Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas

Es el SUV más representativo de Opel, cargado de tecnología y con el último diseño de la marca. Analizamos el Hybrid4 y el resto de su gama.

Prueba Opel Grandland

En un momento en el que el Opel Insignia ha desaparecido de la oferta (sin sustituto anunciado por ahora), tanto el Opel Astra como el Opel Grandland se han convertido en los baluartes de la marca alemana. Aquí probamos precisamente al SUV, renovado el pasado año, en una de sus dos versiones híbridas enchufables.

Prueba Opel Grandland: el nuevo diseño Vizor

A las marcas le gusta mucho poner nombres específicos para sus estilos de diseño. En los últimos Opel este se denomina Vizor. A mí sinceramente en este Opel Grandland me da una sensación de que el coche sea más pequeño, aunque sus cotas no han cambiado. Lo que está claro que es la parte más diferenciada respecto al modelo lanzado en 2017, ya que la zaga es bastante continuista.

Prueba Opel Grandland

Más cambiado esta el puesto de mando de este Opel Grandland. Al anterior se le podía criticar que le faltaba un punto más moderno, todo lo contrario de este nuevo diseño en donde aparece el “Pure Panel”. Se trata de la unión mediante una pieza en negro piano de un panel de instrumentación digital, siempre de serie, con una pantalla multimedia que puede variar entre las 7 y las 10 pulgadas (la que ves en las fotografías). Eso sí, está un poco por debajo en nivel comparado con el del Opel Astra, ya que las vistas de la instrumentación son lentas en el cambio y la central no termina de aprovechar toda su superficie para mostrar la información, además de tener una cámara trasera de una calidad mejorable. A esto sumamos un navegador, que para mi gusto, es un poco oscuro en ambas pantallas.

Pese a estos detalles creo que el salpicadero de este Opel Grandland ha mejorado en presencia, conservando una disposición ordenada del resto de elementos como puede ser el volante o la consola central. Sobre sus materiales, encontraremos una combinación de plásticos duros y blandos habitual en esta categoría, con ajustes aceptables. Y me gustó el detalle de “esconder” el cargador inalámbrico en el reposabrazos, así no tenemos la tentación de mirar el móvil.

Prueba Opel Grandland

Al contar nuestra unidad de pruebas con el acabado Ultimate, el más alto de los ofrecidos en el Opel Grandland, sus asientos eran los mejores que podemos encontrar para el SUV alemán. Como viene siendo habitual en la marca en los últimos años cuentan con certificación AGR (sus ajustes están pensados para todo tipo de tallas), ofreciendo un mullido muy cómodo para realizar grandes viajes, además de contar con ajuste eléctrico, calefacción y ventilación.

Lo que no cambia en este Opel Grandland es su buen nivel en habitabilidad. Ya no me refiero a las plazas delanteras, sino también a unas posteriores que tienen un buen acceso gracias a una amplia apertura de la puerta. En sus medidas, el SUV alemán se encuentra entre los mejores de su categoría en anchura y altura, perdiendo un poco en el espacio para las piernas, sin que llegue a ser este corto o incómodo. Para el ocupante de la plaza central encontraremos un túnel plano, pero su mullido es un tanto duro. Y no falta una toma USB más otra de 220 V.

Prueba Opel Grandland

Y con esto llegamos al maletero, el cual tiene dos caras según la motorización escogida. Con los motores diésel o gasolina se queda en 514 litros, una medida que de nuevo le coloca en la parte alta del segmento. Pero en el caso de las variantes híbridas enchufables, como es nuestro caso, la capacidad desciende hasta los 390 litros y es aquí donde se encuentra por debajo de la mayoría de su competencia. Aún así, tiene unas formas muy cuadradas y me gustó el detalle de que debajo de la bandeja hay unos espacios para guardar los cables.

Prueba Opel Grandland: a los mandos del híbrido enchufable

La gama actual del Opel Grandland está muy distanciada en potencias. Por un lado tenemos los motores gasolina y diésel con 130 CV, sin ningún tipo de electrificación, y por otro las potentes mecánicas híbridas enchufables con 225 ó 300 CV, esta última la que equipaba nuestra unidad de pruebas.

Prueba Opel Grandland

Como solemos indicar en este tipo de motorizaciones es muy distinto el comportamiento cuando tenemos batería a cuando circulamos con ella “vacía” (lo pongo así porque nunca llega a descargarse del todo). En el primer caso la homologación nos dice que podríamos circular 59 kilómetros, aunque yo me he movido un poco por encima de los 40 kilómetros, con un recorrido totalmente urbano claramente. Llegados a la segunda situación planteada, a velocidades constantes, es un coche que se mueve entre los 6,5 y los 7 litros (mi media fue 6,7). Pero ya te aviso que es bastante sensible al acelerador, por lo que a poco que seamos un poco más bruscos enseguida penalizará el gasto de combustible, y que su depósito de combustible no es muy grande (42 litros), siendo otro de los afectados por hacer hueco a la batería y dejando la autonomía algo baja.

Sea como fuere, más teniendo en cuenta la potencia disponible, este Hybrid4 mueve con mucha suficiencia al Opel Grandland, independientemente de la carga de la batería. Más que nada hablamos de un coche que llega a los 100 km/h en 6,1 segundos. Esta capacidad se ve reflejada en el panel de instrumentación, ya que lo normal es rodar casi siempre en la zona “Eco” del marcador izquierdo.

Prueba Opel Grandland

Al contar con dos motores eléctricos, cada uno trabajando sobre un eje, este Opel Grandland Hybrid4 es el único de la gama en contar con tracción total. Por ello, en los modos de conducción aparece la opción del AWD, aunque por ángulos, altura libre al suelo y neumáticos de serie, no hablamos de un SUV que pueda circular alegremente fuera del asfalto. Eso sí, en condiciones adversas siempre nos aportará un plus de seguridad.

Dentro de esos modos de conducción disponibles para el Opel Grandland me sorprendió que no hubiera un “Eco”, para ahorrar en consumos. Tendremos por tanto, además del AWD anterior, los Electric, para forzar circular con electricidad, Hybrid, el más equilibrado, así como el prestacional Sport, que es donde se saca todo el rendimiento de esta mecánica y que te dejará sorprendido. A esto podemos sumar la opción B que se activa desde el pomo del cambio. Con ella aumentaremos la retención, pero no la recomiendo circulando fuera de la ciudad ya que para bastante el coche.

Prueba Opel Grandland

Centrándonos en el comportamiento de este Opel Grandland, circulando en modo eléctrico veremos como se enciende una luz azul por debajo del retrovisor, por si en algún momento las autoridades lo exigen en zonas de bajas emisiones. Aquí el motor que predomina es el trasero, que tiene un poco más de potencia que el delantero. Ese silencio de marcha que encontraremos en estas situaciones, casi se llega a replicar cuando el motor de combustión entra en funcionamiento, siendo el aislamiento interior una de las mejores facetas del SUV alemán.

El cambio automático de ocho velocidades del Opel Grandland me pareció muy suave en sus transiciones, tanto cuando funcionaba solo como cuando actuaba sobre él de forma manual gracias a las levas que tiene detrás del volante. Siguiendo esa estela, la dirección es un tanto esponjosa, con mucha vuelta y la suspensión prima el confort, balanceando en ciertas curvas un poco el coche. A lo que hay que cogerle el punto es a los frenos, ya que como tienen la regeneración no tienen el mismo tacto que las variantes de combustión.

Prueba Opel Grandland

Prueba Opel Grandland: cargando la batería

La tapa de la toma de carga de este Opel Grandland se sitúa en la aleta trasera izquierda, dejando el otro lado para la de gasolina. Permite la programación de la misma, en la búsqueda de tarifas más económicas, gracias a la utilización de la aplicación MyOpel, aunque también podremos realizar esta misma operación desde la pantalla multimedia.

Como se puede apreciar en las fotografías, este Opel Grandland Hybrid4 tiene una toma mennekes convencional y de serie su cargador es de 3,3 kW de potencia. En caso de necesitar más, se ofrece como opción por 385 euros otro que aumenta hasta los 6,6 kW, que yo veo bastante recomendable por el precio que tiene.

Prueba Opel Grandland

Yo para esta prueba cargue el coche con un enchufe doméstico utilizando el cable que viene de serie con el Opel Grandland. Teniendo en cuenta que al comienzo de la operación la batería estaba descargada, tardé 8 horas y 50 minutos en llegar al 100 %. Aunque con un wallbox podríamos llegar a bajar esta cifra hasta dos horas, según datos de la marca.

Prueba Opel Grandland: ¿qué motor y equipamiento elegir?

Ya comentaba antes que la gama del Opel Grandland está muy separada entre sí por potencia, algo que se termina reflejando también en el precio. Por tanto, lo más justo para analizar la oferta es diferenciar las opciones de combustión por un lado y las híbridas enchufables por otro, ya que la diferencia a igualdad de equipamiento es de 11.788 euros (gasolina 130 frente a Hybrid 225 con el Business Edition).

Prueba Opel Grandland

Empezando por las dos versiones más económicas, creo que en este caso es más recomendable el 1.2 gasolina de 130 CV (31.413 euros). Bien es verdad que su desempeño, sobre todo con el coche cargado, no llega al nivel del 1.5TD, pero teniendo en cuenta que repostar diésel ya es más caro, que solo se ofrece con cambio automático y que su precio es 3.700 euros más caro, hace que la balanza se decante por el anterior.

De aquí saltamos a los híbridos enchufables. Me ha encantado el desempeño del Hybrid4 con su excelsa potencia y el extra de seguridad que aporta la tracción total, pero creo que con el Hybrid tendremos ya un buen coche. Está disponible con los tres acabados y te ahorrarás nada menos que 5.500 euros.

Prueba Opel Grandland

Respecto a los equipamientos, el punto de partida para mí siempre sería el GS Line. La diferencia con el de acceso Business Edition es de apenas 1.500 euros (1.000 en el caso de los PHEV) sumando elementos como los sensores de aparcamiento o la cámara trasera, además de algunas piezas estéticas. El salto al más completo Ultimate es mucho mayor, ya que hablamos de 3.600 euros respecto al GS Line, pero en los “enchufados” esta diferencia baja a 2.800 euros.  

Prueba Opel Grandland: los rivales en casa

Los primeros rivales que se nos vienen a la cabeza para este Opel Grandland híbrido enchufable son aquellos con los que comparte plataforma y motores. Podríamos decir que nuestro protagonista marca un punto intermedio dinámicamente hablando entre el más ágil Peugeot 3008 y el más confortable Citroën C5 Aircross. De la misma manera se colocan en cuanto a precios de partida, empezando por los 40.730 euros del Citroën, luego los 43.201 € del Opel y terminando con los 45.730 euros del Peugeot.

Prueba Opel Grandland

Otras dos alternativas a nuestro protagonista serían los modelos del Grupo Hyundai. Más grandes en tamaño, algo que se traslada luego a la habitabilidad, solo tienen una mecánica híbrida enchufable con 265 CV de potencia y una autonomía eléctrica parecida. Sus precios son bastante parejos ya que el Hyundai Tucson son 43.500 euros (actualmente tiene una promoción que baja a 35.990 euros) y el Kia Sportage 43.900 euros.

Para que tengas todavía más opciones te voy a dar otros dos nombres finalmente cuyas pruebas puedes leer más abajo. Uno es el Ford Kuga con una mecánica de 225 CV cuyo precio es de 44.402 euros y otro es el Toyota RAV4 Plug-in de 306 CV con un coste de 52.450 euros.

Fotos Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas

  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas
  • Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas

Comentarios Prueba y opinión del Opel Grandland: precio, maletero y sus versiones híbridas

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
    • Este campo es obligatorio.