Prueba nuevo Ford Mustang 2018, mejorado en todo

Prueba ford Mustang 2018

Hemos probado en Niza el nuevo Ford Mustang 2018 mejorado en diseño, tecnología, suspensión, motores e incluso en el cambio automático. Las mejoras consiguen sofisticar un poco más este mítico coupé, pero su esencia abrumadora y extrovertida a la americana sigue intacta. Nos ha gustado la combinación del mejorado motor V8 de 450 CV con el nuevo tubo de escape de sonido variable, así como el toque moderno que da el nuevo cambio automático de diez velocidades, también disponible con el motor de 4 cilindros 2.3 EcoBoost que ahora da 290 CV.

 

Prueba ford Mustang 2018

Prueba Ford Mustang 2018, mejorado en todas las áreas

La llegada del Ford Mustang a Europa en 2014 fue toda una revolución para el sector de los coupés que tanto ha menguado en los últimos años. De hecho, se convirtió en su primer año en uno de los coupé más vendidos en España y en Europa, mejorando a modelos asentados como el Audi TT. Para la temporada 2018 recibe unos cambios de diseño para refrescar la imagen y muchas mejoras tecnologías y mecánicas. En el apartado del diseño se ha mejorado la aerodinámica y eso hace que el capó y la parrilla estén 2 cm más bajos. También hay un parachoques y faldón puntiagudo nuevos. Los faros más estirados son de tecnología LED de serie. La estética frontal es más agresiva, pero para mí es mucho más bonito desde atrás, sobre todo en versión Fastback. Se ha revisado el diseño de las llantas y la paleta de colores disponibles aumenta hasta once, con opciones llamativas en naranja, amarillo o azul eléctrico.

Prueba ford Mustang 2018

Prueba Ford Mustang 2018, motor V8 revisado con 450 CV

El motor V8 ligado a la historia del Ford Mustang GT, ha sido objeto de una profunda revisión para mejorar su eficiencia y poder seguir siendo una opción en estos tiempos de conciencia ecológica. Recibe dos inyectores por cilindro y un complicado proceso de ignición que optimiza el combustible y consigue dar más potencia sin aumentar el consumo, por lo menos en las pruebas de homologación. Anuncia 450 CV en la versión para el mercado europeo con un consumo desde 12,4 l/100 km. Es un motor exuberante con un bramido profundo que ha aumentado el volumen gracias al nuevo sistema de escape con válvulas de sonido de apertura variable. Este coche no adelanta, lo que hace es humillar por potencia y sonido brutal. Hay seis modos de conducción: Lluvia/Nieve, Normal, MyMode (configurable), Deportivo+, Circuito y Drag Strip (para acelerar desde parado). Cada modo altera el acelerador, los controles de estabilidad, la dirección, el cambio si es automático y la suspensión si es adaptativa. También hay tres modos de dirección: Confort, Normal y Sport. Hay hasta cuatro niveles de sonido, que se conectan según el modo de conducción elegido y pueden configurarse incluso para no hacer ruido a determinadas horas para no molestar a los vecinos, por ejemplo. Los modos de sonido son Silencio (válvula cerrada) Normal (apertura variable según se acelere y las rpm) Sport (variable con más volumen) y Circuito (válvula siempre abierta al máximo). Junto al sonido, el enorme empuje te anima a acelerar, pero al contrario que otros V8 americanos percherones, éste es un motor al que le gustan las altas revoluciones y que se disfruta igual acelerando desde abajo aprovechando su buen par, como aguantando las marchas hasta las 7.000 rpm donde está el corte de inyección con un sonido que parece sacado de un coche de la Nascar.

Prueba ford Mustang 2018

Prueba Ford Mustang 2018, con suspensión adaptativa

Se ha mejorado la eficiencia, pero sigue siendo un deportivo de 4,78 metros de largo, 1,8 toneladas de peso y con un motor V8 de 5 litros. El consumo homologado en la versión más eficiente del Ford Mustang GT, con carrocería Fastback y con cambio automático, es de 12,4 litros/100 km, mientras que en el descapotable con cambio manual se va a 12,8 l/100 km. Al final acabas gastando más, por lo menos cuando te lo dejan para un rato, porque vas a acabar acelerando por vicio o buscando lugares apartados para hacer “burnouts”… Una cosa que puede sorprender a los más escépticos es que el actual Ford Mustang no es un hierro americano que sólo sabe quemar rueda. En realidad tiene un comportamiento divertido, frena bien, tiene una dirección rápida y acepta una conducción deportiva. Hay que contar con que es pesado, grande y en la versión descapotable vibra en los baches. No tiene la agilidad de un BMW M4, pero no es un coche torpe en curvas y ahora puede contar en opción con la suspensión adaptativa MagnaRide (2.200 €) que copia la carretera y los baches con mucha precisión, mejorando el confort en conducción tranquila y el agarre y tracción al límite. Con cada modo de conducción la suspensión también cambia su respuesta y firmeza. Las prestaciones son altas. Acelera de 0 a 100 km/h en un tiempo de 4,3 segundos con el cambio automático y usando el modo Drag Strip (disponible sólo con cambio automático) que hace unos cambios muy rápidos y violentos. Este modo abre la válvula de sonido a tope y también adapta la suspensión para acelerar con más fuerza, pero desgasta la transmisión, por lo que hay que usarlo con cautela.

Prueba ford Mustang 2018

Prueba Ford Mustang 2018, cambio automático de 10 velocidades

El cambio automático de 10 marchas eleva esa sofisticación que hace falta para triunfar en Europa. Permite unas aceleraciones y recuperaciones impresionantes y es suficientemente rápido, saltándose marchas de 9ª a 4ª si es necesario cuando pisas repentinamente el acelerador a fondo, algo que en un Ford Mustang con un V8 suele pasar. También baja el consumo en conducción relajada con muchas marchas para relajar el motor. En conducción deportiva hay que tomar el control con las levas, pues con tantas marchas el cambio hace muchos cambios, valga la redundancia, y a veces te pilla en pleno apoyo en una curva. Sin embargo, en conducción rápida no deportiva, el modo Sport del cambio funciona bien. Para muchos será la mejor elección, pero si te gusta mucho la conducción deportiva te aconsejo el cambio manual, que ha mejorado su tacto y recorridos, y también se ha mejorado la acción del embrague. Además ahora tiene un sistema de emparejamiento de revoluciones al reducir marchas que hace de “punta-tacón”.

Prueba ford Mustang 2018

Prueba Ford Mustang 2018, versión 2.3 EcoBoost

El Ford Mustang 2.3 EcoBoost ha recibido menos cambios. Lo más importante es que se ha introducido un filtro de partículas en el escape para reducir emisiones que obliga a bajar la potencia anunciada a 290 CV. Sin embargo acelera de 0 a 100 km/h en 5,8 segundos con cambio manual, mismo tiempo que el modelo anterior que anunciaba 317 CV, y con cambio automático baja a 5,5 segundos. Es un motor que parece que no suena a nada comparado con el vozarrón del V8, pero que tiene también sus virtudes. La primera que me gusta destacar es que hace al Mustang bastante más ligero en el morro y desde la primera curva se le nota más ágil, con menos balanceo al inicio de la curva y más directo de reacciones. Otra virtud es su consumo, en un trayecto de unos 80 km con una parte de carretera a ritmo rápido y otra de autopista suave, el ordenador anunciaba 9,2 litros/100 km. En el V8 en el mismo tramo algún compañero periodista vio 15 litros. Entre las virtudes está que también recibe las opciones del cambio automático de 10 velocidades, la suspensión adaptativa y todos los modos de conducción, incluido el Drag Race. Y de serie cuenta con el mismo diferencial autoblocante del Mustang GT, así como todas las mejoras de equipamiento y estilo. ¿Es interesante el EcoBoost frente al GT? Sí, no hay duda de que es una gran elección para quien busca más la imagen del Mustang, que las altas prestaciones, porque además de ser más fácil de mantener, comparado con la mayoría de coches que se cruzará por la calle, tiene más potencia y aceleración.

Prueba ford Mustang 2018

Prueba Ford Mustang 2018, cambios en el interior

El interior ha mejorado la calidad percibida con mejores superficies en las puertas y la consola central. Pero el gran avance es la instrumentación totalmente digital de serie en Europa, con diseños de información que cambian según el modo de conducción elegido, totalmente configurables en colores e informaciones expuestas. Ayuda a dar un toque tecnológico que se complementa con la pantalla multimedia del salpicadero –a mi gusto algo baja- que puede ser de 8 pulgadas con navegador 3D y conectividad avanzada en opción. Los nuevos mandos mantienen un buen estándar de calidad. Los asientos de serie son mullidos y grandes, en opción se pueden montar diferentes paquetes de opciones que incluyen diferentes llantas y tapicerías de cuero de varios colores o asientos deportivos Recaro. Detrás hay poco espacio, es un 2+2 puro, pero delante se viaja confortablemente. En cuanto al maletero, el coupé Fastback tiene unos espaciosos 408 litros y el descapotable 332.

Prueba ford Mustang 2018

Prueba Ford Mustang 2018, comprar un Mustang

El Ford Mustang 2018 se mantiene como el coupé con la mejor relación de precio/potencia. Ningún Audi A5, BMW Serie 4 o Mercedes C Coupé te da tanta potencia y equipamiento por el mismo precio. Es un coche suficientemente bien hecho y que gustará poseer y tener en el garaje. Hay que contar con su tamaño a la hora de aparcar y el consumo alto, si esto no es un problema por el tipo de uso que se le va a dar, el Ford Mustang no tiene nada más que lo haga desaconsejable. Si te gusta mucho lo vas a disfrutar. Aconsejo el Ford Mustang con el motor 2.3 Ecoboost a todos los que buscan la estética y el diseño y hagan una conducción normal, tanto en versión Fastback como en descapotable, pero siempre incluyendo el nuevo cambio automático. Es importante gastarse los 3.000 euros de este cambio, porque que se disfrutará cada kilómetro mejorando la experiencia con este motor de cuatro cilindros y da un toque más sofisticado a su conducción –además de gastar menos en conducción relajada-. Esto pone el precio en 44.300 para el Fastback y 48.300 para el descapotable.

 

Prueba ford Mustang 2018 Todos aquellos que deseen el Ford Mustang GT con el V8 –me incluyo-, deben saber que usarlo a diario es una ruina en combustible, pero pocos coches en la franja de los 50.000 euros te pondrán una sonrisa tan grande cada vez que enciendas el motor. El V8 de 450 CV y su nuevo tubo de escape de sonido variable son toda una experiencia de la que no te cansas. Me gusta el cambio manual para ganar diversión haciendo curvas, aprovechar todo su potencial en carreteras secundarias y básicamente hacer el macarra quemando rueda, sobre todo con la carrocería Fastback (49.300 euros), pero el cambio automático te ofrece más posibilidades en todo tipo de circunstancias, es más aconsejable para hacer muchos kilómetros y casa mejor con el descapotable (56.300 euros). Quienes no tengan problemas de presupuesto deben saber que van a llegar unas unidades del Ford Mustang Bullitt a Europa, pero habrá que darse prisa para conseguir una y no sabemos aún el precio.

 

 

Prueba ford Mustang 2018 En cuanto a las opciones, si quieres ser ahorrador, podría ser suficiente con el sistema Sync3 con pantalla grande y 12 altavoces por 1.300 euros. La pintura metalizada son 800 euros y las franjas deportivas 500 euros. Luego hay unos paquetes de personalización que incluyen el Sync3 al completo, llantas diferentes y tapicería de cuero en varios colores (2.600 euros) o asientos Recaro (3.100 euros).

Prueba ford Mustang 2018

 

 

Fotos Prueba nuevo Ford Mustang 2018, mejorado en todo

Comentarios Prueba nuevo Ford Mustang 2018, mejorado en todo

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"