Prueba: Tata Aria, el monovolumen con aspiraciones de SUV

Su configuración mecánica es la de un vehículo todoterreno de esos que ya casi no quedan, con chasis de largueros y suspensión trasera de eje rígido. Pero en realidad el Tata Aria es uno de los monovolúmenes de siete plazas más baratos del mercado, eso sí, capaz de hacer sus “pinitos” fuera del asfalto.

El Tata Aria es el tercer modelo que Tata pone a la venta en España en esta nueva etapa, tras el utilitario Tata Vista y el pick-up Tata Xenon. En la marca insisten en posicionarlo como un “crossover”, pero en realidad estamos ante un monovolumen con aspiraciones de todocamino, por mucho que tenga más altura libre al suelo que cualquier monovolumen “de carretera” y que muchos SUV (200 milímetros), y que pueda llevar tracción total.

Cierto que su configuración mecánica responde más a la de un 4x4 clásico. Y al decir “clásico” me refiero a los de antes, pues salvo en los pick-up, cada vez es más difícil encontrar coches con un chasis formado por travesaños y largueros y con la carrocería atornillada en vez de un bastidor monocasco, por no hablar del eje rígido trasero. Una configuración que sólo presenta ventajas en cuanto a la robustez que aporta para una utilización muy intensiva en campo, algo para lo que precisamente no está pensado el Tata Aria.
tata-aria14-2
No, no pienses mal. El Tata Aria no es el resultado de montar una carrocería monovolumen sobre el chasis del pick-up de la marca, el Tata Xenon. Aquí el tren  delantero de paralelogramo deformable lleva muelles y amortiguadores en vez de barras de torsión, y también en el eje trasero hay muelles en vez de ballestas. No podía ser de otra forma, para garantizar un mínimo de precisión de guiado y confort al ritmo que el Tata Aria permite rodar en carretera con el motor 2.2 turbodiesel de 4 cilindros y 150 CV (este sí es el mismo que el del Pick-up). Y lo confieso, no deja de ser una sorpresa que con esta configuración el comportamiento dinámico, y sobre todo el confort de marcha del Tata sea más que aceptable para el tipo de conducción que se puede practicar con un coche de este tamaño.

Más carretera que campo

Eso sí, no le pidas demasiado, porque entre el eje rígido trasero, su centro de gravedad más alto y que el Tata Aria pasa claramente de las dos toneladas de peso (2,1 toneladas en el 4x2, y 2,3 en la versión 4x4; como referencia, un Chevrolet Orlando se queda en 1.700 kg.), es normal que se le atraganten las  carreteras viradas o con baches. Los frenos, aunque con un tacto de pedal algo esponjoso, no plantean problemas, al menos con el coche descargado. Particularmente, creo que a las versiones 4x2 no le vendrían nada mal las ruedas 235/65-17 que lleva el 4x4, pero no se ofrecen como opción.
tata-aria12
¿Y en campo? Pues podrás llegar más lejos que con otros monovolúmenes que ofrecen tracción total, pero tampoco conviene animarse. No hay ningún tipo de ayuda electrónica (control de descensos o asistente de arranque en pendiente) más allá de la tracción total de la versión 4x4, conectable pulsando un botón. Puede hacerse en marcha hasta 80 km/h, y su funcionamiento es automático, pues una vez seleccionada, el reparto inicial de par del 8% al eje delantero y el 92% al trasero puede variar hasta un 40/60, en función de la adherencia en cada eje. En definitiva, un coche para conducir tranquilo en carretera, y que permite salir a pistas o caminos con la seguridad de que no vas a rozar los bajos, a dejarte los paragolpes, o a quedarte atascado a poco que el firme esté muy deslizante y nos encontremos con una cuesta.

tata-aria23

El motor empuja bien desde abajo, y si le falta refinamiento no es porque vibre o suene demasiado a Diesel, es porque el ruido ronco que hace la admisión al acelerar resulta incómodo. Una vez alcanzas la velocidad de crucero y la mantienes estable, todo perfecto. O casi, porque se agradecería una sexta marcha para bajar el régimen de giro del motor y reducir, más que el ruido, el consumo. No es que falten prestaciones o gaste demasiado, pero un Chevrolet Orlando, de nuevo referencia obligada al ser el siete plazas de su categoría con mejor precio, no necesita más de 130 CV para andar más y gastar menos. El peso y la gran superficie frontal se notan, aunque como digo, no echarás en falta más prestaciones.

Habitáculo: siete plazas de serie

Todavía queda camino por recorrer, pero en cada nuevo producto que presenta se aprecia el esfuerzo que hace Tata para avanzar en calidad de acabado, ajuste, presentación y diseño. Se nota que el Tata Aria es un coche hecho para durar antes que para impresionar a quienes se acomodan en el habitáculo, pero para alcanzar el nivel de otros coches de su mismo precio deberían pulirse algunos detalles, sobre todo el tacto y la calidad visual de algunos plásticos, y ese “ajuste fino” necesario para que no aparezcan ruidos en forma de “grillos” molestos.

tata-aria04
Sin reglaje de profundidad para el volante, para mi gusto el pedalier quedaba muy adelantado, aunque no me fue difícil encontrar la postura de conducción adecuada; quizás conductores de talla más alta puedan tenerlo más complicado. Tiene muchas zonas y receptáculos pensados para dejar objetos, destacando la consola que recorre el techo, aunque no vendría mal algún hueco más a mano para que el conductor pueda vaciarse los bolsillos.

Que el habitáculo no esté bien aprovechado respecto al tamaño exterior no quiere decir que falte espacio para los ocupantes o el equipaje. Tiende detalles prácticos como la banqueta trasera dividida por sectores asimétricos y con regulación longitudinal, y un maletero que puede ir desde los 214 litros en configuración de 7 plazas hasta caso 590 con cinco plazas sin sobrepasar la altura de los respaldos traseros. Las plazas de la segunda fila resultan cómodas porque el suelo es casi plano y la banqueta inusualmente ancha. Pero como suele pasar, los dos asientos escamoteables de la tercera fila no son muy utilizables: el acceso no es fácil, y la postura incómoda, pues obligan a llevar las rodillas muy altas, y no caben los pies por debajo de los asientos de la segunda fila, que queda muy cerca incluso en su posición más alejada.

tata-aria31

En la tabla correspondiente tienes el equipamiento de serie de la versión 4x2, y las diferencias con el 4x4, que cuesta unos 4.000 euros más, pero añade, además de la tracción total, opciones que justifican de sobra ese aumento de precio.

Si necesitas un monovolumen que pueda circular por caminos y la tracción total te resulta imprescindible, este Tata Aria puede ser una opción a tener en cuenta, pues uno de sus principales rivales, que sería el Fiat Freemont, sólo se ofrece configurado en una versión muy alta de gama en su variante 4x4, lo que sube el precio final. Pero si no necesitas la tracción total el Tata Aria no lo tiene nada fácil para competir con modelos como el Chevrolet Orlando, el propio Fiat Freemont en sus variantes de tracción delantera o el SsangYong Rodius.

Con precios de salida ajustados, Tata no ofrece promoción o descuento para el Aria, que cuenta con tres años de garantía (o hasta alcanzar los 100.000 km). Lo que sí existe es una financiación especial con Cetelem, que permite acceder a un Tata Aria sin entrada desde 255 euros al mes.

 GAMA y PRECIOS TATA ARIA

VERSIÓN Potencia (CV) Precio* (€)
Aria 4x2 150 CV 19.975 €
Aria 4x4 150 CV 23.960 €

 

EQUIPAMIENTO PRINCIPAL TATA ARIA


De Serie Tata Aria 4x2

    • Seis airbags
    • Dos anclajes Isofix segunda fila de asientos
    • Dirección asistida hidráulica
    • Control Electrónico de Estabilidad
    • Llantas de Acero 16”
    • Tercera fila de asientos
    • Faros antiniebla
    • Aire Acondicionado
    • Retrovisores exteriores eléctricos y térmicos
    • Control de velocidad de crucero
    • Cierre centralizado con mando remoto
    • Radio CD y conexión USB


De serie Tata Aria 4x4 (añade a 4x2):

    • Llantas aleación 17” (4x4)
    • Volante multifunción
    • Sensor trasero de ayuda al aparcamiento
    • Cámara de visión trasera
    • Retrovisores exteriores plegables eléctricamente
    • Climatizador
    • Sensor de lluvia y luces
    • Navegador GPS
    • Bluetooth


Opciones

    • Pintura metalizada: 370 €

 

 

 FICHA TÉCNICA TATA ARIA

Motor 4 cilindros turbodiesel, 2.179 cm3
Potencia máxima 150 CV a 4.000 rpm
Par máximo 320 Nm de 1.500 a 3.000 rpm
Frenos del/tras Discos ventilados/discos
Neumáticos 4x2:  235/70-164x4:  235/65-17
Dimensiones exteriores 4,78 x 1,78 x 1,89 m
Peso 4x2: 2.120 kg; 4x4: 2.305 kg
Cap. depósito combustible 4x2: 60 l; 4x4: 58 l.
Cap. del maletero 214 / 588 / 1.777 l
Velocidad máxima 170 km/h (autolimitada)
Acel. 0-100 km/h 13,7 s
Consumo urbano/extraurbano/mixto 8,9 / 6,2 / 7,2 l/100 km
Emisiones de CO2 190 g/km

Comentarios Prueba: Tata Aria, el monovolumen con aspiraciones de SUV

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"