Radares, cámaras,... así es la tecnología que te protege de accidentes

Tu coche está lleno de señales y ayudas que te permiten llegar a tu destino de una forma mucho más segura. ¿Pero sabes cómo funcionan? Así es el sistema ADAS y te lo contamos.

Sistema ADAS

 

Las ayudas a la seguridad cada vez están más presentes en el automóvil. Los sensores y cámaras son grandes protagonistas indirectos en cada trayecto y se encargan de controlar de subsanar cualquier error de conducción que uno pueda cometer. Estas ayudas son llamadas, en general, ADAS, debido a sus siglas en inglés (Advanced Driver Assitance Systems) y están divididas en cuatro grandes grupos: cámaras, sensores de radar, sensores de ultrasonidos y sensores láser LIDAR. ¡Te explicamos para qué sirve cada uno de ellos! 

Cámaras

Sistema ADAS

Más allá de las cámaras delantera y trasera para aparcar, que no están incluidas dentro de las ayudas ADAS, encontramos otras que se dedican al reconocimiento de lo que ocurre alrededor. Su rango va desde los 50 a los 500 metros, con diferentes ángulos de visión. Este sistema es genial cuando el tiempo y la luz son óptimas… pero con inclemencias climáticas o de noche, pierden efectividad. 

También cuando el coche están sucio, ya que al estar situadas en el parabrisas, están muy expuestas a encontrar suciedad en su visor. En este caso, sirven para reconocer señales, letreros, obstáculos como peatones u otros coches… pero estas solo sirven para captar lo que pasa. Depende del software que incorpore el vehículo que ‘comprenda’ lo que hay alrededor o no.

Sensor de radar

Sistema ADAS

Lanza una onda de radar que rebotan en los objetos, devolviendo información al vehículo. Este es una tecnología sencilla a priori, pero no lo es, ya que requiere de un software de análisis bastante avanzado, capaz de interpretar la información del radar en milésimas de segundo.

Para ello se utiliza el efecto Doppler: los objetos cambian de frecuencia de onda cuando están en movimiento. Gracias a la diferencia de frecuencia entre la señal emitida y la recibida, el software de este radar es capaz de interpretar la distancia a la que se ubica el objeto, cómo se mueve y a qué velocidad.

Al contrario que la cámara, este radar no necesita luz para actuar y además, tiene un rango de 360 grados, algo imposible de hacer en un coche actual, ya que habría que colocar el visor en algún punto donde pueda vigilar todo el entorno del coche (sobre el techo, por ejemplo).

Sensores de ultrasonidos

Sistema ADAS

Mientras el sensor de radar es capaz de detectar objetos a unos 250 metros de distancia, los sensores de ultrasonidos no. Son muy fiables y funcionan como un sónar. Sí, esa técnica utilizada antaño por los submarinos o en la naturaleza por los murciélagos.

Envía pulsos ultrasónicos que rebotan en los obstáculos. El eco producido por esto es analizado para obtener información. En este caso, se aplica de forma generalizada en los sensores de aparcamiento

Sensores láser LIDAR

Sistema ADAS

Mide con precisión todo lo que sucede a 360º con un alcance que gira en torno a los 200 metros. El problema es su precio, demasiado elevado y que es reduce su efectividad con niebla o lluvia. Sin duda es el más avanzado de todas estas tecnologías, pero como siempre, el paso de los años logra que esta se abarate, por lo que es probable que en unos años se democratice. Hoy por hoy, solo algunos coches lo llevan, aunque suelen ser de gama alta.

Fotos Radares, cámaras,... así es la tecnología que te protege de accidentes

Comentarios Radares, cámaras,... así es la tecnología que te protege de accidentes

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"