¿Qué sucede con las baterías del coche eléctrico cuando ya no se usan?

La Unión Europea exige a los fabricantes establecer un plan de reciclaje de las baterías para impedir la creación de nuevos cementerios tecnológicos.

Honda ha presentó hace algo más de un mes su primer coche eléctrico, el Honda e, un coche muy tecnológico. Pero para poder lanzar un vehículo cero emisiones en Europa, la UE obliga a anunciar un plan de reciclaje para evitar que las miles de baterías producidas acaben en algún cementerio tecnológico. El objetivo es reutilizar, por ley, el 50% de la batería o más.

En el caso de Honda, colaborará con SNAM (Société Nouvelle d’Affinage des Métaux) para darle una segunda vida útil a las baterías. En hasta 22 países, esta compañía se encargará de recoger y reciclar las baterías para darles una segunda vida, como lleva haciendo desde 2013 con los híbridos de la marca. En caso de no ser adecuadas para ello, SNAM extrae los materiales valiosos para reciclarlos. Esta misma estrategia es seguida por el Grupo PSA al completo. 

Photo

Otras marcas también distribuyen sus baterías usadas como buenamente pueden. Sorprende, por ejemplo, Nissan trabaja con xStorage, una filial de Eaton, que se encarga de reciclar estos sistemas de almacenaje y usarlas en estadios de fútbol. En concreto, el Johan Cruyff Arena de Amsterdam ya se alimenta con ellas para iluminar el terreno de juego los días de partido. Una estrategia por la que según Craig McDonnell, vicepresidente de Eaton, ya se han interesado otros seis estadios de gran envergadura.

Nissan además ha llegado a un acuerdo con la empresa norteamericana Green Charge Networks para que estas puedan ser utilizadas en empresas e incluso hogares.

Photo

Llega el turno de Audi, que trabaja con la prestigiosa Umicore, que también se encarga del reciclaje de baterías en la Formula E. Esta empresa asegura utilizar un método que permite recuperar el 95% de los materiales empleados. Esto permite crear un ciclo cerrado en el que se pueden crear baterías reutilizando siempre los mismos materiales.

Algunas de las baterías empleadas en sus coches ya se usan en maquinaria y vehículos de las fábricas. Su peso las hace más fáciles de transportar y además, no es necesario extraerlas para cargarlas, lo que sí sucedía con las baterías de plomo-ácido. Esto supone un ahorro de millones de euros a nivel logístico. 

Otra marca que ha escogido un plan muy interesante es Renault, que se ha asociado a Powervault. Esta empresa británica se dedica a las placas fotovoltaicas en hogares. Las baterías de la marca del rombo serán utilizadas para almacenar la energía obtenida por estos techos especiales y así ahorrar en la factura de la luz. 

Volkswagen, por su parte, ha optado por crear una planta de reciclaje de baterías. Su proceso testado obtendría cobalto, níquel, manganeso y litio para hacer nuevos sistemas de almacenaje. 

Tesla y Mercedes han optado por otra estrategia: apuestan por darle una segunda vida a sus baterías vendiéndolas de forma directa al cliente, adaptándolas a su nuevo uso. El objetivo es que estas se utilicen en casa para ahorrar dinero: se carga durante la tarifa valle para utilizarla el resto del día, cuando la luz es más cara.

 

 

 

 

 

 

Fotos ¿Qué sucede con las baterías del coche eléctrico cuando ya no se usan?

Comentarios ¿Qué sucede con las baterías del coche eléctrico cuando ya no se usan?

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"