Prueba 10 Volkswagen Golf: opinión, qué motor y equipamiento elegir y fotos

El Golf siempre ha sido una referencia en el sector para probar al resto de compactos. Aquí os contamos lo que más nos ha gustado y lo que menos de esta nueva generación.

Prueba Volkswagen Golf

Nadie puede negar que es una de las grandes novedades del año, por no decir la más importante por historia y por ser el coche más vendido de Europa con diferencia. Nuestro protagonista, el Volkswagen Golf, llega a su octava generación con una fuerte modernización interior y motores hasta ahora inéditos como el eTSI que hoy probamos. Ha llegado la hora de someter al compacto más famoso a nuestra Prueba 10.

Prueba Volkswagen Golf: novedades de esta octava generación

Lo sé, para todos aquellos que no siguen muy de cerca la actualidad del motor o que no son diseñadores, este nuevo Volkswagen Golf les parecerá el mismo coche. Razón no les falta porque los alemanes han apostado por un diseño continuista, pero su razón es bastante clara “¿por qué cambiar algo qué funciona tan bien?" No seré yo el que los lleve la contraria.

Prueba Volkswagen Golf

Yo tengo que señalar que el coche me ha gustado un poco más cuando le he podido ver en directo, sobre todo en la parte frontal que es la que más se ha modificado. Y como comentaré más adelante, el gran cambio está en el interior adecuado a los nuevos tiempos que corren, para luchar de forma igualitaria con sus rivales.

Prueba Volkswagen Golf: el puesto de conducción

El puesto de mando del nuevo Volkswagen Golf me gusta por su aspecto moderno, con los elementos muy ordenados como buen alemán, con una gran dosis de minimalismo y los botones adecuados. Por lo general sus materiales son buenos, aunque se ha colado algún plástico duro en el apoyabrazos de la puerta o en la consola central, que desluce un poco el conjunto que destaca por sus buenos ajustes.

Prueba Volkswagen Golf

Los asientos, corresponden a la serie limitada First Edition que ya no se vende, me han agradado por su relación entre comodidad y agarre, e incluso pueden ir colocados bastante bajos para los que busquen sensaciones más deportivas o sean de talla alta. Tras colocarte en ellos puedes apreciar que la visibilidad es buena en todos los ángulos, el Volkswagen Golf no es de esos compactos que hayan empequeñecido sus ventanillas, pese a la solución peculiar en triángulo del pilar A.

Como decía al principio la cantidad de botones se ha reducido hasta un mínimo considerable, contando en el volante con unos de gran calidad al tacto y la apuesta por los de tecnología háptica para luces (adiós a la típica ruleta del Grupo Volkswagen), accesos directos de la pantalla (en el medio del salpicadero) o el control de volumen/temperatura (justo debajo de la pantalla multimedia).

Prueba Volkswagen Golf

Para cerrar este apartado hay que señalar que las guanteras de las puertas de este Volkswagen Golf están forradas, que hay mucho “piano black” al que no le gustan los dedos (aconsejable siempre llevar gamuza para borrarlos) y que las tomas de aire, en este estilo minimalista, se han quedado un poco pequeñas dificultando, a mi parecer, el flujo del aire.

Prueba Volkswagen Golf: apuesta fuerte por la digitalización

Si bien es verdad que la anterior generación del Volkswagen Golf ya equipaba pantallas multimedia de gran tamaño y la instrumentación digital, con el diseño del nuevo salpicadero se las ha otorgado mucho más protagonismo. Para empezar la primera se ha colocado a una mejor altura para los ojos del conductor, luciendo una interfaz muy parecida a la de nuestros móviles. Respecto a la segunda, evolución muy acertada en cuanto a gráficos. En ambos casos, de serie en los dos acabados que se venden actualmente: Life y R-Line.

Prueba Volkswagen Golf

Muchos se echarán las manos a la cabeza por la ausencia de botones para manejar ciertas funciones, pero después de convivir una semana con este Volkswagen Golf tengo que decir que entre los que encuentras en el volante y cogerle el truco a los hápticos colocados debajo de la pantalla, no he echado en falta nada.

Volviendo a las pantallas, hay una buena cantidad de opciones de personalización en ambas, con detalles curiosos como al cambio claro u oscuro de la multimedia como el que hacen los móviles más modernos. Además, la navegación por ellas se hace de una forma rápida y no falta ningún tipo de conectividad.

Prueba Volkswagen Golf

La digitalización se completa con las luces ambientales. Dependiendo del equipamiento escogido tendrás más o menos colores disponibles y gracias a su tecnología LED aportan más modernidad al interior de este Volkswagen Golf.

Prueba Volkswagen Golf: el espacio interior

Con esta nueva generación del Volkswagen Golf no se ha modificado la plataforma por lo que las medidas interiores se mantienen muy parejas. La butaca trasera está preparada para que dos adultos viajen sin problemas, con espacio suficiente tanto para las piernas como para la cabeza. Pero será peor para el ocupante central, ya que no entiendo como el túnel que atraviesa esta plaza es tan grande siendo un tracción delantera. Incluso el cambio de la forma de la tapicería ya te da una pista de no estar preparada para ocuparse, como suele pasar en los compactos. Aquí como detalle tengo que señalar que pese a contar con salida de aire específica, su acabado plástico no es de gran calidad.

Prueba Volkswagen Golf

Y llegamos al maletero donde encontramos formas muy regulares que ayudan a colocar la carga y con una bandeja que permite separar el espacio en dos mitades. Con 380 litros de capacidad se encuentra en la media del segmento compartiendo medidas con el nuevo Audi A3, el SEAT León o el Citroën C4.

Prueba Volkswagen Golf: impresiones de conducción

Para la primera prueba del Volkswagen Golf optamos por la variante eTSI de 150 CV. De naturaleza microhíbrida, siempre está asociada al cambio automático DSG de siete velocidades. Dada la desaparición de elementos mecánicos para dicha transmisión, en caso de querer conducir en modo “manual” tendremos que optar por las levas, que como pasa en todo los modelos del Grupo Volkswagen, tienden a ser pequeñas, detrás de un volante de buen diámetro y tacto.

Prueba Volkswagen Golf

Nada más arrancar y en los primeros compases, el motor 1.5 eTSI se deja notar en el habitáculo, aunque es una sensación que desaparece posteriormente cuando empezamos a coger velocidad. Por tanto se puede decir que el aislamiento cumple bien con su función. Con la potencia disponible mueve con suficiencia a este Volkswagen Golf y lo que más apreciarán sus conductores, con un consumo de combustible muy bueno. Como ejemplos, en rutas favorables y a ritmos constantes, es muy fácil quedarse en una cifra que empiece por 5 litros, aunque en un cómputo general de combinación de carreteras y trayectos yo creo que se establecería entre los 6,5 y los 7 litros.

Para conseguir esas buenas cifras tenemos dos buenos aliados a nuestro favor. Por un lado la posibilidad de conducir a modo vela, tanto en el modo Eco como el Comfort, cada vez que dejamos de acelerar y el coche va lanzado y por otro el DSG, que a menos que esté en modo Sport, intentará siempre cambiar al rozar las 2.000 rpm. Es curioso porque justo por encima de esa cifra es donde el propulsor empieza a ofrecer su mejor rendimiento y por ello las aceleraciones no son fulgurantes (a menos que actives el Sport).

Prueba Volkswagen Golf

Teniendo en cuenta que en las distintas generaciones del Volkswagen Golf siempre se ha encontrado un equilibro entre comodidad y dinámica, a mí parecer en esta octava se ha inclinado un poco más hacia la primera. Pero como digo, por poco. El compacto alemán pisa muy bien, sobre todo en las versiones más potentes donde cuenta con una suspensión trasera multibrazo, y la dirección me ha parecido muy correcta, para disfrutar de la carretera.

Equipar el sistema de microhibridación, además de mejorar la conducción a vela, permite realizar pequeñas maniobras de aparcamiento en eléctrico (lo comprobé al entrar en el garaje de mi casa), aunque no retiene mucho el coche. Pensaba que al contar con frenada regenerativa, con muy buena mordiente por cierto, no provocaría que el coche se lanzase tanto.

Prueba Volkswagen Golf

Prueba Volkswagen Golf: ¿qué motor es mejor?

Me va a permitir querido lector que para responder a esta pregunta me ciña a los motores que están actualmente en venta, sabiendo que más adelante llegarán otras opciones interesantes. Actualmente existen tres variantes gasolina de 110, 130 ó 150 CV, más nuestro protagonista que incorpora la microhibridación. Para mí el mínimo debería ser el 1.5 TSI de 130 CV, con buen empuje y consumos como hemos comprobado en nuestra prueba. Eso sí, en caso de querer cambio automático debes irte de cabeza al eTSI, porque actualmente es el único que hay con este tipo de transmisión.

En cuanto a los motores diésel, los 2.0 TDI de 115 o 150 CV, el primero se puede quedar un poco corto si viajas mucho por carretera y con varias personas a bordo, aunque el empuje del gasóleo siempre es mayor que el TSI 110. Yo iría a por el más potente, pero actualmente solo está disponible con el acabado R-Line, el más alto, siendo la versión más cara del actual Volkswagen Golf. Todo me lleva de nuevo a los de gasolina.

Prueba Volkswagen Golf

Prueba Volkswagen Golf: ¿qué equipamiento es mejor?

Actualmente para este Volkswagen Golf solo se ofrecen dos equipamientos: Life y R-Line. Se espera que antes de final de año se lance una versión de acceso más básica denominada “Golf”, que abaratará los precios que comentaré a continuación, pero como he hecho con los motores, vamos a centrarnos en lo que puedes encontrar actualmente en un concesionario.

Lo primero que hay que tener en cuenta es la diferencia de precio entre un Life y un R-Line con el mismo motor. Cogiendo el 1.5 TSI de 130 CV el R-Line es 2.695 euros más caro que el Life. ¿Merece la pena? Para mí estaría más que bien el Life, porque tiene un equipamiento muy completo en el que no me falta de nada. El R-Line te puede convencer por su estética más deportiva y porque cuenta con más tecnologías.

Prueba Volkswagen Golf

Prueba Volkswagen Golf: el resto de carrocerías

Con la llegada de la octava generación del Volkswagen Golf se ha aprovechado para aligerar la gama de carrocerías, con desapariciones provocadas por las nuevas tendencias del mercado. Ya no habrá un tres puertas, ni si quiera en las versiones GTI que les podría “pegar”, aunque yo tampoco es que fuera muy afín a ellas, ni volverá el monovolumen Golf Sportsvan, sustituido en parte por el Volkswagen T-Roc.

Por tanto solo queda esperar la llegada del Volkswagen Golf Variant, como se conoce a la versión familiar del compacto alemán, con el que compartirá motores, tecnologías y chasis, aunque con ese extra de espacio en el maletero muy apreciado por las familias.

Prueba Volkswagen Golf

Prueba Volkswagen Golf: competencia frente al T-Roc

Lo siento, pero la moda actual de comprar modelos con carrocerías SUV hace que siempre comparemos. En el caso del Volkswagen Golf su “rival” dentro de la propia marca es el Volkswagen T-Roc, con el que comparte plataforma y muchas de sus tecnologías. También la usa el Volkswagen Tiguan, pero su caso el tamaño es más grande.

Dinámicamente el Volkswagen Golf está un punto por encima del Volkswagen T-Roc, sobre todo si equipa la suspensión trasera de nuestra unidad de pruebas, y además es un poco más amplio en las plazas traseras. El SUV es un poco más personalizable, con salpicaderos de color que el compacto suple a base de LED, y su maletero es más capaz.

Prueba Volkswagen Golf

En cuanto a precios, el Volkswagen T-Roc es un poco más barato a igualdad de motorización, aunque las suyas sean menos modernas al no contar todavía con la microhibridación, y teniendo en cuenta que el Volkswagen Golf es un poco más moderno de equipamiento puede estar justificado que cueste unos 1.500-2.000 euros más.

Prueba Volkswagen Golf: la competencia directa

Al principio de esta prueba te he dejado un enlace en la que se compara a este Volkswagen Golf con el nuevo SEAT León y el nuevo Audi A3, por lo que no me extenderé mucho más con ellos. Quitando estos el primer rival que se me viene a la cabeza por calidad de materiales y tamaño es el Mazda3. Creo que ambos están parejos en apariencia percibida, aunque el modelo japonés tiene menos oferta mecánica y menos espacio interior, a costa de un diseño más llamativo.

Otro rival interesante para este Volkswagen Golf podría ser el Ford Focus. El compacto americano tiene un comportamiento dinámico más ágil que nuestro protagonista, aunque como le pasaba al Mazda3 no ofrece tanta cantidad de motores pese a que pronto unirá mecánicas híbridas ligeras. De maleteros parecidos, el Focus se impone en las cotas interiores tanto delante como detrás.

Fotos Prueba 10 Volkswagen Golf: opinión, qué motor y equipamiento elegir y fotos

Comentarios Prueba 10 Volkswagen Golf: opinión, qué motor y equipamiento elegir y fotos

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"