Audi quattro: el coche que se convirtió en un emblema

Repasamos la historia de un modelo icónico para Audi y que ha marcado su historia tanto en los coches de calle como en la competición.

Una gran parte de la historia de Audi cambió un 3 de marzo de 1980. Ese día daba comienzo a una nueva edición del famoso Salón de Ginebra y la marca alemana presentaba allí un coupé deportivo con tracción total. Su nombre era Audi quattro y aquí vamos a conocer porque este modelo ha sido tan importante desde entonces.

La idea de la tracción quattro surgió de una adaptación. En esa época la tracción total se montaba en camiones y en todoterreno, como podía ser el Volkswagen Itlis que Audi se encargó de desarrollar en Escandinavia durante el invierno que iba de 1976 a 1977. Dado como se desenvolvía este modelo en condiciones tan adversas como el hielo y la nieve, a los ingenieros de la marca alemana se les ocurrió incorporarlo a su nuevo deportivo.

Audi quattro

Fue, por tanto, en la primavera de 1977 cuando empieza a tomar forma el proyecto del Audi quattro (conocido en clave como el 262) que dirigió Walter Treser. Además de la citada tracción integral, que permitirá dotar al nuevo modelo de fuerza óptima y constante en todo tipo de condiciones de adherencia, se tomó como base la plataforma del Audi 80 y el motor de cinco cilindros turbo del Audi 200. Así nacía el “Ur-quattro”, donde Ur en alemán se puede traducir como el original o el primero de su especie y que puedes ver rodar en un puerto de montaña en el vídeo que antecede este artículo.

No sería hasta enero de 1978 cuando el primer prototipo del Audi quattro empezó a rodar por carreteras nevadas de los Alpes austriacos. Tras esos primeros kilómetros a los ingenieros le quedó claro que enviar la fuerza a las cuatro ruedas permitía una gran ventaja con baja adherencia y que habría problemas con las torsiones en la transmisión al trazar curvas cerradas con el asfalto seco.

Audi quattro

Pero no sería con el único inconveniente que se encontraron las mentes pensantes del Audi quattro. A diferencia de los todoterreno, no digo ya lo camiones, el peso y el tamaño es muy importante en un deportivo y la tracción total no cumplía ninguna de las dos premisas. La idea para solventar este hándicap fue utilizar una disposición de ejes huecos concéntricos. Esta solución hace que el eje primario, el que manda la fuerza del diferencial central al diferencial delantero, pase por el interior del eje secundario (este mandaba el par desde el cambio al diferencial central) ya que era hueco. El resultado final de la transmisión tenía un tamaño casi igual a de un vehículo con tracción delantera. Además, los tres diferenciales eran libres y el conductor podía bloquear el central y el trasero con unos botones colocados al lado de la palanca de cambios.

Nace el Audi quattro

Tras este periodo de pruebas que se prolongó durante tres años y tras presentarse en la feria suiza, el Audi quattro empieza su andadura comercial a finales de 1980. Su motor era un 5 cilindros con 2.144 cc de cilindrada, culata de dos válvulas por cilindro, un turbo capaz de soplar a 0,85 bar y 200 CV de potencia. Con este propulsor podía alcanzar los 100 km/h en 7,1 segundos y una velocidad máxima de 220 km/h. Su precio en Alemania era de 49.900 marcos (unos 4 millones de pesetas).

Audi quattro

El Audi quattro se mantuvo en venta hasta el año 1991, cuando fue sustituido por el Audi S2. Durante esos 11 años se realizaron algunas modificaciones como el lanzamiento del Audi Sport quattro en 1984 con un motor de 306 CV, del que se fabricaron 214 unidades para homologar la versión de rallyes del Grupo B, o la incorporación de un diferencial de tipo Torsen que sustituía al central con bloqueo manual.

La revolución en la competición

La incorporación de la tracción integral quattro no solo afectó al futuro de los deportivos, sino que también cambió la historia de los modelos de competición. Sería en 1978 cuando Audi entraba por primera vez en el mundo de los rallyes, aunque con un modelo con tracción delantera como el Audi 80. Pero como ya he contado antes que los ingenieros de la marca ya estaban preparando el Audi quattro, a través de la Federación Alemana pidieron a la FIA poder participar con un modelo de tracción total.

Audi quattro

Tras la aprobación, la primera temporada del Audi quattro en el Mundial de Rallyes fue en 1981 con una dupla de pilotos formada por Hannu Mikkola y Michèle Mouton. La primera victoria estuvo a punto de llegar en el Rally de Montecarlo, prueba inicial del campeonato, pero un problema con el alternador hizo retirarse al piloto finlandés cuando tenía seis minutos de ventaja en la general. Aunque no hubo que esperar mucho para que llegara el primer triunfo, desquitándose Mikkola en la siguiente prueba en el Rally de Suecia. Esa temporada se cerraría con otras dos victorias en el Rally Sanremo, para Mouton, y en Rally de Gran Bretaña, para Mikkola y Audi acabando quinta en la clasificación de constructores.

El primer gran año de Audi en el Mundial de Rallyes fue en 1982. El equipo alemán fue capaz de ganar en siete de las doce pruebas (Stig Blomqvist consiguió dos, Michèle Mouton tres y Hannu Mikkola otras dos) lo que le permitió hacerse con el título de constructores por delante de Opel. Aunque en la general se impuso Walter Röhrl con su Ascona, relegando a los piltoos de Audi a la segunda, tercera y cuarta posición.

Audi quattro

Al año siguiente se conseguiría otro campeonato mundial, pero esta vez sería el de pilotos. Imponiéndose en cuatro rallyes (Suecia, Portugal, Argentina y Finlandia), el finés Hannu Mikkola conseguía su primer y único título. En cuanto a Audi, cedió su trono por apenas dos puntos con Lancia, que entraba esta temporada a competir.

Aunque la mejor temporada fue la de 1984. Fue un campeonato en el que se utilizaron dos coches, ya que como comentaba antes se desarrolló el Audi Sport quattro para homologar la versión de rallyes del Grupo B. El resultado fue fantástico ya que se hicieron con el título de constructores por encima de Lancia y con el de pilotos gracias a Stig Blomqvist que se impuso en cinco pruebas (Suecia, Grecia, Nueva Zelanda, Argentina y Costa de Marfil).

Audi quattro

Ya de cara a 1985 llegó la versión Audi Sport quattro S1, que muchos recordarán por su potente motor de 476 CV para una masa total de 1.090 kg. Este modelo solo pudo ser subcampeón tanto de marcas como de pilotos, pero será recordado por la victoria en la subida del Pikes Peak con Walter Röhrl al volante.

Audi compitió hasta 1990 en el Mundial pero ya no volvió a conseguir ningún título ni de pilotos ni de constructores, aunque en varias ocasiones fue subcampeona.

Audi quattro

La tracción quattro en la actualidad

Actualmente quattro se encuentra en todos los modelos de la gama del fabricante alemán a excepción del Audi A1, aunque en el pasado si tuvo una versión con ella, formando parte del equipamiento de serie de los Audi A8, Audi Q7, Audi Q8, Audi R8 y Audi e-tron, además de las versiones S y RS. Desde su creación hace 40 años se han fabricado más de 10,5 millones de unidades con quattro y en el pasado año representaron el 45 % de las ventas.

Fotos Audi quattro: el coche que se convirtió en un emblema

Comentarios Audi quattro: el coche que se convirtió en un emblema

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"