Prueba 10 del Citroën C5 Aircross

Los kilómetros se te pasarán volando en el C5 Aircross en el que el confort predomina por encima de todas sus cualidades. Sin duda, un claro homenaje a los Citroën clásicos que tanto innovaron en materia de suspensiones.

Prueba Citroën C5 Aircross

Hay coches en el mercado que buscan las prestaciones como prioridad y otros que se hacen fuertes en el apartado del confort de marcha. En este último grupo se engloba el Citroën C5 Aircross que hemos probado y que como te desgranaré más adelante cumple con todas las promesas que proclama en su publicidad. Además, es un SUV que cuenta con una gama de motores compensada en potencias (130 o 180 CV), con ambos combustibles convencionales (gasolina y diésel) y un cambio automático EAT8 de doble embrague moderno que se complementa con la transmisión manual.

El futuro, como en la mayoría de las marcas, se vislumbra electrificado y por ello se lanzará a principios de 2020 una variante híbrida enchufable. No hay que olvidar el gran trabajo que han hecho los diseñadores para ofrecer una excelente habitabilidad interior, con un maletero líder en su categoría y un gran espacio para todos los ocupantes. Repasado todo esto, vamos a conocer a nuestro protagonista.

Prueba Citroën C5 Aircross

Prueba Citroën C5 Aircross: su diseño

Citroën ya tuvo un SUV de tamaño medio en el mercado con el Citroën C4 Aircross, pero no tuvieron un gran impacto en ventas. Ahora se ha apostado fuerte con el Citroën C5 Aircross, que hereda el estilo de diseño que ha impregnado la marca del doble “chevrón” en toda su gama y de la que siempre ha sido estandarte el Citroën C4 Cactus. A primera vista su imagen transmite poderío, con ese frontal en dos niveles de parrilla o las formas redondeadas que encontramos en la parte delantera o lateral (en nuestro coche de pruebas eran de color rojo). Y culmina en una trasera que aporta funcionalidad, ahora que están tan de moda los SUV coupé con esa caída del techo que resta espacio interior.

Prueba Citroën C5 Aircross: a los mandos

Siguiendo con la filosofía del “Comfort Class”, este Citroën C5 Aircross cuenta con unos asientos muy cómodos, con un mullido que casi le falta acariciarte. Por el contrario, tienen unas formas que recogen poco al cuerpo, como si no quisieran agobiarte y se acercaran a los sofás de casa. Me ha gustado mucho la pantalla que hace las veces de panel de instrumentación, ya que se ve muy bien aunque sus tonos son un poco oscuros y cuenta con muchas opciones para personalizarla, y tiene un buen funcionamiento la pantalla multimedia con un tamaño correcto, aunque el navegador tiene poca resolución. Tras conducirlo unos días me he dado cuenta que algunos mandos se encuentran un poco escondidos, como la piña del limitador de velocidad detrás del volante o el botón ECO que se queda detrás de la palanca del cambio. 

Prueba Citroën C5 Aircross

Prueba Citroën C5 Aircross: las pantallas digitales

A partir del acabado Feel, el Citroën C5 Aircross cuenta de serie con el cuadro de instrumentación digital. Tiene un tamaño de 12 pulgadas, muy correcto para lo que se lleva en el segmento, aunque tiene un tono un poco oscuro. Yo creo que lo han hecho así para no deslumbrar al conductor. Cuenta con varias pantallas para ponerla a tu gusto, aunque ojo con hacer esto en marcha porque podrías tener un percance. Su visibilidad es buena aún cuando el sol incide sobre ella. En cuanto a la pantalla multimedia, siempre tiene un tamaño de 8 pulgadas con la diferencia de que en los acabados más altos incluye funciones como el navegador, el reconocimiento de voz o la conectividad para móviles Mirror Link, Apple CarPlay y Android Auto. Se puede manejar de forma táctil o mediante botones situados en su parte baja. El diseño es muy parecido al resto de la gama de Citroën y su funcionamiento es rápido entre los distintos menús. Lo único que el navegador podría tener algo más de resolución (pasa lo mismo al visualizarlo en el cuadro de instrumentación digital).

Prueba Citroën C5 Aircross: habitabilidad y espacio interior

En la última presentación que estuve del Citroën C5 Aircross, los responsables de la marca nos comentaron que se había diseñado el interior pensando como si fuera un monovolumen. Es por ello que encontrarás grandes huecos para dejar cosas, como el de la consola central que es muy generoso. También es muy funcional al contar con una banqueta trasera móvil. La puedes desplazar longitudinalmente e incluso variar la inclinación de los asientos. Se ha diseñado con tres asientos independientes, aunque sólo los dos laterales cuentan con los enganches ISOFIX. El maletero es muy generoso con sus 580 litros, con unas buenas formas, aunque la boca de carga puede quedar un poco alta.

Prueba Citroën C5 Aircross

Prueba Citroën C5 Aircross: así va

El lema de este Citroën C5 Aircross es “Comfort Class” y yo no seré el que le lleve la contraria. La suspensión, sobre todo si es la progresiva hidráulica, ofrece dosis altas de comodidad a los ocupantes del SUV, con ese efecto que parece que vas en una alfombra mágica. Absorbe las oscilaciones de una forma muy eficiente, aunque quizás te quite un poco de velocidad en el paso por curva. Sin duda es una gran herencia, ahora que la marca celebra su centenario, de las cómodas suspensiones de sus antecesores. La dirección me pareció algo blanda, aunque es una cuestión de gustos. El motor es idóneo para este tipo de carrocería y peso, ofreciendo potencia en todas las situaciones y con unos consumos normales en torno a los 7 litros. Con los modos podrás cambiar su naturaleza desde el ECO que retiene bastante y es ideal para atascos, al Sport, que vuelve el acelerador muy sensible.

Prueba Citroën C5 Aircross: PureTech 180 ¿el mejor?

Nuestra unidad de pruebas contaba con el motor PureTech 180 que siempre va asociado a la caja de cambios automática EAT8. Esto podría ser un hándicap si lo quieres con transmisión manual, aunque para mí es mejor opción que el PureTech 130 por esa potencia extra con la que cuenta, por tener unos consumos en carretera que se acercan bastante y por su menor ruido hacia el habitáculo de los cuatro cilindros, frente a los tres del bloque menos potente. Además conducidos ambos, la EAT8 es más cómoda y accionada de modo manual con las levas me gusta más que el manual con sus recorridos de palanca tan largos. Frente al diésel de la misma potencia es siempre 2.000 euros más barato y si encima terminan subiendo el precio del gasóleo yo no me lo pensaría.

Prueba Citroën C5 Aircross

Prueba Citroën C5 Aircross: ¿cambio manual o automático?

Lo primero que debes saber es que en el Citroën C5 Aircross el cambio automático EAT8 es equipado de serie siempre en los motores más potentes de 180 CV, sea de gasolina o diésel, mientras que en los de 130 CV se puede elegir entre ambas opciones en el BlueHDI. A mí me ha gustado más la transmisión “sin embrague” porque es rápida, casi no se deja notar entre las distintas relaciones (un poco en las más bajas) y te permite siempre optar por lo manual mediante las levas que encontramos detrás del volante. A la palanca del manual le han diseñado unos recorridos algo largos para mi gusto y encima hay que sumar que el pedal de embrague ha quedado muy cerca del reposapiés, incomodando un poco la maniobra a la hora de soltarlo.

Prueba Citroën C5 Aircross: ¿qué equipamiento escojo?

Si nos metemos en el configurador del Citroën C5 Aircross veremos que cuenta actualmente con cuatro equipamientos disponibles por orden de menos a más: Start, Live, Feel y Shine. El Start solo se puede escoger con el motor PureTech 130 y viene, como decimos en el argot de la profesión, un “poco pelado”, por lo que descartaría esta opción de primeras. De los otros tres creo que el más recomendable es el Feel, que se puede escoger con cualquiera de las motorizaciones diésel o de gasolina. Además, otro punto a su favor, es que cuenta con tecnologías como el Pack Safety Plus, la cámara de visión trasera o el Navegador 3D Connect Nav que no tiene el Live y no llega a ser tan caro como el Shine.

Prueba Citroën C5 Aircross

Prueba Citroën C5 Aircross: sus rivales directos

El hecho de compartir plataforma con el resto de SUV del Grupo PSA hace que el Citroën C5 Aircross tenga los “enemigos” en casa. Comparado en medidas sus cotas interiores son prácticamente idénticas, pueden variar pocos centímetros, pero nuestro protagonista se impone claramente en la capacidad del maletero, ya que con sus 580 litros es de lo mejor de su segmento. Respecto al precio, tomando como punto de partida nuestra versión de pruebas (PureTech 180 Shine), es 2.400 € más barato que el Peugeot 3008 con el acabado GT Line y 2.200 más caro que el Opel Grandland X con el equipamiento Ultimate. Otros modelos que podrías considerar fuera del grupo francés son el Renault Kadjar, el Kia Sportage, el Hyundai Tucson o el Ford Kuga.

Prueba Citroën C5 Aircross: el futuro híbrido

Presentado como un prototipo durante el último Salón de París, el Citroën C5 Aircross contará con una variante híbrida enchufable. Desde la marca nos han comentado que estará disponible en nuestro mercado a principios del 2020 y que contará con una combinación de un motor gasolina 1.6 PureTech de 180 CV junto con un eléctrico de 80 kW. La potencia conjunta de ambos asciende hasta los 225 CV que se transmite en su totalidad al eje delantero. Y la jefa de todo es una caja de cambios automática e-EAT8, optimizada para entregar de forma suave los 337 Nm de par y con un modo “brake” que frena el coche sin tener que pisar el pedal. Para la carga de la batería se estima que tardará entre 4 y 8 horas según el tipo de enchufe, pudiendo disminuir hasta las 2 horas si se utiliza un “Wallbox”. Este modelo marcará el inicio de una gran ofensiva de electrificación de la gama del fabricante francés conocida como “Core Model Strategy”, con el objetivo de tener en 2023 un 80 % de su lista de modelos electrificados, para llegar hasta el 100 % en el 2025.

Comentarios Prueba 10 del Citroën C5 Aircross

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"