Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior

Nos ponemos a los mandos del primer eléctrico de Mazda, que hereda el buen comportamiento de los modelos de la firma japonesa. Le comparamos con el CX-30 y sus principales rivales.

Prueba Mazda MX-30

La primera apuesta de Mazda en el mercado de los coches eléctricos es diferente, como suele ser habitual en la marca. Este MX-30 es un SUV de tamaño medio, que en realidad esconde en su interior un vehículo claramente urbano. Y además, sorprende con varias soluciones de diseño para aquellos que les gusta alejarse de lo convencional, manteniendo el buen tacto en la conducción de los modelos de la firma japonesa.

Prueba Mazda MX-30: ojo con las puertas

Se podría decir que este Mazda MX-30 marcó una línea un poco distinta al resto de modelos que existían en la gama cuando se lanzó en 2020. Digamos que se abandonaban sus formas redondeadas para buscar líneas más firmes. Un estilo en su conjunto que más tarde hemos visto en el último Mazda CX-60.

Prueba Mazda MX-30

Pero lo que más llama la atención de este Mazda MX-30 son sus puertas. Los diseñadores japoneses han recurrido a la solución de puertas enfrentadas como tuvo en su momento el Mazda RX-8, que le otorgan originalidad pero que le restan practicidad. Comento esto porque para abrirlas siempre lo tendremos que haber hecho previamente con las delanteras y para meter niños en sus sillas infantiles, sobre todo en la época que van a contramarcha, complican un poco la operación. Y si llevamos a un pasajero detrás, cuando lleguemos al destino tendremos que soltar nuestro cinturón, además de lo antes mencionado, para que pueda salir.

Quizás estemos más ante un coche para una pareja, con ese espacio temporal posterior que te puede resultar útil en alguna ocasión. Porque a todo lo comentado hay que añadir que el espacio para entrar es pequeño (techo bajo, piso alto…) y una vez allí, además de que no hay toma USB, encontraremos un espacio corto de piernas y en altura, con una anchura normal al estilo de un Peugeot e-2008.

Prueba Mazda MX-30

Por el contrario, el dúo delantero disfrutará de un gran espacio para viajar y encontrará un salpicadero de una gran calidad de materiales/ajustes. Mazda sigue exhibiendo un gran nivel en este aspecto y encima aquí lo combina con materiales ecológicos como los plásticos reciclados (puertas), asientos con cuero que no es de origen animal o el corcho procedente del alcornoque. Solo de este último me entra alguna duda más de cómo envejecerá.  

A mayores de esa calidad reflejada, este Mazda MX-30 también dispone su salpicadero de una forma muy ergonómica. Todos los botones y mandos están a mano, con lo que te será muy fácil accionarlos en marcha, a lo que tenemos que sumar una consola central más alta en donde encontramos el mando para manejar la pantalla multimedia. Por debajo hay un hueco para soltar algunos objetos, hallando también dos tomas de USB y otra de 220 V. Solo faltaría un cargador inalámbrico y que el climatizador fuera de dos zonas.

Prueba Mazda MX-30

En el apartado digital este Mazda MX-30 se encuentra un poco por detrás de la competencia y eso que en el eléctrico se incorporaba una nueva pantalla para manejar la climatización. Por ejemplo en el panel de instrumentación solo se modifica la parte central, como si de un ordenador de a bordo se tratara, mientras que a la multimedia ya se la notan los años en cuanto a su interfaz. Esta última no es táctil, para concentrarse en la conducción, pero se maneja muy bien desde la ruleta de la consola central. Un mejor nivel tiene el Head-up Display, que se ve muy bien y que además te avisa del ángulo muerto, algo típico de Mazda pero que no tiene la competencia.

Remataríamos este análisis del Mazda MX-30 con su maletero. Con una boca de carga un poco alta, encontramos 366 litros con un espacio debajo de la bandeja para colocar los cables. Para una pareja es más que suficiente, quedando por debajo de un Peugeot e-2008 (405 l) o un Kia e-Niro (495 l).

Prueba Mazda MX-30

Prueba Mazda MX-30: el mismo carácter de la marca

Me encuentro ya sentado a los mandos de este Mazda MX-30. Los asientos de material ecológico tienen unas buenas posaderas, aptas para todo tipo de tallas, mientras que su agarre es intermedio, ni mucho ni poco. Lo que más me gustó, sobre todo hablando de un SUV, es que se puede bajar bastante la butaca, de ajuste eléctrico incluso para reclinarla. Dado su carácter urbano, puntúa bien en visibilidad en general, siendo solo un poco más comprometido el lateral trasero de ambos lados por la forma del pilar.

Al emprender la marcha no encontraremos el ímpetu de un Peugeot e-2008 o un Hyundai Kona, en este Mazda MX-30 se ha tratado de entregar la potencia de una forma mucho más progresiva. Con esto no quiero decir que el motor de 107 kW (145 CV) no mueva con ligereza el conjunto, ya que puede llegar a las velocidades máximas de cada vía sin problemas.

Prueba Mazda MX-30

Aunque para ello es recomendable “jugar” con los cinco modos de retención disponibles en este Mazda MX-30, que se manejan a través de las levas colocadas detrás del volante. Con la izquierda aumentamos la frenada en dos niveles, pero en el más potente no llegar a detener el coche por completo. Esas dos modalidades son buenas para ciudad, pero en circunvalaciones o carreteras convencionales te aconsejo actuar sobre la derecha y así liberar al motor para circular con más agilidad.

En cuanto al tacto del Mazda MX-30 no se puede negar que han conseguido transmitir la esencia de los otros modelos de la gama. La dirección es rápida y precisa en todo momento, acompañada por unas suspensiones que ofrecen un buen compromiso entre firmeza y comodidad. Incluso los frenos no son gomosos como pasa en otros modelos eléctricos.

Prueba Mazda MX-30

Es una pena que no tenga más autonomía para poder plantearse viajes más largos de una forma cómoda, porque su pisada en carreteras de curvas es muy buena. Mucha culpa la tiene el sistema G-Vectoring Control Plus o control de par entre ruedas, que te ayudará a conseguir un paso por los virajes más rápido y seguro. Todo ello aderezado con un sonido de un motor de combustión (Mazda Sound Concept lo llaman), que si bien no se puede desconectar, es tan suave que a poco que subas la radio o mantengas una conversación pasará desapercibido.

Prueba Mazda MX-30: consumos y proceso de carga

Una de las claves que marca lo urbanita que es este Mazda MX-30 es la capacidad de su batería. Con 35,5 kWh disponibles ha sido capaz de homologar una autonomía de 200 km, un poco limitada si queremos plantearnos un viaje un poco más largo. Pero esto es algo que en la marca no esconden y justifican esta decisión en que así consiguieron un coche más ágil al tener menos peso.

Prueba Mazda MX-30

Durante el tiempo que he probado este Mazda MX-30 yo me he movido en unos consumos por encima de los 14 kW, aunque realizando un recorrido totalmente urbano me he acercado a 10 kW con facilidad. También te comento que así que la carretera exige un poco más al coche, el ordenador de a bordo se me fue por encima de los 18 kW. Al final conseguir realizar autonomías de unos 170 km, a veces por encima y otras por debajo.

A la hora de cargarlo, este Mazda MX-30 se puede cargar a un máximo de 11 kW en corriente alterna, mientras que en continua podemos subir hasta los 50 kW. Yo para esta prueba utilicé un enchufe doméstico, que desde el 9 % tardó 12:20 horas en rellenar la batería, mientras que en una toma pública de 22 kW, desde un porcentaje similar, tardó 5 horas.

Prueba Mazda MX-30

Prueba Mazda MX-30: comparativa con el CX-30

Los Mazda MX-30 y Mazda CX-30 son modelos muy similares en cuanto a su carrocería. Ambos son SUV de tamaño medio, que prácticamente solo difieren en la altura con 3 cm a favor de nuestro protagonista. Eso sí, como es evidente, el segundo es mucho más práctico al contar con puertas convencionales, más espacio interior en las plazas traseras y un maletero más capaz.

Luego encontraremos el gran diferencial de precios entre ambos. Por lo que cuesta de partida este Mazda MX-30 (36.580 euros) nos podríamos comprar un Mazda CX-30 con su acabado más alto Zenit y el motor microhíbrido (etiqueta ECO) de 186 CV que cuesta 34.886 euros. Y nos olvidaríamos un poco de autonomías y cargas.

Prueba Mazda MX-30

Prueba Mazda MX-30: sus rivales

Creo que tanto Mazda como Peugeot son dos marcas que por materiales utilizados se quedan en un punto intermedio entre los generalistas y los premium. Aunque en este MX-30 creo que está un poco por encima del e-2008 en este aspecto. También se impone en dinámica, sobre todo en lo que concierte al tacto del freno, y en la ergonomía del puesto de conducción. El francés es un poco más amplio y ofrece un mayor rango de autonomía. De precios están muy parecidos, ya que este último cuesta 36.020 euros de partida.

No me gustaría quedarme solo en esa posibilidad y te ofrezco otras tres más. Dado el carácter casi premium, nuestro protagonista no desentona frente a un Lexus UX 300e, con los mismos problemas de espacio debido al diseño, o el Volvo XC40 Recharge. Pero en ambos casos con un coste considerablemente mayor, con 48.500 euros para el japonés y 44.000 euros para el sueco de partida. A estos sumo a mayores el nuevo Kia e-Niro (40.900 euros), que pronto tendremos de prueba.

Fotos Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior

  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior
  • Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior

Comentarios Prueba y opinión del Mazda MX-30: autonomía, precio y análisis del interior

  •  
    Avatar de jose lopez.
    jose lopez 21/09/2022 11:32:07

    UTILITARIOS POBRE AUTONOMIA Y CARGA PARA CIUDAD QUE LLEGAN A 4,30m plazas 5 apretadas

  •  
    Avatar de J. Carlos.
    J. Carlos 22/09/2022 03:26:42

    Buenos días:
    En el artículo decís que tiene una sola toma USB y una toma 220V, pero en la foto que adjuntais se obervan dos tomas USB más la toma de 220V.
    Saludos.

  •  
    Avatar de Luis Carlos Cáceres.
    Luis Carlos Cáceres, 29/09/2022 16:47:37

    Soy de letras J. Carlos, no me lo tengas en cuenta. Gracias por el aviso. Saludos

  •  
    Avatar de J. Carlos.
    J. Carlos 29/09/2022 17:01:23

    Ok, Luis Carlos. Ya he visto que habéis hecho la oportuna corrección en el artículo y ahora ya está bien, por lo que si quereís podeis borrar los mensajes que aluden a este asunto.
    Gracias y un saludo.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
    • Este campo es obligatorio.