Prueba Audi A4: berlina clásica con toques deportivos

El pasado año Audi ponía al día a su A4 con retoques que le aportaban modernidad. Aquí te contaremos nuestras sensaciones, qué opciones tiene y cuáles son sus rivales.

Prueba Audi A4

Las berlinas clásicas intentan adaptar sus formas para que nos recuerden a bellos coupés o los también llamados “gran turismo”. Pero en el caso del Audi A4 que hoy analizamos aquí, ya cuenta con un modelo especifico con esas intenciones en el Audi A5, por lo que en el último cambio de imagen que se le hizo las modificaciones se centraron en conseguir un perfil de vehículo tecnológico y más sofisticado.

Si bien es verdad que nuestra unidad de pruebas tenía un pequeño truco estético, ya que equipaba el acabado S line que es 2.400 euros más caro que el Advanced y le otorga ese toque de deportividad que quizás le pueda restar su carrocería de tres cuerpos. Aunque fijándote bien en sus formas, verás como los diseñadores han estirado la última ventanilla lateral, para crear un efecto de más caída del techo.

Dicha deportividad exterior se ve acompañada también en el interior de este Audi A4. Nada más entrar nos reciben unos asientos de la gama S line que tienen un acertado diseño al combinar una alta comodidad para realizar grandes viajes, con una sujeción muy buena para esos días que quieres algo más de marcha. Contaban con ajuste eléctrico, calefacción y ventilación, pero las tres opciones se deberán pagar a parte (2.700 euros).

Prueba Audi A4

La última actualización que sufrió este Audi A4 le vino muy bien para subir la nota a un puesto de mando que ya era bueno. Al incorporarse la gran pantalla multimedia táctil se ha decidido prescindir del mando giratorio y ha permitido diseñar una consola central más desahogada y con más huecos para dejar objetos. El resto del conjunto sigue manteniendo una colocación muy ordenada, no muy extravagante pero sin perder modernidad y con una calidad de ajustes y materiales muy alta.

Pero me van a permitir que vuelva a la pantalla. De serie siempre es de 10,1 pulgadas de tamaño, pero en caso de querer contar con el navegador (MMI Navegacion Plus) deberemos desembolsar otros 2.258 euros. Sus gráficos son iguales a los vistos en sus hermanos mayores de gama, con botones grandes y de buena visibilidad. La interfaz me ha parecido muy moderna, destacando el navegador que utiliza la tecnología de Google Maps (por eso merece la pena pagarlo) y su funcionamiento entre los distintos menús es rápido.

Un poquito más a la izquierda nuestro Audi A4 también contaba con el panel de instrumentación digital (Audi virtual cockpit plus) que por 300 euros merece mucho la pena. Es muy personalizable desde el propio volante y su infografía e información ralla una altura a la que solo se acerca para mí la pantalla de los Mercedes.

Prueba Audi A4

Solo habría dos aspectos que yo cambiaría del puesto de mando de este Audi A4. Las luces que nos avisan del ángulo muerto tienen un aspecto de lente de coche de los años 90, que desentona un poco con la modernidad que ofrece el resto de elementos y por otro lado, como ya comenté en la prueba del Audi A6, las levas me parecen pequeñas para el uso del cambio en modo manual.

El resto del habitáculo del Audi A4

Hasta aquí lo que concierte al conductor del Audi A4, pero una berlina se suele comprar para disfrutarla en familia o para utilizarla como coche con chófer (llámalo taxi, Uber…) por lo que es importante saber de cuánto espacio disponemos en su habitáculo. Metro en mano te sorprenderá saber que sus medidas son prácticamente idénticas frente a sus principales rivales, el BMW Serie 3 y el Mercedes Clase C.

Comparados con sus otras carrocerías, respecto al Avant, además de un maletero obviamente más grande, los ocupantes de las plazas traseras disfrutarán de algo más de altura hasta el techo, mientras que comparado con un Audi A5, es un poco más espacioso en la zona delantera, notándose mucho más cuando pasamos a los asientos posteriores.

Prueba Audi A4

Retomando a nuestro protagonista, sus plazas traseras son cómodas para dos adultos de cualquier altura. Tienen una cierta inclinación, como en las grandes berlinas de lujo, y los respaldos son cómodos para viajar. De la plaza central no podemos decir lo mismo. El túnel central es bastante alto, más en esta versión quattro, lo que no permitirá colocar los pies de una forma placentera.

Nos quedaría hablar del maletero. Como en toda berlina siempre hay que tener en cuenta que su acceso queda un poco coaccionado por la forma de la boca, que suele ser alta y pequeña. Con sus 460 litros vuelve a estar muy parejo con sus rivales alemanes directos (el BMW le saca un poco aprovechando una plataforma más nueva) y sus formas me parecieron muy cuadradas y rectas para aprovechar de la mejor manera el espacio disponible.

De ruta con el Audi A4

Y empiezo poniendo “de ruta” porque este Audi A4 es un coche pensado y diseñado para devorar kilómetros sin parar. Nuestra unidad de pruebas contaba con el motor 40 TDI, el diésel más potente de la gama con sus 190 CV, amén del Audi S4, cambio automático S tronic y tracción integral quattro.

Prueba Audi A4

Con estos datos, el Audi A4 40 TDI es una variante que ofrece un empuje grande desde bajas vueltas, por lo que se puede aprovechar de una forma óptima todo su rango de revoluciones. En nuestra unidad de pruebas su naturaleza diésel se dejaba notar en las aceleraciones e incluso vibraba un poco, algo que no encontraríamos en un gasolina de la gama TFSI.

El cambio S tronic ha sido diseñado para ser lo más ecológico posible (las pruebas de emisiones cada vez aprietan más) y por ello es normal verle cambiar antes de las 2.000 rpm en cada una de sus siete marchas. En modo automático funciona de forma suave y cómoda, y en caso de querer manejarlo de forma manual yo recomiendo actuar mejor sobre la palanca que con las pequeñas levas del volante.

Y sin querer queriendo, que la transmisión funcione así provoca que como conductores consigamos cifras muy buenas de consumos pudiendo estar en 5 litros rodando por vías rápidas a velocidades constantes (no te costará mantenerlas por su buena potencia) aunque durante la semana que lo tuvimos nosotros, incluyendo varios días de atascos, se quedó el ordenador de a bordo en 7,1 litros. Por todo esto su depósito de 54 litros parece que no se acaba nunca con autonomías cercanas a los 1.000 kilómetros.

Prueba Audi A4

En carretera este Audi A4, equipado con el tren de rodaje confort con regulación eléctrica de la amortiguación (985 €), se mostró muy agradable en el tacto de las suspensiones sin que le faltara firmeza para afrontar cada una de las curvas. Normalmente siempre llevé el coche en el modo “Auto”, aunque en algunas ocasiones puse el “Sport” y la verdad que llegar a tener reacciones un poco bruscas hasta que te acostumbras. Equipado con varias tecnologías de ayudas a la conducción, la única que me pareció un poco molesta fue el control de carril.

¿Cuál es el mejor motor del Audi A4?

Tres motores diésel y otros tantos de gasolina es la oferta que ofrece actualmente este Audi A4, más allá de los más prestacionales S4 y RS 4. Existen dos peculiaridades que debemos saber antes de empezar este análisis de los propulsores. En caso de querer un cambio manual la única variante disponible es el 35 TFSI de 150 CV (por 2.580 € se le puede equipar el automático del resto) y el bloque de nuestra unidad de pruebas, el 40 TDI, es el único que no cuenta con hibridación ligera y por consiguiente, pegatina ECO. Es curioso que los ingenieros no lo incluyeran cuando es el mismo bloque que los otros TDI.

Teniendo en cuenta todo esto y para el tipo de coche que estamos probando hoy, yo sigo decantándome por una motorización diésel. Disponibles en niveles de potencia de 136, 163 y nuestro protagonista de 190 CV, yo me posicionaría por el punto intermedio, suficiente por potencia y con buenos consumos. Hay que decir que nuestro 40 TDI, además de no tener la citada pegatina, es el único que puede asociarse a la tracción integral quattro por 2.640 euros más, pero a menos que vivas en una zona con muchos meses de climatología adversa no te la recomendaría.

Respecto a los gasolina, se escalan en 150, 190 o 245 CV. Como indicaba antes, el primero es ideal para nostálgicos del cambio manual y encima te saldrá más barato. De potencia no va nada mal, aunque quizás en carretera sea mejor el de 190 CV. El más potente se sube bastante de precio por su rendimiento y que va siempre asociado a la tracción integral quattro.

Prueba Audi A4

Prueba Audi A4: berlina o Avant

Analizado en profundidad cómo es la berlina del Audi A4, nos queda repasar que ventajas e inconvenientes tiene su carrocería Avant. Ya comentaba antes que en el espacio interior son prácticamente iguales, con esa diferencia de altura en las plazas traseras, con la gran divergencia en el maletero. En el familiar su boca de carga está más baja y su portón permite una mejor de la colocación de los objetos. En cuanto al cubicaje, subimos de 460 a 495 litros.

La gama de motorizaciones es exactamente la misma en ambos casos aunque con una diferencia de precio de 2.010 euros siempre en contra del Avant. A su favor, el familiar ofrece otro acabado más, el Black line edition y la carrocería Allroad para los que busquen una apariencia algo más campera.

Prueba Audi A4

Los rivales del Audi A4

Cuando Audi lanza un modelo siempre se fija en BMW y Mercedes, y viceversa. Ya hemos comentado antes que en cuestiones de espacio las tres berlinas alemanas se encuentran muy parejas, no siendo este un argumento para descartar alguna de las tres opciones. Eso sí, los rivales de nuestro Audi A4 optan por la propulsión trasera, a menos que optemos por una variante con tracción integral.

El BMW Serie 3 es el más moderno del trío ya que fue renovado a principios de 2019. Cuenta con un motor de idéntica potencia, el 320d, y también tracción total xDrive. Asociado al acabado Sport es unos 3.000 euros más caro que nuestro Audi A4 S line. A su favor tiene también las mecánicas híbridas enchufables y en contra que su interior parece algo menos tecnológico.

En cuanto al Mercedes Clase C es el único de los tres que conserva una carrocería descapotable y ofrece una mayor variedad de motores con híbridos ligeros y enchufables asociados tanto a bloques de gasolina como diésel. Para compararlo con nuestro Audi A4 le configuramos con el bloque 220 d 4MATIC y con el acabado base ya es 2.000 euros más caro.

Otras berlinas que podrías considerar con carácter premium son las siguientes:

Fotos Prueba Audi A4: berlina clásica con toques deportivos

Comentarios Prueba Audi A4: berlina clásica con toques deportivos

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"