Historia del retrovisor: del espejo de mano a las cámaras

Repasamos cómo ha evolucionado el retrovisor en los coches tanto en el interior como en el exterior. Quizás su fin este más cerca.

Retrovisor camara

El retrovisor es un elemento imprescindible en nuestro coche. Forma parte de las primeras cosas que tenemos que ajustar nada más sentarnos al volante y que nos ayuda a circular en todo tipo de carreteras sin problemas. Además es un elemento que nos ha acompañado casi desde la creación del automóvil, pero ahora parece que tiene los días contados. Te contamos toda su historia.

Los orígenes del retrovisor

La invención del espejo retrovisor siempre se ha atribuido a Dorothy Levitt, la primera mujer piloto en ganar una carrera de coches en 1903. En su libro "The Woman and the Car: A Chatty Little Handbook for the Edwardian Motoriste” (La mujer y el coche: manual fácil para las motoristas “eduardianas”) escribió la siguiente cita: “Las mujeres deberían colocar un pequeño espejo de mano en un sitio adecuado del coche y elevarlo de vez en cuando para poder mirar hacia atrás”.

Sin duda una gran idea que en 1910 aparecería por primera vez en un coche de carreras, por equivocación. El fabricante que construyó el Marmon Wasp, conocido también popularmente como “Yellow Jacket”, no se aclaró bien a la hora de construirle y en vez de hacer un biplaza, como los vehículos de competición de esa época, realizó un monoplaza.

Dorothy Levitt

De esta manera de un plumazo se le había quitado el sitio al mecánico, que además del mantenimiento del coche se encargaba de avisar al piloto de dónde estaban situados los rivales que tenía alrededor. La solución fue colocar un espejo justo delante del piloto, pero como declaró después de la carrera no le valió de mucho debido a que las vibraciones no le dejaban tener una visión nítida. De todos modos ganó la primera edición de las 500 Millas de Indianápolis, así que mal no le fue.

Pese a estos precursores, la primera patente de un espejo retrovisor se registró en 1921 a nombre de Elmer Berger, convirtiéndose durante la década de los años 30 en un elemento estándar en la producción de vehículos a nivel mundial.

Más retrovisores en los coches

Con los años hemos visto que el número de retrovisores ha aumentado en los vehículos. Al primero que patentó Berger se unió más tarde el que se encuentra colocado en el lado izquierdo. Al estar junto al conductor le permite conseguir una visión de lo que pasa a su alrededor, siendo muy útil en carreteras con varios carriles o a la hora de salir de un aparcamiento. Junto con el interior, es obligatorio siempre equiparle y que no esté roto, de lo contrario nos podrían multar con 200 euros.

Retrovisores

Cuando un servidor era pequeño, finales de los 80 y principios de los 90, muchos coches todavía se vendían con un retrovisor lateral, pero poco a poco se fueron incorporando al lado derecho hasta nuestros días donde es un elemento totalmente indispensable.

Y nos quedaría un último caso, los retrovisores colocados en el capó. Si has viajado a Japón habrás visto algún ejemplo de ellos. Los diseñadores nipones los empezaron a ubicar ahí porque se supone que hay que girar menos la cabeza para ver su reflejo y permitían que los coches no fueran tan anchos. Al principio sirvió para que las unidades importadas de otros países no se vendieran en la isla asiática, pero tras abrirse las marcas locales al mundo decidieron que era más barato fabricarlos como el resto del planeta. Algo parecido también se colocaban para remolcar caravanas y así aumentar la visibilidad.

Retrovisor camara

Además de toda esta incorporación de retrovisores, los propios espejos han ido añadiendo tecnologías para ser algo más que un simple espejo. Podemos citar como ejemplos los que tienen dos cristales, los electrificados para su colocación, los que tiene calefacción, los electrocrómicos interiores para que no deslumbren, los que cuentan con sensores y cámaras o los que integran el aviso de ángulo muerto.

¿El fin del retrovisor?

En pleno 2020 podemos decir que entramos en una nueva era que puede significar el fin de los retrovisores como hasta ahora los conocíamos. El primer vehículo a la venta, hasta entonces solo lo habíamos visto en prototipos, con cámaras que sustituían a los espejos fue el Lexus ES a finales de 2018. Solo estaba disponible en Japón ya que ese país legalizó el uso de cámaras en sustitución a los retrovisores mecánicos en 2016.

Retrovisor camara

Unos meses después Audi presentaba su primer vehículo eléctrico, el e-tron, del que puedes leer la prueba aquí, que sería el primer modelo en nuestro país en contar con cámaras sustituyendo a los retrovisores. Junto al SUV alemán podemos citar al nuevo Honda e, algo más económico, y que también contará con este tipo de tecnología.

Eso en lo que se refiere a los exteriores, pero casi lo mismo pasa con el interior. Por ejemplo en Land Rover han montado en alguno de sus modelos el ClearSight, que con un simple mecanismo cambia entre un cristal convencional a la visión de una cámara colocada en la aleta del techo. De esta manera ganas más amplitud, además de no interceder las cabezas de los pasajeros traseros.

Retrovisor camara

Los ingenieros nos cuentan que la ausencia de retrovisores exteriores aportará a los vehículos del futuro más seguridad, una mejor aerodinámica (se reducirá el ruido del aire) e incluso un ahorro del combustible. Yo creo que será una medida que se instalará poco a poco, sobre todo mayoritariamente en coches de alta gama, pero que quedan muchos años para que se generalice en la totalidad del mercado automovilístico.

Fotos Historia del retrovisor: del espejo de mano a las cámaras

Comentarios Historia del retrovisor: del espejo de mano a las cámaras

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"