuga FHEV

Elegir un Ford Kuga puede convertirse en una experiencia un tanto abrumadora. La tercera generación del conocido SUV americano llegó al mercado en 2020 con un despliegue de motorizaciones nunca antes visto, ni siquiera en otro modelo de la firma, gracias a la incorporación de bloques híbridos de los tres tipos (ligero, convencional y enchufable), más los clásicos de combustión (gasolina o diésel). Pero no preocuparse, has llegado al lugar correcto para elegir la mejor versión para ti.

Prueba Ford Kuga FHEV: exterior e interior

Este Ford Kuga heredó una línea de diseño que anteriormente había estrenado el Ford Focus. Son líneas bastante redondeadas, sin grandes aristas que corten la carrocería. En el caso de nuestra unidad de pruebas contaba con su traje deportivo, o lo que es lo mismo, el acabado ST Line X. Por ello tiene unos paragolpes más racing, taloneras laterales, detalles en negro y unas llantas de 18 pulgadas en “Rock Metallic” (gris). El tono para la carrocería es el “Plata Solar” que cuesta 551 euros, siendo el “Azul Báltico” el único sin sobreprecio.

Prueba Ford Kuga FHEV

Ya una vez en el interior tendremos la misma sensación de familiaridad. El puesto de mando de nuevo es heredado del compacto. En mi opinión está bien resuelto en cuanto a diseño y ergonomía. Quizás todavía tenga bastantes botones (son de buen tamaño) algo en lo que Ford siempre ha sido muy prolífica, pero la sensación global es de orden. Respecto a los materiales, más teniendo en cuenta que es el ST Line X, no se les puede poner ninguna pega. Plásticos y ajustes de estos se encuentran a un gran nivel frente a sus competidores.

En lo alto de la consola central presidiendo se encuentra la pantalla multimedia SYNC. Como tiene un formato cuadrado da la sensación de que es pequeña, pero en realidad son ocho pulgadas. Es verdad que alguno de sus rivales puede ofrecer algo más, pero a mí esta me gusta por su rapidez, sus botones de tamaño grande y sus gráficos modernos. Se complementa con el panel de instrumentación digital (12,3 pulgadas), que cambia de apariencia según el modo de conducción escogido y al que se le puede modificar la información mostrada gracias a unos amplios menús que es aconsejable manejarlos en parado.

Prueba Ford Kuga FHEV

Nos adentramos en las plazas traseras. El Ford Kuga es uno de los SUV medios con mejores cotas hasta el techo, por lo que está muy indicado para familias altas. En las otras dos, que tienen que ver con la anchura y el espacio para las piernas, se encuentra en la media, por lo que ofrece un buen habitáculo. Me gustó cómo está diseñado el asiento central, porque es cómodo con un suelo es casi plano, y además se fomenta la versatilidad de esta zona al permitir desplazar la banqueta.

Y ese aspecto es importante resaltarlo porque el Ford Kuga no dispone de mucho maletero. En las versiones híbrida, como la nuestra, e híbrida enchufable, se queda en solo 411 litros (el resto de versiones tienen 475 litros), muy lejos de los 580 de un Toyota RAV4, por poner un ejemplo. Tampoco me convenció mucho la solución utilizada como cortinilla. Si bien va unida al portón, como se puede ver en las fotografías, y así ayuda a cargar mejor el equipaje, una vez cerrado el coche no termina de tapar por completo lo allí almacenado.

Prueba Ford Kuga FHEV

Prueba Ford Kuga FHEV: así va el motor híbrido

Toca ponerse en marcha con nuestro Ford Kuga FHEV. Al abrir la puerta nos sorprende la protección de plástico que ayudará a no rallar a los coches que aparcan a nuestro lado (a algunos les vendría muy bien). Esta solución es muy conocida en la marca americana, pero en esta versión quizás sonaba demasiado.

Colocó el asiento gracias al ajuste eléctrico con el que encontrarás rápidamente una buena posición. Cuenta con una mezcla de distintos cueros, que unido a los pespuntes rojos le aportan un toque deportivo que anuncia su acabado. Aunque quizás, y en esto coincidimos en la redacción, le falte algo más de agarre en su parte baja para contar con ese espíritu que evocan.

Prueba Ford Kuga FHEV

A modo de recordatorio, este Ford Kuga FHEV combina un motor de combustión de gasolina 2.5 de 152 caballos con otro eléctrico de 92 kW (125 CV), que en conjunto le aportan 190 CV. Su naturaleza le permite arrancar sin ruido unos metros, ya que su pequeña batería de 1,1 kWh no da para mucho (normal en este tipo de coches). El empuje que ofrece es bastante progresivo, no destacando por una gran pegada, motivado en gran parte porque tiene que mover casi 1.800 kg. Esto tampoco quiere decir que sea perezoso, pero no llega al nivel del EcoBlue de la misma potencia y diésel (aceleran más lento que los gasolina), que también se ofrece en la gama.

Me pareció durante el tiempo que estuve probando este Ford Kuga FHEV que se ha trabajado bien el aislamiento del ruido del motor. Además de contar con la tecnología “Active Noise Control” (mitiga el sonido que llega el propulsor con los altavoces), en aceleraciones o en transiciones gasolina-electricidad es más refinado que el Toyota RAV4, contando con el mismo tipo de transmisión.

Prueba Ford Kuga FHEV

Anteriormente a este FHEV había conducido un Ford Kuga PHEV y de ambos puedo decir lo mismo respecto a su dinámica. La marca americana ha conseguido una configuración del chasis en donde la suspensión trabaja muy bien (en esta versión equipa una deportiva de serie), consiguiendo un buen compromiso entre comodidad y firmeza. Se ve acompañada con una dirección bastante buena, como suele ser habitual en los modelos del óvalo azul.

El comportamiento lo podemos modificar gracias a los modos de conducción disponibles a elegir entre Normal, Eco y Deportivo. Este último hace sonar un poco más al motor y tampoco ofrece una gran aceleración al ponerlo, mientras que tampoco modifica la dirección o la suspensión. Al ser una variante con tracción total también se incluyen los Resbaladizo y Nieve/Arena profunda, pero ojo con la excursiones fuera del asfalto ya que la altura libre al suelo es menor en esta variante FHEV (también en el PHEV) bajando 30 mm.  

Prueba Ford Kuga FHEV

Me quedaría hablar de los consumos de este Ford Kuga FHEV, con el que incluso nos atrevimos a participar en el Eco Rally de la Comunidad de Madrid. Teniendo en cuenta ya todo lo explicado en cuanto a su mecánica y peso, creo que registrar consumos en carretera en torno a los 5 litros es una cifra muy buena. En ciudad el apoyo híbrido se nota también, moviéndose en torno a los 6 litros con facilidad. Por eso no es de extrañar que presuma de una autonomía sobre los 900 kilómetros.

Prueba Ford Kuga FHEV: ¿cuál es el mejor motor?

Después de hacer la prueba de este Ford Kuga FHEV creo que esta motorización puede ser una de las más recomendables para el SUV americano. Por potencia es más que suficiente para llevar ritmos legales y visto el resultado de los consumos, creo es que bastante eficiente. Para mí su rival más claro es el EcoBlue de 190 CV, que como nuestro protagonista, se ofrece con tracción total y cambio automático. Con el diésel tendrás un poco más de respuesta en el acelerador, quizás algo menos de consumos y más maletero, pero por el contrario solo tiene etiqueta C por la ECO del híbrido, es exclusivo del acabado ST Line X y es 1.730 euros más caro.

Prueba Ford Kuga FHEV

Podría ofrecer alguna duda también la variante híbrida enchufable. En caso de necesitar la dichosa pegatina cuenta con la 0 emisiones, la que más ventajas tiene, tiene más potencia disponible y se pueden conseguir consumos de 0 litros gracias a la capacidad de su batería. De nuevo es más caro que nuestra unidad de pruebas (1.302 euros) y no tiene disponible la tracción total.

Otra alternativa la tendríamos en el EcoBoost de 150 CV. Perder 40 CV y la hibridación, además de ganar espacio de carga, permitiría ahorrarse nada menos que 7.450 euros a igualdad de equipamiento. Solo sería recomendable para conductores que no realicen muchos kilómetros al año, ya que sus consumos serán más altos que en el FHEV, además de no tener etiqueta ECO, tracción total o cambio automático.

Prueba Ford Kuga FHEV

En esos cuatro motores debería estar tu elección final. A parte quedarían el EcoBoost 120, solo con el acabado Titanium, cambio manual y tracción delantera, que incluso homologa consumos más altos que el mismo bloque con 150 CV, o el EcoBlue 120, que es en exclusiva con transmisión automática.

Prueba Ford Kuga FHEV: ¿Cuál es el mejor equipamiento?

Una vez tenemos claro la motorización escogida para nuestro Ford Kuga, toca ahora meterse con los acabados de lleno. Y antes de empezar ya te digo que no va a ser fácil la tarea. El SUV no cuenta con un acabado de acceso al uso, como era el habitual Trend, por lo que el primero de ellos es un Titanium (38.245 euros) que ya viene bastante bien equipado de serie. Tanto que me pensaría seriamente si merece la pena pagar los 5.130 euros que hay de diferencia respecto al ST Line superior.

Prueba Ford Kuga FHEV

Voy a suponer que te gusta la apariencia estética más deportiva de los ST Line y estás dispuesto a pagar la cifra anterior. Pues bien, el sobrecoste entre ese y el ST Line X que tenía el coche que ves en las fotos apenas es de 1.200 euros, por lo que yo me decantaría por el último al ser una diferencia pequeña. Además, como comentaba anteriormente, ofrece un motor más con el EcoBlue 190.

Por encima de todos ellos quedaría el Vignale. Comparado con el ST Line X son apenas 320 euros más y aporta al vehículo una apariencia mucho más elegante. Su única pega es que “le gusta” la ecología y solo está disponible con las mecánicas FHEV y PHEV.

Prueba Ford Kuga FHEV

Los rivales del Ford Kuga FHEV

La oferta dentro de los SUV de tamaño medio es muy variada y a la postre, la que más vehículos vende en nuestro país tras el cierre de 2021. Pero si reducimos las opciones a competidores que tengan mecánicas híbridas en su gama la lista se queda en los siguientes cuatro. Para mí, el Ford Kuga FHEV es el que ofrece mejor dinámica de conducción junto con el Hyundai Tucson, siendo ambos también más refinados en su funcionamiento comparados con los Toyota RAV4 y Honda CR-V. Otras alternativas podrían ser el Subaru Forester, sobre todo para aquellos que busquen algo más fuera del asfalto. Vamos a comparar sus precios con los acabados más bajos disponibles:

  • Ford Kuga FHEV Titanium 4x2: 36.061 euros
  • Toyota RAV4 Advance 4x2: 38.750 euros
  • Honda CR-V Elegance 4x2: 36.690 euros
  • Subaru Forester Sport Plus 4x4: 34.650 euros
  • Hyundai Tucson híbrido Maxx 4x2: 37.825 euros

De cara ya a este 2022 que acaba de comenzar llegarán al mercado otras dos alternativas interesantes para enfrentar a nuestro Ford Kuga FHEV. Por un lado tenemos el nuevo Kia Sportage, con un diseño mucho más atrevido, y que a tenor de lo visto en el Hyundai Tucson de la prueba de arriba, creo que puede ir bastante bien. La otra es el conocido Nissan Qashqai, que añadirá a su gama una variante e-POWER de la que todavía no se han ofrecido datos técnicos.

Fotos Prueba y opinión del Ford Kuga FHEV: consumo real, precio y sensaciones del hibrido

Comentarios Prueba y opinión del Ford Kuga FHEV: consumo real, precio y sensaciones del hibrido

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestro Aviso Legal, sección "4.8. Cookies e IPs"