Prueba Peugeot 208 Puretech 130 S&S GT Line: precio, opinión y datos

El Peugeot 208 nos ha sorprendido por su redondez. Sabe a qué público se dirige y trata de potenciar todas las características que buscan estos usuarios: diseño rompedor y deportivo, un motor eficiente pero divertido y una tecnología de nivel superior.

Peugeot 208 GT Line

El Peugeot 208 da un salto de gigante respecto a su anterior generación, recibiendo nada más llegar al mercado el premio al Mejor Coche de Europa en 2020. No es para menos, ya que es un gran automóvil. Su diseño es deportivo y rompedor a partes iguales, cuenta con un motor tan eficiente como divertido y además, es muy tecnológico. Los elementos ideales para ser todo un éxito en un mercado tan competido como el de los compactos. Eso sí, esta versión es de las más completas de la gama, de ahí su precio: 24.600 euros.

Diseño: innovador, arriesgado y antiedad

Peugeot 208 GT Line

Su diseño es arriesgado y hará que más de uno se gire al verte pasar con el coche. Peugeot ha creado un producto llamativo y pintón. Un lenguaje de diseño que ya vimos en el Peugeot 508, pero potenciado en este Peugeot 208, ya que su público objetivo es más joven.

Sus faros LED, además de iluminar muy bien, muestran una mirada tan característica como deportiva. Y su zaga, con los faros en forma de garra unidos por una franja negra, pone al Peugeot 208 en la vanguardia del diseño para que este aguante muchos años sin envejecer. 

Peugeot 208 GT Line

En cuanto a sus medidas, sigue la tendencia de la industria: cada vez los coches sufren más “gigantismo”. Es por ello que el Peugeot 208 ha crecido desde los 3,96 metros hasta los 4,05 m. También es más ancho (+6 mm), pero más bajo, para aumentar esa sensación de deportividad tan perseguida por Peugeot en este 208: pierde 30 mm de altura.

Interior: deportivo y futurista 

Peugeot 208 GT Line

El interior del Peugeot 208 también arriesga mucho, y más en la versión GT Line. Porque busca parecerse a un auténtico coche de carreras. Los plásticos tienen buena calidad percibida y además emulan la fibra de carbono para dotar al compacto de un aspecto más ‘racing’. Su botonera potencia esta sensación, ya que se inspira en la utilizada en rallyes. Lo único negativo en cuanto a los materiales, el negro piano. Queda muy bien, es cierto, pero es fácil que se arañe o llene de ‘dedazos’.

Esta versión en concreto cuentan con unos asientos de cuero que se pueden bajar mucho. Esto es algo que le gustará mucho a los amantes de la conducción deportiva, aunque estos no ofrecen, como es evidente, la dureza de un baquet. Más bien todo lo contrario, son butacas bastante cómodas, lo cual es de agradecer en tramos de montaña, donde es posible disfrutar mucho con este coche sin perder confort.

Peugeot 208 GT Line

El puesto de conducción tiene tantos amantes como detractores, pero sin duda, la apuesta de Peugeot es fuerte. El ya famoso i-cockpit a mi, particularmente, me gusta: cuenta con un volante pequeño de formas rectas para mejorar la visión del cuadro por encima del volante sin que este interfiera. Esto permite que puedas ver toda la información incluso en curva y ahora, es más fácil de configurar que nunca. Pero entiendo que esto va por gustos, ya que este sistema cuenta con algunos detractores.

 

Peugeot 208 GT Line

Este i-cockpit tiene una curiosidad. Está en 3D por primera vez en la historia de Peugeot. Esto permite no solo poner en pantalla los datos más necesarios a cada momento. También destacar unos sobre otros. Lo cierto es que este innovador sistema te da la sensación de conducir una nave espacial y al mismo tiempo tiene una practicidad enorme. Así que doble punto para Peugeot con esta invención. 

Las plazas traseras son el punto menos potente del coche. La altura pierde milímetros respecto a la anterior generación. Un sacrificio estético que no llega a agobiar. Aunque en algo no ha cambiado: sigue siendo un vehículo en el que la plaza del medio no es la más cómoda del mundo, de ahí que no sea ideal para viajar cinco personas. Da la sensación de que Peugeot ha sacrificado, hasta cierto punto, su segunda fila de asientos para potenciar el resto de sus características.

Peugeot 208 GT Line

En cuanto a la tecnología, su pantalla táctil es muy fácil de manejar, al igual que la instrumentación digital 3D. Su interfaz es sencilla para que cualquier persona se adapte rápidamente a ella. Eso sí, no conseguí usar con eficacia el reconocimiento por voz: no logré entenderme con el coche en reiteradas ocasiones para buscar lo que necesitaba y acabé recurriendo a la pantalla.

Motor: potencia y eficiencia, de lo mejor del coche

Peugeot 208 GT Line

Lo dijimos en Motorlife y lo recalcamos. Este propulsor 1.2 de Peugeot es uno de los mejores motores que ha creado PSA en los últimos años. Esto se debe a que tiene un gran nivel de eficiencia pero no compromete, bajo ningún aspecto, el dinamismo que necesita un coche como este Peugeot 208.

En concreto, el Peugeot 208 GT Line cuenta con una potencia de 130 CV, la versión más potente de la gama con excepción de la versión eléctrica, que cuenta con 136 CV. Este propulsor funciona a las mil maravillas: cuenta con un buen comportamiento en todos los regímenes y es camaleónico. Ofrece confort en su modos más ECO y presume de deportividad en el modo sport.

Peugeot 208 GT Line

A esto hay que sumarle su socio, con el que trabaja con una precisión suiza: el cambio automático EAT8. Nos ha encantado cómo funciona porque es muy suave. Durante la conducción, apenas notamos cuando pasa de engranar una marcha a otra. Y siempre escoge la mejor opción para ofrecer dinamismo sin derrochar gasolina. Todo un prodigio tecnológico que permite al coche circular en muchos escenarios por debajo de los seis litros 

Su manejo en modo manual está muy bien, aunque la palanca no es la más ergonómica del mundo. Pero volvemos a lo de antes: cuestión de gustos, porque cierto es que su diseño es muy bonito. Las levas en el volante tienen un buen tamaño y son cómodas de manejar para momentos en los que te apetezca una conducción más dinámica. 

Comportamiento: dinámico, pero con aplomo y confort 

Peugeot 208 GT Line

El Peugeot 208 me ha gustado mucho por su versatilidad. Es un coche muy ágil, lo cual permite atravesar la ciudad con confort y con un nivel de estrés bajo. Y al mismo tiempo, esa agilidad te permitirá hacer alguna escapada a la montaña a disfrutar de sus curvas.

Es cierto que el anterior Peugeot 208 era más alegre en este aspecto. Pero también era mucho menos aplomado. Sin apenas sacrificar diversión al volante, ahora es un coche más fiable, con reacciones más naturales. Esto significa que el conductor se siente más seguro y recibe mensajes del coche más tranquilizadores. 

Peugeot 208 GT Line

A la hora de coger curvas, es más fácil apuntar con el volante donde queremos ir: el coche gana en precisión y eso es muy positivo de cara a ofrecer tranquilidad al conductor. Esto se debe, entre otras cosas, a que lleva un buen chasis y que su suspensión es la ideal para este coche. Es dura, lo cual evita balanceos e imprecisiones, pero con eficacia a la hora de absorber las irregularidades de la carretera. Más aplomo y misma diversión. Todo un win-win.

En conclusión, el Peugeot 208 es un producto muy redondo y le auguramos un gran éxito en el mercado gracias a su dinamismo, tecnología, eficiencia y diseño. Este último aspecto, ya de por sí, seguro que le otorga muchas ventas, al tratarse de un producto muy pasional.

Fotos Prueba Peugeot 208 Puretech 130 S&S GT Line: precio, opinión y datos

Comentarios Prueba Peugeot 208 Puretech 130 S&S GT Line: precio, opinión y datos

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"