Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos

Asociado al acabado ST-Line, probamos este S-MAX con unos consumos muy buenos. Todo ello con una gran habitabilidad interior y un precio interesante.

Prueba Ford S-MAX

En el mismo año del lanzamiento de su segunda generación, 2015, pude probar por primera vez el Ford S-MAX. Siete años después el mercado ha cambiado completamente para los monovolúmenes, entre los que resiste nuestro protagonista sin cambios en el diseño tanto exterior como interior. Eso sí, mientras entonces montaba un bloque diésel TDCi de 180 CV, ahora presume de su etiqueta Eco gracias a un propulsor híbrido. Y tengo que reconocer que se ha convertido en una gran alternativa para los manidos SUV, con un consumo que sorprende.

Prueba Ford S-MAX: un diseño mantenido en el tiempo

Tengo que reconocer que siempre he pensado que en caso de comprar un monovolumen grande el Ford S-MAX era mi candidato ideal. Han pasado los años y mi idea no ha cambiado, con un diseño que creo que ha aguantado bien el paso del tiempo sin necesidad si quiera de haberle realizado un pequeño restyling.

Prueba Ford S-MAX

Encima nuestra unidad de pruebas estaba equipada con el acabado ST-Line, que le aporta un toque deportivo diferenciador que puede convencer a aquellos compradores que no contemplan la adquisición de un monovolumen. Y qué decir de ese color Rojo Lucid (1.300 euros) o las llantas de 18 pulgadas envueltas por grandes neumáticos con medidas 235/50 (prepara la cartera cuanto toque cambiarlas).

Ese diseño inalterado también se mantiene en el interior, aunque a diferencia de lo comentado anteriormente aquí se notan los años mucho más. No hay posibilidad de instalar un panel de instrumentación digital, es parcial aunque muy personalizable en cuanto a información a mostrar, la pantalla multimedia es la SYNC 3, que no le falta nada pero a la que se nota ya un poco más lenta, y la zona de botones por debajo de estilo clásico pero con una ergonomía perfecta. La parte alta del salpicadero cuenta con plásticos blandos, dejando los más duros en las ubicaciones menos visibles, pero como siempre con buenos ajustes.

Prueba Ford S-MAX

Y este Ford S-MAX no será un SUV al uso, pero nadie podrá negar que la posición de conducción es tanto elevada como estos últimos. Las butacas del ST-Line tienen una acertada combinación entre deportividad y comodidad, desde donde tendremos una gran visibilidad ofrecida por los ventanales XL típicos de este tipo de modelos. Solo quizás el pilar A (el delantero) es un poco ancho y resta un poco de visión a la hora de realizar maniobras. Me resultó también un poco duro el tacto del reposabrazos central, más teniendo en cuenta que el de la puerta es mucho más mullido.

Prueba Ford S-MAX: habitabilidad para siete

Cuando de verdad valoras lo que es un monovolumen es cuando analizas las plazas traseras y el maletero disponibles. En el caso de este Ford S-MAX encontramos una segunda fila de asientos totalmente independientes, idóneos para tres adultos si se diera el caso o para la misma cifra de sillas infantiles pues todos tienen anclajes ISOFIX, y que encima se pueden desplazar longitudinalmente (15 cm) para jugar con el espacio total.

Prueba Ford S-MAX

No faltan tampoco las bandejas de tipo avión por detrás de los respaldos de los asientos delanteros (algo que los SUV han perdido), cortinillas en las ventanas o dos tomas de 12 y 230 V muy útiles en la consola. La única pega que yo le pondría es la ubicación del cinturón para la plaza central, que llegando desde el pilar queda un poco en medio, nunca mejor escrito.

Actualmente este Ford S-MAX se vende siempre con siete asientos, aunque se podrían quitar pagando 760 euros. Yo no te lo recomendaría, pues apenas notarás un gran cambio en el volumen del maletero y cuando se abaten quedan bastante planos, como se puede ver en las fotografías. Acceder a ellos requiere de cierta maña y el espacio que ofrecen está más orientado a niños que a adultos.

Prueba Ford S-MAX

Y lo del maletero ya es de matrícula. Si bien es verdad que con todos los asientos colocados apenas te quedarán 185 litros, bajando la tercera fila hay nada menos que 630 litros y eso que en esta zona está ubicada la batería del sistema híbrido. Sus formas son muy rectas, para aprovechar el espacio con la carga de la mejor manera y bajo el piso tiene un pequeño hueco para guardar los triángulos, como en nuestro caso, la luz de emergencia o herramientas. A todo esto hay que sumar que la boca de carga está bastante baja, lo que facilita las maniobras a la hora de meter los distintos objetos.

Prueba Ford S-MAX: consumos que sorprenden

No le puede haber sentado mejor a este Ford S-MAX su paso a la hibridación el pasado año. Como punto de partida hablamos de un modelo que no es muy amigo de la aerodinámica por sus formas exteriores y que en vacío pesa nada menos que 1.900 kg, grandes condicionantes en negativo. Pero…

Prueba Ford S-MAX

Antes de nada hay que recordar que esta mecánica es heredada del Ford Kuga, cuya prueba puedes leer aquí, pues ambos modelos se fabrican en la planta española de Almussafes. Se compone de un bloque de gasolina de cuatro cilindros y 2.5 litros de cubicaje, unido a otro eléctrico para sumar en total 190 CV de potencia combinada.

El resultado final tras una semana, con todo tipo de recorridos, ha sido de 5,4 litros a los 100 km, una cifra que no hacían ni los diésel anteriores. Incluso en algún trayecto favorable a velocidad constante he conseguido que marcara 4,6 litros sin apuros. Además, no creas que la ciudad disparará la cifra considerablemente, pues es ahí donde la hibridación hace su “magia”. Como verás si has pinchado en la prueba del Ford Kuga FHEV, los consumos son muy parecidos.

Prueba Ford S-MAX

Respecto al comportamiento de este Ford S-MAX es un coche que intenta siempre realizar las primeras maniobras desde parado en modo eléctrico, hasta que aguanta la batería de 1,1 kWh. Luego si es verdad que el motor de combustión se deja notar, sobre todo a bajas velocidades como en los entornos urbanos, sensación que desaparece en vías rápidas.

La respuesta del propulsor me pareció muy progresiva, que no perezosa, siendo capaz después de mantener constante la velocidad sin problemas gracias a la cantidad de potencia disponible. Le acompaña una transmisión automática de tipo CVT, con un funcionamiento mucho más refinado que a lo que nos tienen acostumbrados en Toyota.

Prueba Ford S-MAX

Pese a su tamaño, este Ford S-MAX se desenvuelve relativamente bien a la hora de realizar maniobras teniendo en cuenta su tamaño. Aunque ese tacto de la dirección le puede quitar algún punto en cuanto a dinámica en curvas, donde se necesita algo un poco más directo, que sí tiene el Ford Kuga, por ejemplo. La suspensión ofrece un tarado cómodo a los ocupantes pese a ser un poco más deportiva que en el resto de los acabados, que no permite balanceos molestos, pues la puesta a punto del chasis es muy buena y también ayudan las grandes ruedas montadas.

No encontrarás en este Ford S-MAX modos de conducción al uso, pero sí un botón sobre la rueda giratoria del cambio con la letra “L” que aumenta la frenada regenerativa del sistema híbrido. Con ella podrás conseguir mejores consumos en ciudad, ya que en carretera puede ser un poco brusca.

Prueba Ford S-MAX

Prueba Ford S-MAX: ¿qué acabado escoger?

A la hora de comprar este Ford S-MAX tienes cuatro opciones de equipamientos disponibles: Trend, Titanium, ST-Line y Vignale. Empezando por el primero, no es tan básico como suelen ser los de acceso y tiene un precio de partida de 33.878 euros con el que sonrojaría a más de un SUV de tamaño medio con mucho menos espacio interior.

Y a esto tenemos que añadir que los saltos entre los distintos equipamientos son altos. Por ejemplo subir al Titanium serán 2.008 euros más y de este al ST-Line probado 1.670 euros para un total de 37.556 euros. Mi elección estaría entre estos dos y si te lo permite el presupuesto, claramente el segundo por estética, ser más completo tecnológicamente y su comportamiento aplicado por la suspensión deportiva.

Prueba Ford S-MAX

Por encima quedaría el Vignale, por unos 41.652 euros, que envuelve de una gran elegancia al diseño del Ford S-MAX, dotándole de todo el arsenal en cuanto a tecnologías disponible y materiales más sofisticados.

Prueba Ford S-MAX: comparativa frente a Galaxy y Kuga

El Ford S-MAX siempre ha convivido en el concesionario con el Ford Galaxy, otro monovolumen con la misma plataforma y tecnologías. También comparte la misma motorización híbrida, que como nuestro protagonista, actualmente es la única que está disponible a la venta. Tiene un tamaño un poco más grande (5 cm), con la misma anchura y más altura (9 cm), algo que repercute en el interior pues ofrece más espacio para las cabezas en todas las plazas. Solo está disponible con el acabado Titanium, casi 1.000 euros más caro comparado con el S-MAX.

Otra opción a considerar podría ser el Ford Kuga, con una gama mucho más amplia de motorizaciones disponibles. Tecnológicamente es un modelo mucho más avanzado, algo que también notaremos en el apartado dinámico. Pierde claramente en el enfrentamiento en el espacio disponible, tanto para los ocupantes como en un maletero, que en caso del FHEV, se queda en 411 litros. Su precio de partida con el acabado ST-Line y ese motor es de 40.452 euros (con la oferta actual se queda en 34.464 euros).

Prueba Ford S-MAX

Prueba Ford S-MAX: los rivales

Además del citado Ford Galaxy, con el paso de los años el Ford S-MAX se ha quedado sin rivales en el mercado, que claramente ha apostado por los SUV. El único superviviente es el Renault Espace, con un precio inicial de 44.343 euros y dos motores diésel (160 y 190 CV) con etiqueta C. Dinámicamente creo que el francés está un paso por detrás y en su variante de siete asientos ofrece menos maletero que el americano (613 litros).

Fotos Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos

  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos
  • Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos

Comentarios Prueba y opinión del Ford S-MAX: 7 plazas, medidas, precios y consumos

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
    • Este campo es obligatorio.