Prueba Mercedes Clase V: opinión sobre el monovolumen más vendido en España

Confort, refinamiento, mucha modularidad y motores potentes son aspectos que destacan en el Clase V.

Prueba Mercedes Clase V

Mes tras mes el Mercedes Clase V aparece como el monovolumen más vendido en nuestro país y ese dato me creo mucha curiosidad porque no es un modelo lo que se dice económico. Pues nada mejor para saciarla que llamar a nuestros compañeros de prensa de Mercedes y pedir una unidad de pruebas. Vamos a ver cuáles son las virtudes del modelo que se fabrica en Vitoria y que están convenciendo a tantos conductores.

Tengo que reconocer que tras la última actualización a la que se sometió el Mercedes Clase V ganó mucho en atractivo. El frontal me parece muy poderoso, con la estrella con un tamaño desbordante, acompañado con esa parrilla y parachoques especial que le aportan el acabado Avantgarde y los detalles AMG Line con los que contaba nuestra protagonista.

Prueba Mercedes Clase V

Muchos podrán argumentar que este Mercedes Clase V es una furgoneta, razón no les faltará ya que se deriva del Mercedes Vito, pero ante la escasez actual de monovolúmenes puros, creo que la marca alemana ha aplicado unas formas, en el lateral con las líneas de cintura marcadas o en la trasera con ese gran ventanal, que le aportan más agrado a su diseño.

Comparado con sus rivales directos, de los que te hablaré más adelante, apenas es un centímetro más alto (1,9 m) que los modelos del Grupo PSA y saca casi 10 cm al Volkswagen T6. Remarco esto porque en algunos parking puedes tener problemas con la altura y porque el acceso, aún teniendo que subir el escalón, me pareció más cómodo que en su rival alemán.

Prueba Mercedes Clase V

Al entrar en el habitáculo del Mercedes Clase V y sentarte en sus cómodos asientos de cuero te darás cuenta que está muy alejada de la Vito en presencia. Las formas del salpicadero se parecen mucho a las de un turismo, en tamaño XL, con una tira LED que se puede iluminar en tres colores diferentes y la nota en ajustes o materiales utilizados están al nivel que nos tiene acostumbrados la marca. Y encima gracias a los detalles de AMG cuenta con un volante con cuero perforado, pedales de aluminio y un adorno en fibra de carbono que llaman mucho la atención.

Todas las unidades que están empezando a llegar ahora a los concesionarios ya cuentan con el sistema multimedia MBUX (nuestra unidad de pruebas tenía el anterior), pero no esperes la espectacularidad de los otros Mercedes de la gama. En este Clase V no hay opción de equipar un cuadro de instrumentación digital y la de infoentretenimiento es de 7 ó 10,25 pulgadas. Hubiera sido un punto muy diferenciador frente a su competencia, pero aún así se mantiene entre los mejores. Que no se me olvide el mando ubicado en la consola central, al que tendrás que mirar las primeras veces, pero una vez aprendas donde se encuentran sus botones te resultará muy cómodo cuando vas conduciendo.

Prueba Mercedes Clase V

Pocas pegas se pueden poner al Mercedes Clase V en las plazas delanteras. A los asientos antes mencionados hay que añadir un gran espacio tanto en altura como en anchura (mide 1,92 metros en esta cota) y grandes huecos para dejar objetos tanto en las puertas, como en la zona central que tiene tapa para esconderlos de miradas ajenas.

Prueba Mercedes Clase V: su modularidad

Un aspecto importante a la hora de comprar un monovolumen de este tamaño es definir la configuración de asientos según tus necesidades. En nuestro caso este Mercedes Clase V, con carrocería larga (5,14 metros), estaba definida con dos asientos individuales en la segunda fila y una butaca dividida en 2+1 en la tercera. Las posibilidades a tu alcance van desde los 5 a los 8 asientos, aunque con el acabado Avantgarde empieza en seis de serie hasta el máximo antes indicado.

Prueba Mercedes Clase V

Durante el tiempo en el que he tenido el Mercedes Clase V he podido comprobar que es muy fácil “jugar” con el conjunto de asientos. Para empezar hay unas guías en el suelo (van desde los asientos delanteros hasta la zona del maletero) que te permiten ajustar el hueco para las piernas de los ocupantes o conseguir más espacio de carga. Después los tiradores me han parecido cómodos y te ayudarán a plegar bien los distintos asientos. Eso sí, tienes que tener en cuenta si vas a sacar alguno fuera su peso es bastante alto, más si quieres quitar la que junta a dos.

Como los asientos, los anclajes ISOFIX se pueden pedir a la carta en este Mercedes Clase V. En este caso teníamos en los asientos de la segunda fila y en dos de los tres de la última, lo que nos permitiría instalar cuatro dispositivos de retención infantil. Hay que tener en cuenta, que dada la anchura antes indicada, entrarían tres niños con sus sillas en una misma fila sin ningún tipo de problema.

Prueba Mercedes Clase V

Las puertas correderas laterales tenían accionamiento eléctrico (cuestan 1.055 euros), aunque solo la derecha te permite abrirla desde el mando-llave. Se abren actuando sobre la manilla o con un botón colocado en el pilar. Lo que te habrás fijado es que no existen ventanillas de ningún tipo, pero para no sofocar a los pasajeros de estas plazas cuentan con climatización individual.

Y el maletero es inmenso, sobre unos 1.000 litros de capacidad con todos los asientos, por lo que en momentos no te tendrás que preocupar en convertir su carga en un “tetris”. Es muy cuadrado en sus formas, con una gran altura, aunque lo único que echarás en falta es una cortinilla en su parte alta para ocultar todo. Lo bueno es que si tienes ventanas oscurecidas como en nuestro caso, tampoco tendrás problemas con esto.

Prueba Mercedes Clase V: a viajar

Por ahora ya te he dado dos argumentos buenos para la compra del Mercedes Clase V, la calidad de los materiales y su modularidad. Toca ahora analizar cómo se comporta y para ello sometí a nuestra unidad de pruebas a un largo viaje de unos 1.500 km, en el que la mayoría de la distancia transcurrió por autovías.

Prueba Mercedes Clase V

Bajó el capó de nuestra unidad de pruebas se encontraba el motor más potente disponible para el Mercedes Clase V, el 300 d. Se trata de un bloque diésel de cuatro cilindros con 239 CV, que siempre va asociado a la caja de cambios automática 9G-Tronic y que se puede elegir entre tracción trasera o total 4MATIC, como era nuestro caso. No hay propulsores de gasolina, pero no te preocupes, éste movido por gasóleo apenas se deja notar en el habitáculo ni por ruido ni por vibraciones, lo que habla de lo bien aislado que está.

Con semejante potencia debajo del pedal del acelerador no habrá ningún problema para mover la masa del Mercedes Clase V (hablamos de más de 2 toneladas), aunque vaya cargado al completo. Incluso con cualquiera de los otros dos motores de la gama (163 y 190 CV) la fuerza sería más que suficiente. Su entrega es progresiva y te puede llegar a lanzar como un tren de alta velocidad en pocos segundos, e incluso cuenta con un modo Dynamic para sacar más rendimiento al motor. Y aunque pueda parecer lo contrario, no consume mucho. En mis diferentes recorridos registré unos datos entre los 7,8 y los 8,3 litros, que unidos al gran depósito podrás circular mucho tiempo sin pasar por la gasolinera. Como curiosidad, en ciudad el gasto se dispara a 11 litros.

Prueba Mercedes Clase V

Habría dos elementos con los que contaba nuestro Mercedes Clase V de los que se podría prescindir y con los que podrías ahorrar algo más de combustible. El primero de ellos es la tracción 4MATIC, que podremos excluir a menos que viajemos mucho a zonas en donde las condiciones climáticas sean generalmente adversas. El segundo, las llantas de 19 pulgadas, que vienen con el AMG Line, podrías sustituirlas por las de 17 de serie, lo que también ayudaría a contar con un mayor confort (que habría que darle una puntuación alta, pero que tampoco es un Mercedes Clase S). Y como bonus, si ya tuviera un modo Eco…

El volante, como suele pasar en los vehículos derivados de comercial, suele estar caído hacia adelante comparado con un turismo, pero presenta calidad en su botonería y buen grosor. Tras él encontrarás las levas por si en algún momento quieres conducir de forma manual. El paso entre ellas es rápido, pero al contar con nueve tienes que prestar algo más de atención si vienes de otro coche con cinco o seis. La visibilidad desde el puesto de mandos es buena en todos los ángulos, aunque por el retrovisor interior te quitará algo de visibilidad tanto los reposacabezas como los propios ocupantes.

Prueba Mercedes Clase V

Como último detalle de mi experiencia con el Mercedes Clase V hay un aspecto que yo mejoraría. La tapa de las bocas del combustible, en donde encontramos la del gasóleo y la del AdBlue, solo se puede abrir o cerrar teniendo la puerta abierta, por lo que no te acerques mucho al surtidor.

Prueba Mercedes Clase V: ¿cuál comprar?

Creo que el Mercedes Clase V es uno de esos coches en dónde tienes que estudiar mucho las verdaderas necesidades que vas a tener en tu día a día, porque cuenta con muchas configuraciones distintas (hasta 86 me salen en su página web), pero vamos a intentar ayudarte a conseguirlo.

Podríamos empezar con la carrocería con tres opciones: compacta (4,89 metros), la nuestra denominada larga (5,14 metros) y extralarga (5,37 metros). La capacidad de carga es muy amplia en cualquiera de las tres, así que aquí dependerá mucho del espacio que tengas en tu garaje para meter a este Mercedes Clase V. Con los asientos podríamos decir lo mismo, van de 5 a 8 asientos, ¿cuánta gente vas a transportar? Y ten en cuenta lo que comentaba antes que sacarlos, además de lo que ocupan, pesan bastante.

Prueba Mercedes Clase V

En el apartado de equipamientos podríamos elegir entre Rise, el base, nuestro Avantgarde y el Exclusive. El primero de ellos a mí se me queda corto en elementos de serie y solo está disponible en el motor más pequeño 220 d. Para mí una buena opción sería coger el base y añadir algunos elementos opcionales indispensables para ti. Pero ojo con ellos porque sin querer puedes llegar al precio del Avantgrade, que es unos 9.000 euros más caro. El Exclusive está limitado solo a la carrocería Larga y su precio es bastante alto.

Prueba Mercedes Clase V: los rivales

Por el diseño de la carrocería y el público al que está dirigido, el Mercedes Clase V tiene en el Volkswagen Multivan su rival más claro. El de la estrella es un poco más caro, más bajo, cuenta con un mayor refinamiento y un mayor aplomo en carretera. Ambos incluso tienen versiones camper para los más aventureros.

En un nivel más bajo en todos los aspectos encontramos las opciones del Grupo PSA. Ya sean los Peugeot Traveller, Citroën Spacetourer, Opel Zafira Life o Toyota Proace, son opciones más económicas, pero también menos sofisticadas que nuestro protagonista. E incluso contarán con versiones eléctricas como el futuro Mercedes EQV.

Fotos Prueba Mercedes Clase V: opinión sobre el monovolumen más vendido en España

Comentarios Prueba Mercedes Clase V: opinión sobre el monovolumen más vendido en España

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"