Prueba Jaguar F-PACE: motores y comportamiento

Nos ponemos al volante del F-PACE en la presentación internacional, donde el SUV de Jaguar nos ha demostrado que llega cargado de argumentos para competir con los SUV alemanes.

 

Jaguar F-PACE

 

Por fin podemos ponernos a los mandos del nuevo Jaguar F-PACE, tras casi un año recibiendo información y hablando del nuevo SUV de Jaguar. Sin ir más lejos, hace poco os contábamos las claves por las que el Jaguar F-PACE podría ser un SUV de éxito, y ahora hemos podido comprobarlas de primera mano en dos intensas jornadas de conducción por las tortuosas carreteras de Montenegro, incluyendo  una prueba off-road. Empezamos por las cualidades dinámicas y la gama de motores, y en un segundo post analizaremos el habitáculo, el equipamiento, los precios y todo lo referido a conectividad y multimedia.

Un repaso a las características del F-PACE

Pasamos pues de la teoría a la práctica, aunque para ello nunca viene mal un breve repaso técnico.

 

Jaguar F-PACE  

 

Para poner en su sitio al primer SUV de Jaguar conviene saber que estamos ante un vehículo que mide 4,73 metros de longitud, 1,94 de anchura y 1,65 de altura. Por planteamiento, dimensiones y precio (según versiones, pues el F-PACE está disponible en una horquilla de precios que parte desde los 45.000 euros y llega hasta los 100.260 euros) sus rivales naturales son los Audi Q5, BMW X3 y BMW X4, Mercedes GLC y GLC Coupé o Porsche Macan.

Más cosas: no hay que confundir el F-PACE con el Land Rover Range Rover Evoque. Hay quien los asocia, pero aunque comparten motores y alguna tecnología, son coches completamente diferentes. El Jaguar F-PACE utiliza la arquitectura modular de aluminio que ya llevan el Jaguar XE y el nuevo Jaguar XF: monocasco realizado en un 80 por ciento en este material ligero, y chasis inspirado en el del F-TYPE, lo que ya es una declaración de intenciones.

 

Jaguar F-PACE  

 

La versión más ligera (el 2.0 diésel 4x2) se queda en 1.665 kg, que no está nada mal, aunque tampoco sea para presumir: un Audi Q5 2.0 TDI con tracción quattro ya consigue ese peso, y no está fabricado en aluminio. Aunque sea adelantarnos, la clave del comportamiento dinámico del F-PACE, más que la ligereza, es la gran rigidez que ofrece su carrocería. También su magnífico coeficiente aerodinámico, 0.34, este sí de los mejores de su clase.

Tracción total All Wheel Drive (aunque la versión diésel básica se ofrece también en versiones 4x2), sistema All Surface Progress Control (programas la velocidad hasta 30 km/h y sólo tienes que ocuparte del volante), suspensión adaptativa, control variable del reparto de par, llantas de hasta 22 pulgadas… Si quieres profundizar un poco más, lo mejor es que veas este video.

 

 

 

Gama de motores: piensa en diésel

En cuanto a la oferta de motores disponibles, todos son conocidos de otros modelos de la marca. Tras poder conducir prácticamente toda la gama, y aunque de nuevo sea adelantarnos, es una lástima que en España no se ofrezca el 2.0 Turbo de gasolina con cuatro cilindros y 240 CV –el motivo es que por sus emisiones entra en un tramo del Impuesto de Matriculación que hace que su precio no sea competitivo­–, que llena el “vacío” existente entre los dos diésel, el 2.0 i4D de  180 CV de la familia Ingenium (motores desarrollados por Jaguar) y el TDV6 de 300 CV.

Jaguar F-PACE

 

Está claro que las ventas se centrarán en el cuatro cilindros diésel, disponible con un precio desde 45.000 euros, pues el V6 3.0 ya obliga a una inversión mínima de 61.600 euros. En gasolina la única opción se reduce al 3.0 V6, el mismo motor que utiliza el FTYPE, en versiones de 340 y de 380 CV; en cualquiera de los dos casos, palabras mayores. 

Salvo el 2.0 iD4 de 180 CV, que se ofrece también con cambio manual de seis marchas –tanto en versiones 4x2 como 4x4–, todos los motores se asocian a un cambio automático ZF de ocho velocidades. Una vez más, para conocer más detalles técnicos sobre la gama de motores del F-PACE te invitamos a que veas un video explicativo.

El F-PACE en carretera: deportivo ante todo

Pasamos a la acción, y lo hacemos de la mejor manera posible: nos toca de salida el tope de la gama, un F-PACE V6 de gasolina con el acabado deportivo S y las llantas opcionales de nada menos que 22 pulgadas. Nos esperan más de 200 km de curvas. Y cuando digo curvas me refiero exactamente a eso. Jaguar ha elegido Montenegro como escenario de presentación internacional a la prensa de su nuevo SUV, y nos ha sorprendido tanto la belleza de este pequeño país como sus tortuosas y mal conservadas carreteras de montaña, con impresionantes vistas al mar Adriático.

 

Jaguar F-PACE

Primera conclusión, aunque aproveche aquí para valerme de las sensaciones conseguidas tras conducir el resto de la gama: las llantas de 22 pulgadas quedan espectaculares… pero mejor las de 20 pulgadas con neumáticos 255/50 que los 265/40-22, salvo que vayas a moverte sólo por autopista y en tu urbanización no haya “guardias tumbados”. El F-PACE tiene una suspensión de tarado firme en todas las versiones, y semejantes rodillos pasan factura y en cuanto la carretera tiene baches, rompen el equilibrio que demuestran las versiones con menos rueda, magníficas por la precisión de la dirección, y con un equilibrio entre confort y deportividad siempre más orientado a lo segundo.

 

Jaguar F-PACE

En cuanto al motor, el V6 de 380 CV es un auténtico espectáculo, por el sonido que sale de su escape… y por sus prestaciones. Poco que envidiar al coche que en Jaguar toman como referencia, el Porsche Macan (en este caso sería un Macan GTS): 250 km/h de velocidad máxima auto limitada, de 0 a 100 km/h en 5,5 segundos y tacto de auténtico deportivo, aunque tendría que probarlos frente a frente y en las mismas condiciones para quitarme de la cabeza la idea de que recuerdo al Macan más eficaz cuando se trata de conducir de forma deportiva en carreteras donde las rectas brillen por su ausencia.

Como sucede en el F-TYPE, y aunque no lo hemos conducido, la versión de “sólo” 340 CV seguramente no le irá a la zaga al de 380 CV en prestaciones ni sensaciones deportivas. Y con la ventaja de que existen más posibilidades de elección, puesto que el más potente sólo se combina con los acabados S y First Edition. Así que si quieres un F-PACE gasolina, y a falta del 2.0i de 4 cilindros, todas las miradas apuntan al V6 de 340 CV

Jaguar F-PACE

 

Pasamos al otro extremo: el 2.0 i4D de 180 CV, que sólo hemos probado con cambio automático y tracción total. ¿Suficiente potencia? La respuesta es afirmativa, aunque cuando te bajas de esta versión y te subes en la única alternativa diésel dentro de la gama, el 3.0 V6 de 300 CV, es cuando puedes echar en falta algo más de potencia o un mayor refinamiento.

Pero no tengas dudas, el F-PACE de 180 CV permite realizar una conducción rápida –haciendo trabajar al cambio automático, eso sí– y una vez en marcha tampoco se siente mucho en el habitáculo. Lo que sí sucede en este caso es que si le exiges, a partir de cierto nivel de dinamismo el consumo del F-PACE diesel “pequeño” es más sensible al ritmo que en el diésel más potente. Si en zonas rectas el 4 cilindros se quedará rozando los 7 l/100 km y el V6 se va a los 8-8,5 l/100 km, en carretera de montaña y conduciendo de forma deportiva para mantener el mismo ritmo el 4 cilindros necesitó más de 11 l/100 km, por los 10,5 del diésel más potente.

 

Jaguar F-PACE

A igualdad de equipamiento, lo que supone incluir en el 2.0 i4D de 180 CV la tracción total y el cambio automático (y partir de los 50.800 euros), más de 10.000 euros de diferencia con el TDV6 de 300 CV es mucho dinero. Pero la tentación vive arriba, y hoy por hoy se llama F-PACE TDV6.

Un SUV también para salir del asfalto

Durante nuestra prueba también hemos tenido ocasión de comprobar hasta dónde se puede llegar con un Jaguar F-PACE fuera del asfalto, si eliges bien los neumáticos.

Jaguar F-PACE

Y es que bien disimuladas por una carrocería muy deportiva, el F-PACE no va mal servido en cuanto a altura libre al suelo (con más de 120 cm), ofrece unos ángulos de carrocería que permiten ciertas aventuras sin miedo a dejarse los paragolpes, y además de la eficaz tracción total cuenta con ayudas a la conducción off-road que han demostrado su eficacia en la marca “hermana” Land Rover. 

Jaguar F-PACE

A destacar el sistema All Surface Control Progress, que permite al conductor olvidarse de los pedales del acelerador y el freno. Da igual el tipo de superficie: programas la velocidad a la que quieres avanzar entre 4 y 30 km/h y sólo hay que preocuparse de la dirección y de por dónde pisan la ruedas, el coche se encarga del acelerador y de los frenos…  Y la tracción total AWD (en condiciones normales funciona como un tracción trasera, pero puede variar hasta un reparto 50:50) con la tecnología Adaptive Surface Response ASR, hace lo propio a la hora de adaptar el funcionamiento de la transmisión de forma completamente automática en función de si lo que pisan las ruedas es nieve, asfalto, arena suelta, piedras o grava.   

Jaguar F-PACE

Rodamos con el F-PACE por una pista muy rota, con mucha piedra suelta (y muy grandes) en la que el SUV de Jaguar demostró su capacidad para avanzar en condiciones difíciles y, sobre todo, la gran rigidez del chasis, sin crujidos de ningún tipo, a pesar de unos tarados de suspensión demasiado firmes para este tipo de terrenos.

También tuvimos la ocasión de poner a prueba el control de descenso de pendientes en una bajada “artificial” muy pronunciada, una rampa de esas en la que hay que tirarse “con fe”. Puedes programar la velocidad a la que quieres realizar la maniobra, el sistema se encarga de todo con una facilidad pasmosa.  

En la segunda parte de la prueba analizamos el habitáculo, el equipamiento y el precio del Jaguar F-PACE.

Más información: Prueba Jaguar F-PACE, interior equipamiento y precios

 

 

 

Fotos Prueba Jaguar F-PACE: motores y comportamiento

Comentarios Prueba Jaguar F-PACE: motores y comportamiento

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"