Prueba, opinión y precio del Hyundai Tucson HEV: la variante híbrida al detalle

Analizamos si la versión híbrida es la más recomendable del Hyundai Tucson, que está siendo un gran éxito en ventas.

Prueba Hyundai Tucson HEV

La cuarta generación del Hyundai Tucson está siendo un auténtico éxito en nuestro país. Como prueba tenemos los datos de matriculaciones de 2021, donde el SUV coreano ostenta la segunda posición solo por detrás del SEAT Arona. Aquí analizaremos su variante híbrida sin enchufe, que a la vez del resto de versiones, también está cosechando buenas cifras en su categoría (tercera el mes pasado y quinta en el acumulado del año).

Prueba Hyundai Tucson HEV: diseño rompedor

El salto de este Hyundai Tucson respecto al anterior en diseño fue muy grande. Los creadores coreanos apostaron por una estética completamente diferente y el resultado no ha podido ser mejor. En una primera vista previa del coche impresionan el efecto de sus luces entrelazándose con la parrilla, las formas angulosas de sus puertas que ensanchan y destacan a su vez los pasos de rueda o el pilar C cromado que se subraya la terminación de las lunetas laterales. Y si la parte delantera me parece original, la trasera no se queda atrás.

Prueba Hyundai Tucson HEV

Sé que el diseño es un aspecto muy subjetivo de cada persona, pero las cifras están demostrando que la imagen de este Hyundai Tucson está calando. Más con este acabado Style, el único disponible con el híbrido que tiene tracción total, que viste con sus mejores galas al SUV y que en el caso de mi unidad de pruebas estaba acompañado por el color de la carrocería “Engine Red”, el único si coste en el catálogo de los nueve disponibles, y por unas llamativas llantas de 19 pulgadas.

Y si todavía le quieres aportar un toque todavía más deportivo, a lo largo de este verano empezará a ofertarse con el acabado N Line (arriba tienes un enlace con fotos) para este Hyundai Tucson HEV, que ya estuvo disponible en la generación anterior o en otros modelos de la firma asiática como el Hyundai i30.

Prueba Hyundai Tucson HEV

Prueba Hyundai Tucson HEV: análisis del interior

Ningún vestigio del salpicadero de su predecesor queda en este Hyundai Tucson. Como vemos en las fotografías se ha optado por un diseño simétrico, que diferencia de una manera bastante clara a ambos pasajeros. Su forma da la sensación como de querer separarse de ti, lo que a la postre da una impresión de mayor amplitud.

Dentro de este estema del Hyundai Tucson me pareció curioso como se ha resuelto la colocación de la pantalla que hace las veces de panel de instrumentación. En vez de ser envuelta por una carcasa se ha dejado en modo flotante, lo que provoca unos huecos a su alrededor en donde la suciedad se almacenará con el tiempo. Su interfaz cambia de color según el modo de conducción escogido (Eco o Sport) y se puede modificar la información que aparece en la parte central.

Prueba Hyundai Tucson HEV

Siguiendo con esta pantalla me gustó mucho el funcionamiento del “Blind Spot View Monitor”. Ese nombre la verdad que no dice mucho, pero te explico como es. Al dar un intermitente se cambia la esfera de ese lado por una imagen de lateral del vehículo que te ayuda a cambiar de carril con total seguridad. Sin duda es una evolución respecto a los avisos de ángulo muerto que se ven ya en muchos coches.

Para el volante se ha optado por un aro con cuatro radios, en los que los dos de abajo me parecieron cómodos para descansar las manos en largos viajes. Detrás se esconden unas levas de metal para actuar sobre el cambio y los botones me parecieron de calidad. Hablando de estos, son la solución aplicada para el cambio automático en vez de un pomo convencional como ya se hizo anteriormente en el Hyundai Kona EV. La pena es que aún con este diseño no se haya habilitado un hueco por debajo (hay unos pequeños a ambos lados), como pasa en otros modelos.

Prueba Hyundai Tucson HEV

Repasando un poco lo que podemos encontrar alrededor del puesto de conducción, os puedo asegurar que los materiales y acabados que presenta este Hyundai Tucson están por encima de los ofrecidos por el Hyundai i30. Se acompañan de unos asientos cómodos, con buen agarre, aunque quizás con una posición algo elevada para mi gusto (no se puede bajar mucho la butaca). En este acabado Style tienen calefacción (también en los traseros) y ventilación.

No me olvido de la pantalla multimedia, que en su caso sí está integrada en el salpicadero. Con un tamaño de 10,2 pulgadas es bastante grande, con una apariencia bastante moderna, aunque quizás algunas funciones se han escondido bastante en submenús (mostrar la lista de las radios por ejemplo). En ella podemos ver las cámaras de aparcamiento, de buena nitidez y que muestran una imagen a vista de pájaro muy útil. Por debajo, integrado en un panel acabado en “piano black” encontraremos los accesos directos o la calefacción con el característico botón de Hyundai “Driver only” (solo sale aire para el conductor) y el nuevo “diffuse”, que ofrece corrientes más suaves de aire.

Prueba Hyundai Tucson HEV

Paso a la zona trasera en donde este Hyundai Tucson ofrece un buen espacio para sus ocupantes. Con el metro en la mano, en el espacio para las piernas del SUV coreano es de los mejores de su categoría, apenas superado por el Honda CR-V, ofreciendo también una buena medida en altura. Solo es en la anchura donde se queda en un punto medio dentro de su segmento. Otros aspectos a tener en cuenta es que el respaldo se puede mover para ganar espacio de carga, en la plaza del medio es fácil que los pies choquen con la consola central, mientras que se han colocado unos botones en el lateral del asiento del copiloto para mover esa butaca.

Y terminamos el análisis del interior con el punto estrella de este Hyundai Tucson, el maletero. Con 620 litros se ha convertido en la referencia entre los SUV medianos, aunque hay que indicar que su capacidad varía según la motorización escogida. Ese dato corresponde a un gasolina sin microhibridación, siendo de 616 litros, que siguen siendo excelentes, para nuestro híbrido sin enchufe. Me gustó que debajo de la bandeja se hayan habilitado una serie de huecos para ordenar chalecos, triángulos y demás.

Prueba Hyundai Tucson HEV

Prueba Hyundai Tucson HEV: cómo va

El inicio de la marcha de este Hyundai Tucson HEV destaca por su suavidad, alejándose un poco de ese brío que suelen tener los híbridos. Pero todo esto cambia cuando empezamos a coger velocidad. La unidad de potencia del SUV ofrece sus 230 CV de potencia de una forma enérgica, por lo que si buscabas un coche progresivo tendrás que elegir otro modelo.

Lo primero que me llama la atención de este Hyundai Tucson HEV es que no tiene un modo de conducción intermedio. O apuestas por el gasto comedido y la eficiencia con el ECO o te decantas por las prestaciones que ofrece el Sport. Y puestos a olvidar tampoco tenemos para forzar la marcha solo en eléctrico (aunque he llegado a rodar a 120 km/h de esta manera) o para aplicar más retención.

Prueba Hyundai Tucson HEV

Pese a este pequeño apunte, el Hyundai Tucson HEV presume de una dinámica bastante buena, de los mejores de su categoría, entre la que destaca la suspensión (variable en este acabado Style) por su comodidad, capacidad de absorción de todas las irregularidad que te puedes encontrar en el asfalto y ausencia casi total de balanceos. Con el modo Sport se endurecen un poco, sin ser molestas, al igual que pasa con la dirección. También es un coche que destaca por su aislamiento interior, muy conseguido la verdad.

El tacto de freno tiene una configuración especial. Es como si en este Hyundai Tucson HEV se le hubieran aplicado tres etapas, con una primera en la que el coche frena normal, la segunda que parece que no lo hace (está regenerando energía) y la tercera en donde se produce una mordida enérgica.

Prueba Hyundai Tucson HEV

Nuestra unidad de pruebas contaba con la tracción total (se puede escoger con delantera y te ahorras 3.800 euros) en la que se incorporan los modos todoterreno “snow”, “mud” o “sand”, así como el control de descenso de pendientes. La altura libre al suelo es de 17 cm, por lo que tampoco podremos darnos muchas alegrías fuera del asfalto.

Nos quedaría hablar los consumos. Durante la semana que estuve con este Hyundai Tucson HEV el ordenador de a bordo registró 6,7 litros, cifra bastante positiva teniendo en cuenta la potencia disponible. Desgranándolo un poco, se podría afirmar que en ciudad gracias al aporte eléctrico se puede quedar ligeramente por encima de los 8 litros, mientras que en carretera serían dos menos.

Prueba Hyundai Tucson HEV

Prueba Hyundai Tucson HEV: ¿es el mejor motor y equipamiento?

Este actual Hyundai Tucson ofrece una gran oferta mecánica que va desde los convencionales gasolina o diésel, con y sin hibridación ligera, a los híbridos con y sin enchufe. De las siete posibilidades disponibles yo solo habría una que descartaría sin dudarlo, el 1.6 CRDi de 115 CV creo que se podría quedar algo corto y no ofrece posibilidad de equipar ni transmisión manual ni el 4x4.

Ahora comparando nuestro Hyundai Tucson HEV (48.675 €), a igualdad de equipamiento, tanto con los de gasolina de 150 ó 180 CV como con el otro diésel de 136 CV, nuestro protagonista sale victorioso. Lo explico. Frente al primero, cuyo acabado más alto es el Tecno Sky, no llega a los 2.000 euros de diferencia, frente al segundo con el Style son menos de 3.000 € y con el último, de nuevo con Style, hablamos de 250 euros más. Creo que son diferencias más que justificadas por la potencia y el rendimiento obtenido, aunque entendería que tampoco se necesitara tanta.

Prueba Hyundai Tucson HEV

Respecto al híbrido enchufable, nuestro protagonista es 2.025 euros más económico. De nuevo vuelve a ser una diferencia aceptable, aumenta la potencia a 265 CV y encima permite recargar la batería con cable ofreciendo una autonomía mayor en modo eléctrico, pero ya estamos hablando de un coche que supera los 50.000 euros.

En cuanto a los equipamientos, si compras un Hyundai Tucson HEV como este de las fotografías con tracción total no podrás escoger, ya que siempre está asociado al equipamiento más alto denominado Style. Con el de tracción delantera se abre el abanico con los Maxx y Tecno. El salto entre ellos es de 4.000 euros, por lo que aún recomendando el Tecno, tampoco estaría nada mal el Maxx.

Prueba Hyundai Tucson HEV

Prueba Hyundai Tucson HEV: los rivales

En la categoría de los SUV medianos con un motor híbrido sin enchufe, porque si incluimos los microhíbridos la lista aumenta considerablemente, hay cuatro alternativas a nuestro Hyundai Tucson HEV. Todas ellas coinciden en algo, son más económicas y cuentan con una potencia más baja que el modelo que estamos analizando.

Como primer objetivo claro podríamos marcar al Toyota RAV4, el que le quita actualmente el puesto más alto en ventas híbridas a nuestro Hyundai Tucson HEV. La motorización del japonés es más progresiva (su potencia es apenas 8 CV menor), pero su cambio provoca algo más de ruido en marcha. Mejora los consumos en ciudad, pero es peor en vías rápidas, donde también pierde en dinámica por sus suspensiones. Precio con su equipamiento más alto: 42.675 euros.

Prueba Hyundai Tucson HEV

Otra opción más que interesante es el Ford Kuga, que al igual que el Hyundai Tucson, con su última renovación pasó a ofrecer un amplio abanico de mecánicas. Concretando en la híbrida es 40 CV menos potente, algo que se nota en las prestaciones. De una dinámica parecida, el interior me parece algo más anticuado respecto al que estamos analizando aquí. Precio con el equipamiento más alto: 41.301 euros.

De nuevo volvemos a tierras asiáticas para presentar al siguiente rival del Hyundai Tucson HEV. Hablamos del Honda CR-V Hybrid, cuya concepción mecánica es diferente ya que da más importancia al motor eléctrico. La potencia es menor al contar con 184 CV y encima es más progresivo en su entrega, por lo que parece más perezoso. Tiene un peor aislamiento, ajuste en la regeneración de la frenada y unos consumos parecidos en carretera. Su precio con el equipamiento más alto es de 46.100 euros.

Prueba Hyundai Tucson HEV

La última alternativa sería el Subaru Forester. El SUV japonés es mucho mejor fuera del asfalto y cuenta con un precio mucho menor de 38.850 euros, obvio si tenemos en cuenta que solo dispone de 150 CV. En su contra está el funcionamiento menos refinado de su cambio automático Lineartronic y unos consumos notablemente más altos.

Fotos Prueba, opinión y precio del Hyundai Tucson HEV: la variante híbrida al detalle

Comentarios Prueba, opinión y precio del Hyundai Tucson HEV: la variante híbrida al detalle

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"