Prueba: Range Rover Sport 2013, primer contacto

Por fin hemos podido conducir el nuevo Range Rover Sport, y digo “por fin” porque era uno de los coches que más nos atraía conducir de los últimos meses. Tras escribir sobre sus mejoras mecánicas, su chasis de aluminio, su mayor agilidad y sus nuevos motores diésel de hasta 339 CV, estábamos deseando poder conocerlo en directo, acariciar el cuero de su interior y, sobre todo, pisar a fondo su acelerador.

Como viene siendo habitual en Land Rover, la presentación internacional fue impresionante, recorriendo cientos de kilómetros de enrevesadas carreteras de la campiña inglesa, metiendo medio coche en el barro y cruzando vadeos hasta las ventanillas. Pudimos probar la nueva versión SDV6 con el motor diésel de 292 CV, y el exagerado y sensacional V8 Supercharged de gasolina y 510 CV. Basta de introducciones, vamos con el coche.

Tanto por fuera como por dentro el nuevo Range Rover Sport es más deseable que sus rivales.

Claves de la prueba del Range Rover Sport

- Construcción en aluminio más ligera perceptible desde la primera curva
- Espectacular diseño, cuidados detalles y mejor interior que sus rivales
- Agradable y poderosa versión diésel de 292 CV e increíblemente deportivo V8 gasolina
- Precios desde 66.000 €, pero nuestra versión preferida desde 83.100 €
- Intrigante próxima versión híbrida diésel-eléctrica a finales de 2013
- Importante mejora del comportamiento, menor balanceo e inercias
- Paquete dinámico opcional con amortiguadores, estabilizadoras y diferenciales activos y Torque vectoring.
- Más amplio y más maletero, opción de dos asientos pequeños extra.
- Mejorado sistema Terrain Response con modo dinámico deportivo opcional
- Mejor en offroad, más recorrido de suspensión, capacidad de vadeo…
- Neumáticos M+S de serie específicos para el modelo

El nuevo Range Rover Sport se siente instantáneamente mucho más ágil, gracias a la reduccion de peso y las mejoras de chasis y electrónica.

Diseño impactante

El nuevo Range Rover Sport es rápidamente reconocible con un diseño que recoge lo mejor del Range Rover Evoque y del nuevo Range Rover para dar un toque dinámico, pero sin perder el estilo y la clase de la marca. Hasta que no lo juntas a un Range Rover Sport de la primera generación no te das cuenta que en realidad es un diseño muy revolucionario y que todo cambia, desde el mínimo detalle en el frontal a la línea descendente del techo, todo es diferente. Es ligeramente más largo (4,85 metros) y tiene una batalla mayor (2,92 metros) y esto se nota en su interior con unas plazas traseras más amplias y mayor maletero. También es más ancho y más bajo. Su carrocería ha sido mejorada aerodinámicamente, con perfiles más suaves y una línea estilizada –también tiene bajos más carenados-. Es realmente atractivo visto de cerca y aunque no te gusten los SUV, te quedarás asombrado cuando lo veas de cerca por su diseño moderno, elegante y con ese exitoso toque deportivo del Evoque. Deja a cualquier rival alemán más que superado.

Nos quedamos con el motor SDV6 de 292 CV, con suficiente potencia para poner el chasis a prueba y consumos razonables.

SDV6, la mejor opción

Hemos probado la variante más potente diésel –de momento- SDV6 con el motor 3,0 litros biturbo de 292 CV, pero antes rodamos con la única variante gasolina con el brutal y exagerado V8 Supercharged de 510 CV. Ya lo conocíamos, pero nos dejó más impresionados por su sonido embriagador y su bestial poder de aceleración. Es el mismo motor de la anterior generación, pero al ser un coche más ligero las prestaciones son aún mejores, con un 0 a 100 km/h en sólo 5,3 segundos. Y la mayor ligereza y menor resistencia aerodinámica permite mejores consumos cuando se conduce de forma tranquila, algo que no conseguimos hacer porque el sonido V8, bruto como el de un coche de la Nascar, nos animaba a “pisarle” más de la cuenta.

Pero el motor importante es el SDV6 de 292 CV, al que yo veo como el más atractivo para el nuevo Range Rover Sport, ofrece suficientes prestaciones para sacar lo mejor del nuevo chasis y sentir el lado deportivo del modelo, pero manteniendo un consumo razonable para el tipo de coche grande y lujoso. Conduciendo de forma dinámica sin preocuparnos por el consumo, el ordenador de viaje bailaba entre 11 y 12 litros/100 km, algo que en la conducción normal del día a día puede bajar 10 – 11 litros, e incluso más en un viaje largo a velocidad mantenida en autopista. Este motor cuesta casi 6.000 euros más que la versión de 258 CV a igualdad de equipamiento, pero si el cliente puede dar el salto, es más que recomendable para tener el mejor Range Rover Sport posible. No obstante, para los clientes que no tengan intención de conducir de forma dinámica la variante básica es más que suficiente. A finales de año llega la versión SDV8 diésel de 339 CV. No sabemos cuánto costará aún, pero vistas las prestaciones y el empuje del motor SDV6, no lo vemos relevante –habrá que probarlo de todas formas-.

Vídeo del Range Rover Sport en la subida al Pikes Peak

En la presentación volvieron a comunicarnos que la versión híbrida diésel-eléctrica llega a finales de este año, pero siguen sin avanzarnos qué potencia, prestaciones y autonomía eléctrica tendrá. Si te gusta el modelo, pero no tienes prisa te recomendamos que esperes a que se comuniquen sus cifras de peso y rendimiento. Durante la cena pude sacar poco información a Stuart Collins (ingeniero jefe del Range Rover Sport), tan sólo que tendrá las baterías colocadas en los bajos, sin perder habitabilidad en el interior.

Comportamiento muy mejorado

Puede que el mayor avance del nuevo Range Rover Sport respecto al anterior sea su comportamiento mucho más ágil en carretera. El anterior modelo sorprendió en 2006 al ser mucho más divertido de conducir que el Range Rover “grande”, pero comparado con un BMW X5 un Volkswagen Touareg o un Porsche Cayenne del momento –a los que superaba fácilmente fuera del asfalto- mostraba un sobrepeso importante y demasiadas inercias en carretera. La nueva carrocería de aluminio que rebaja el peso hasta 420 kg menos en la versión diésel, junto al nuevo diseño de suspensiones (también de aluminio) y al diferencial activo trasero, hacen del nuevo Range Rover Sport un todoterreno muy dinámico y ágil. Es cierto que las unidades probadas montaban los amortiguadores y barras activas junto al modo Dynamic del sistema Terrain Response, todo opcional en la versiones diésel, pero nos quedamos todos los colegas de la prensa impresionados con su comportamiento entre curvas certero, estable y siempre alerta. Fue un riesgo llevar a la prensa a Inglaterra, pero el nuevo Range Rover Sport te permite disfrutar conduciendo de forma dinámica con seguridad a pesar de tener todo al revés –pedimos perdón a los usuarios de la vía que asustamos al equivocarnos de carril dos o tres veces-.

Tres tipos de transmisión y chasis a elegir

El nuevo Range Rover Sport tiene varios tipos de conjuntos de transmisión y chasis disponibles que el cliente debe elegir, desde tracción permanente sin reductora a un sistema de caja transfer con estabilizadoras y diferenciales activos. Los clientes con menos intención de conducir de forma dinámica y de salir del asfalto más allá de pisar la nieve o pistas bien acondicionadas pueden optar al sistema de serie, y único disponible para la versión TDV6 de 258 CV, con tracción permanente sin reductora, que es más ligero y consume menos combustible, y cuenta con la suspensión con altura variable y el control de descenso.

La versión SDV6 tiene disponible por sólo 660 euros el Pack Off Road que introduce el sistema Terrain Response 2 con diferentes modos de conducción según el tipo de superficie y la caja de reducción de marchas, que probablemente elija la mayor parte de la gente.

Para los clientes que vayan a conducir de forma dinámica y piensen sacar el máximo partido al motor SDV6 en carretera, deberán optar al Pack On/Off Road que además de la reductora, aumenta el sistema Terrain Response 2 con un modo dinámico que afecta a la dirección, acelerador, entrega de par y la acción del cambio para sacar el máximo partido; además introduce los amortiguadores y las estabilizadoras activas, el sistema Torque Vectoring que varía la cantidad de par que reciben las ruedas y el efecto del diferencial bloqueable trasero para mejorar la estabilidad y el control del subviraje en la entrada de la curva y la tracción en la salida, permitiendo cambios de dirección más certeros y rápidos. El paquete cuesta 4.730 euros, pero para los conductores más dinámicos es muy recomendable porque su acción es muy perceptible en curvas a alta velocidad.

Hicimos la ruta 4x4 con los neumáticos de serie en llantas de 21 pulgadas y gracias a la electrónica y las reductoras, parecía que llevaramos neumáticos extremos.

Impresionante fuera del asfalto

Land Rover no se corta en sus presentaciones y te mete por unos sitios muy complicados para que compruebes las capacidades de sus vehículo. En Inglaterra tuvimos barro blando del que te atasca al menor descuido, hubo vadeos importantes para comprobar el sensor de vadeo en la pantalla de información del interior y pistas complicadas de las que sólo sales con primera de reductora y un guía indicando desde fuera. Lo impresionante del Range Rover Sport es que pasa por cualquier sitio con total tranquilidad, con el sistema Terrain Response haciendo la labor por ti y la suspensión elevada con 54,6 cm de recorrido.

También es interesante que realizamos todo el recorrido con las llantas de 21 pulgadas y los neumáticos de serie de tipo M+S (Pirelli Scorpion Verde All Season y Michelin Latitude Sport, con una especificación especial para el Range Rover Sport, también hay un Continental para el Range Rover Sport). Es decir, el conductor puede rodar por carretera de forma deportiva, realizar conducción off road y avanzar por carreteras nevadas sin necesidad de cambiar neumáticos o de elegir llantas pequeñas. Los refuerzos en los flancos y hombros de estos nuevos neumáticos los hacen menos críticos a la hora de aguantar la conducción 4x4 y consiguen tracción en nieve sin perder tacto de conducción en seco gracias a los avances en la banda de rodadura.

Suntuosidad y elegancia en el interior. Las plazas delanteras están hechas para disfrutar viajando.

Un interior con clase y muy personalizable

El interior del nuevo Range Rover Sport no se sale de la línea marcada por el RR Evoque y el Range Rover lanzado en 2012. Cuenta con el mismo tipo de consola central inclinada, túnel central elevado y volante profundo. El diseño es moderno, pero casi hay más cuero que plásticos y la sensación de calidad es muy alta. También es altamente configurable con muchas tonalidades y combinaciones de colores y materiales, aunque hay que esperar precios altos en las opciones. Comparado con sus competidores de categoría el Range Rover Sport gana en calidad visual y sensación de exclusividad.

Hay menos ruido de rodadura y también se ha reducido en menor medida el ruido aerodinámico. La suavidad de la suspensión es destacable a pesar de su mayor agilidad, en el modelo V8 Supercharged notamos algo más de rigidez y menor comodidad.

Las plazas delanteras son muy confortables y con muy buen espacio y visibilidad. Detrás hay ahora más espacio y confort, aunque no llegan al nivel de las delanteras ni tienen la misma sujeción lateral. El maletero anuncia ahora un 9% más de espacio. La opción de dos plazas extra en el maletero deja al coche sin rueda de repuesto. Las dos plazas suplementarias son para uso ocasional, más que un siete plazas es un 5+2 como dice la marca. Se despliegan del suelo del maletero de forma eléctrica apretando un botón.

Más maletero y posibilidad de montar dos pequeñas plazas extra que se despliegan del suelo del maletero.

Lanzamiento

Salvo alguna unidad de exposición, hasta septiembre no llega el nuevo Range Rover Sport a los concesionarios españoles. La gama comienza con la versión básica S y el motor TDV6 de 258 CV por 66.000 euros, pero recomendamos en un coche así subir a los acabados superiores SE o HSE. El motor SDV6 de 292 CV comienza desde el acabado SE de 76.900 euros y se ofrece en cuatro acabados superiores más llegando hasta el Autobiography Dynamic de 98.000 euros. El Range Rover Sport V8 Supercharged estará disponible sólo en dos acabados de hasta 113.700 euros.

FICHA TÉCNICA

Range Rover Sport SDV6

Motor

V6, 2.993 cm3 Turbodiésel

Potencia máxima

292 CV

Par máximo

600 Nm

Transmisión

Cambio automático de 8 velocidades, tracción total permanente, reductora opcional y diferenciales bloqueables cetral y trasero

Frenos del/tras.

Discos ventilados 380/Discos 365 mm

Neumáticos de serie

265/50 R 20

Velocidad máxima

209 km/h (220 opcional)

Acel. 0-100 km/h

7,2 km/h

Consumo mixto

8,5 l/100 km

Emisiones de CO2

199 g/km

 

Gama Range Rover Sport

Modelo

Potencia

Precio

TDV6 S

258 CV

66.000 €

TDV6 SE

258 CV

71.700 €

TDV6 HSE

258 CV

79.000 €

SDV6 SE

292 CV

76.900 €

SDV6 HSE

292 CV

83.100 €

SDV6 HSE Dynamic

292 CV

85.900 €

SDV6 Autobiography

292 CV

95.800 €

SDV6 Autobiography Dynamic

292 CV

98.000 €

V8 Supercharged HSE Dynamic

510 CV

101.300 €

V8 Supercharged Autobiography Dynamic

510 CV

113.700 €

Fotos Prueba: Range Rover Sport 2013, primer contacto

Comentarios Prueba: Range Rover Sport 2013, primer contacto

  •  
    Avatar de Alfonso .
    Alfonso 05/07/2013 16:53:18

    Yo ya tengo mi HSE Dynamic SDV6 292cv con pack on/off road pedido....dicen que llegará en octubre y no veo el momento de disfrutarlo!!!!

  •  
    Avatar de gerardojimenez.
    gerardojimenez, 10/07/2013 14:27:29

    Alfonso. Has hecho una buena elección con el motor de 292 CV y creo que la elección de acabado es la más atractiva, ya que los acabados Autobiography tal vez sean demasiado para lo que aportan. Tu modelo viene con llanta de 21", no te preocupes va increible en todo tipo de terreno, aunque sin coste puedes elegir llanta 20" con un pelín más de confort en carretera y más de margen en 4x4. Te aconsejo que montes como mínimo el Off Road Pack que por 660 euros te incluye la reductora y el Terrain Response. El Pack On/Off Road con modo Dynamic, estabilizadoras activas y el Torque Vectoring funciona de miedo, pero son 4.730 €, por lo que si vas a conducir de forma tranquila la mayor parte del tiempo te lo puedes ahorrar. Si eres de los que le gusta conducir de forma deportiva, montalo, lo notarás.
    Un saludo

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"