Prueba y opinión Range Rover Evoque P300e PHEV: precio y autonomía del sistema híbrido

La variante híbrida enchufable es la más potente y rápida del Evoque. Analizamos cuando merece la pena y sus peculiaridades.

Prueba Range Rover Evoque PHEV

Con la renovación del Range Rover Evoque, prácticamente toda su gama dejó atrás la etiqueta C para pasarse a la ECO o la 0 emisiones, nuestra protagonista de la prueba de hoy. Y es que actualmente el este segmento de SUV premium de tamaño medio se ha llenado de variantes híbridas enchufables como la que aquí analizamos.

El lanzamiento del primer Range Rover Evoque fue un auténtico éxito para la firma británica y por ello en su segunda generación, lanzada en 2019, se decidió aplicar un diseño continuista pero con ciertas reminiscencias al Range Rover Velar, el otro SUV que había acaparado todos los focos en esta marca.

Prueba Range Rover Evoque PHEV

Comparando esta versión híbrida enchufable con el resto de la gama del Range Rover Evoque no encontrarás cambios sustanciales. La toma de carga, por ejemplo, se ha colocado al lado izquierdo del vehículo (aleta trasera), mientras que el difusor trasero destaca por la total ausencia de salidas de escape, pese a que la tiene.

El ambiente premium invade el interior del Range Rover Evoque PHEV. El puesto de mando me pareció que está muy bien terminado, con materiales y ajustes de un gran nivel. Y su estilo, como pasaba con el exterior, de nuevo vuelve a coger reminiscencias del Range Rover Velar, sobre todo si equipa la doble pantalla en la zona central (Touch Pro Duo) que cuesta 518 euros.

Prueba Range Rover Evoque PHEV

Siguiendo un poco la filosofía ecológica de este modelo, se ha tapizado el interior con materiales sostenibles, aunque yo no soy muy amigo de los acabados en tonos claros (Natural Grey Ash se llama este) porque son más difíciles de mantener limpios. Los asientos son bastante cómodos, de esos con los que disfrutas devorando kilómetros, y pese a ser un SUV, no están muy altos ya que el ajuste permite bajar bastante la butaca.

En el apartado digital tenemos que poner buena nota a este Range Rover Evoque PHEV. La resolución de las tres pantallas me ha gustado, contando todas con gráficos bastante modernos. Como pasa con los modelos de Land Rover y Jaguar, el panel de instrumentación digital tiene muchos submenús, por lo que recomiendo configurarlo antes de emprender la marcha. Sobre la Pivi Pro, hay que señalar la mejora en los reflejos producidos por el sol y que ahora tiene un manejo más rápido y simple. Y no puedo olvidarme de los botones hápticos del volante, en buena posición, con un tacto agradable y que cambian su función en algunas situaciones para ofrecer un resultado más limpio.

Prueba Range Rover Evoque PHEV

Mirando hacia atrás, el Range Rover Evoque nunca ha sido uno de los SUV más amplios de su categoría, y tras la renovación en la que apenas se modificaron sus cotas tampoco ha cambiado mucho. Lo bueno es que los ingenieros han conseguido que no se pierda ni un centímetro de espacio al incorporar el sistema híbrido ni en las plazas traseras, ni en el maletero que se mantiene con 472 litros.

Prueba Range Rover Evoque P300e PHEV: el sistema híbrido

Para esta primera variante híbrida enchufable de la historia del Range Rover Evoque se ha elegido un esquema formado por un motor de combustión 1.5 de gasolina con 200 CV, que funciona en conjunción con un eléctrico de 80 kW para ofrecer una potencia combinada de 309 CV. Esto le convierte en la opción más potente de la gama, por encima del P300 (que tiene un cilindro más), al que saca apenas 9 caballos, dos décimas en el 0-100 km/h (es de 6,4 segundos), perdiendo en la velocidad máxima.

Prueba Range Rover Evoque PHEV

La encargada de dirigir esta unidad de potencia del Range Rover Evoque PHEV es una transmisión automática de ocho velocidades. Es la misma que se ofrece en otros motores de tres cilindros de la gama, ya que el resto cuentan con nueve relaciones. Ante la ausencia de levas en el volante, solo se puede actuar sobre ella accionando el pomo de la consola central.

Respecto a la batería, en este Range Rover Evoque PHEV dispondremos de una de 15 kWh de capacidad, colocada bajo los asientos traseros, que permite cargas máximas de 7 kW con corriente alterna y de 32 kW, con continua. Yo la cargué en un poste público de 22 kW y para rellenarla tarde casi 5 horas, ofreciendo al finalizar una autonomía de 50 km (este coche ha homologado 66).  

Prueba Range Rover Evoque PHEV

Como suele ser habitual en este tipo de modelos, el Range Rover Evoque PHEV cuenta con tres modos de conducción híbridos. Traducidos al español, esto sí que no es común, tenemos el “Híbrido”, con el que arranca el coche y que combina según nuestras exigencias el funcionamiento de ambos motores, el “VE”, para circular solo con electricidad, o el “Ahorrar”, donde solo está activo el motor de combustión para guardar la energía eléctrica.

Prueba Range Rover Evoque P300e PHEV: en marcha

Salgo del garaje y encuentro una primera pega. Esas manetas de las puertas del Range Rover Evoque, que quedan muy modernas, no se esconden en la carrocería hasta que no alcanzas cierta velocidad. Por ello en sitios estrechos hay que tener cuidado de no golpearlas con ningún objeto saliente.

Prueba Range Rover Evoque PHEV

Tras una primera fase circulando con la electricidad, el motor de combustión del Range Rover Evoque PHEV entra en funcionamiento y se deja notar su presencia. El traqueteo de los tres cilindros no es un sonido habitual en la marca, que se ha movido en su historia con propulsores de seis o más, pero se va atenuando a medida que cogemos velocidad ayudado por un buen aislamiento del habitáculo.

El conjunto mecánico mueve muy bien al Range Rover Evoque PHEV, con una gran explosividad cuando circulamos entre las 3.000 y las 4.000 rpm. Pero en su debe está que es algo “comilón”. Circulando ya sin carga de batería me he movido en unos 8 litros en carretera, superando fácilmente los 10 en ciudad, mientras que con electricidad depende mucho del cuidado tengas con el acelerador. Algo de culpa la tiene la masa total de conjunto, que con 2.157 kg, es la mayor de toda la gama y superior a su competencia.  

Prueba Range Rover Evoque PHEV

Además de los modos de conducción híbridos antes mencionados, el Range Rover Evoque PHEV también tiene un modo Sport muy “picante”. Con el puesto, el SUV inglés se convierte en un auténtico tiro, demostrando las buenas cifras de prestaciones que antes comentaba. La dirección acompaña en esta situación, siendo precisa, aunque no puedo decir lo mismo de las suspensiones, más orientadas al confort que a la dinámica.

Fuera del asfalto, el Range Rover Evoque PHEV mantiene la buena nota de sus hermanos de gama. Para empezar, dispone de 21 cm de altura libre al suelo que lo convierte en una de las referencias entre sus competidores. Y los ángulos de todoterreno los mantiene, a excepción del ventral que baja de 20,7 a 19,5 grados. Gracias al sistema “Terrain Response 2”, la electrónica te ayudará con las dificultades del terreno y me gustó mucho la cámara delantera que nos hace desaparecer el capó para no comernos ninguna piedra traicionera.

Prueba Range Rover Evoque PHEV

Prueba Range Rover Evoque P300e PHEV: razones para comprar el híbrido enchufable

La elección de este Range Rover Evoque PHEV yo la veo para clientes que necesiten por motivos de restricciones la etiqueta 0 emisiones o que acumulen una gran cantidad de kilómetros en ciudad, ya que la autonomía es buena para realizar varios desplazamientos por las urbes solo consumiendo electricidad.

En el lado contrario está el precio, que como era de esperar es superior, pero justificable si tenemos en cuenta la potencia disponible. Incluso, con el paquete R Dynamic el coste es mucho menor que el P300, convirtiéndolo en una opción muy recomendable.

Prueba Range Rover Evoque PHEV

Prueba Range Rover Evoque P300e PHEV: los rivales

El precio de partida de nuestro Range Rover Evoque PHEV es de 62.200 euros (nuestra unidad de pruebas subía hasta 66.600 € con lo que equipaba). Teniendo en cuenta el tamaño me salen hasta ocho competidores, aunque algunos repiten ya que solo se trata de carrocerías diferentes siendo el coche la misma base (los BMW y los Audi). Y no podemos olvidar que dentro de su mismo grupo tiene al Jaguar E-PACE P300e.

  • Range Rover Evoque P300e: 309 CV, 66 km autonomía y 62.200 euros.
  • Volvo XC40 Recharge T5: 262 CV, 45 km y 47.600 euros.
  • BMW X1 xDrive25e: 220 CV, 52 km y 47.600 euros.
  • BMW X2 xDrive25e: 220 CV, 53 km y 48.700 euros.
  • Mini Countryman SE: 220 CV, 51 km y 42.100 euros.
  • Jaguar E-PACE P300e: 309 CV, 53 km y 58.750 euros.
  • Mercedes GLA 250 e: 218 CV, 63 km y 49.953 euros.
  • Audi Q3 TFSIe: 245 CV, 51 km y 47.700 CV
  • Audi Q3 Sportback: 245 CV, 51 km y 51.525 euros.

Fotos Prueba y opinión Range Rover Evoque P300e PHEV: precio y autonomía del sistema híbrido

Comentarios Prueba y opinión Range Rover Evoque P300e PHEV: precio y autonomía del sistema híbrido

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"