Especial Conducción en hielo y nieve

En Auto10 os hemos preparado un especial sobre conducción en hielo y nieve para que este año el mal tiempo no os influya al volante. Consejos de conducción con hielo o nieve para evitar sorpresas desagradables y también accesorios recomendables y las ventajas y desventajas de los neumáticos de invierno.

Coche en nieve

Si llevas un año esperando a que caigan los primeros copos, estás de enhorabuena, porque comienza la temporada de esquí. En este artículo te mostramos cómo poner el coche a punto en invierno, te damos los mejores consejos para conducir con hielo y nieve. ¿A qué esperas?

Lo fundamental para tu seguridad son los neumáticos. Es la única parte del coche que nos une con la carretera. Por ello, tienes que revisar que el dibujo esté en buen estado y que no tenga una profundidad menor a los 1,6 mm. La presión debe ser la específica según el fabricante, y tienes que tener una precaución extra con los cambios de temperatura, puesto que las cubiertas pueden cuartearse.

Coche en nieve

Si vas a circular a menudo por zonas con mucha agua, hielo o nieve, lo mejor es que montes para esta temporada unos neumáticos de invierno, te olvides de las cadenas, y guardes en un lugar fresco y seco tus neumáticos normales para el resto del año (normalmente este servicio de almacenamiento te lo ofrecen los propios talleres de neumáticos). Y es que, los neumáticos de invierno llevan un dibujo más profundo y con unas láminas especiales, los compuestos son más resistentes y la goma tiene un mayor agarre en cualquier tipo de situación (barro, nieve, o hielo) cuando la temperatura exterior es baja. Con temperaturas por debajo de los 7ºC, los neumáticos de invierno ofrecen más seguridad que los de verano.

Si no puedes o no quieres montar neumáticos de invierno, no te olvides las cadenas. Hay muchos tipos disponibles: metálicas, textiles, mixtas, e incluso en “spray”, pero las más recomendables son las metálicas. Aunque sean más difíciles de poner que las de tela, son más resistentes. Las textiles tienen poca vida útil pero son mucho más efectivas de lo que parece, y muy fáciles de instalar. Las cadenas en “spray” no aguantan grandes cantidades de nieve (y mucho menos el hielo), pero pueden servirte para salir de más de un apuro.

Coche en nieve

No olvides revisar los frenos del coche. Que suenen o chirríen puede deberse tanto a unas pastillas en mal estado como a unos discos deteriorados. Si cuando pisas el pedal de freno notas que está demasiado blando, puede que tengas que revisar el nivel del circuito del líquido de frenos (y esto, mejor en un taller).

Atento a los líquidos. Sobre todo, revisa los niveles del líquido anticongelante que evitará la congelación del agua del circuito de refrigeración, su evaporación, o su ebullición. Ojo también al nivel del aceite. Debes mirarlo cuando el coche esté en frío y situado en llano. Revisa también la batería y que las luces funcionen correctamente. Son fundamentales para tener buena visibilidad, pero también para que los otros usuarios de la vía te vean mejor.

Coche en nieve

Por último, lleva siempre un rascador de hielo para las lunas y no te olvides de revisar el estado de los limpiaparabrisas. Es muy recomendable que en el maletero lleves siempre una manta, una linterna, unas pinzas para la batería, un mapa de carreteras actualizado y un botiquín de emergencia.

Consejos para conducir en hielo y nieve

Dos de las situaciones más peligrosas en carretera son las placas de hielo y la nieve. Si quieres evitar un accidente tendrás que actuar con anticipación, con determinación y con calma. 

Coche en nieve

Cómo conducir con hielo en la carretera

Las placas de hielo suelen estar en lugares húmedos y oscuros. Por ello, extrema las precauciones en puertos de montaña, pero ten en cuenta que no siempre encontrarás las placas en estas zonas. Hoy en día los coches suelen incluir un avisador de temperatura que te pondrá en alerta si detecta riesgo de hielo –normalmente cuando la temperatura exterior desciende de los 4 grados centígrados– y te ayudará a estar precavido.

Si te encuentras con hielo, lo primero que debes hacer es reducir la velocidad, y aumentar la distancia de seguridad con el coche que lleves delante. No te aproximes demasiado a los interiores de las curvas y actúa con calma. No hagas movimientos bruscos de volante y lleva la marcha más larga posible.

Coche en nieve

Cómo conducir con seguridad con nieve en la carretera

Al igual que el hielo, la nieve reduce la adherencia de los neumáticos. Con un añadido: cuando nieva la luz se reduce considerablemente, por lo que lo más recomendable es poner las luces de cruce e incluso las antiniebla desde los primeros copos.

Como las fuertes nevadas suelen traer consigo fuertes rachas de viento, ve preparado: sujeta firmemente el volante, realiza movimientos muy suaves para corregir las desviaciones de la trayectoria y reduce la velocidad, igual que en hielo. Si tienes que coger el coche después de una nevada fuerte, rasca el hielo del parabrisas y despeja los faros, los espejos y todas las ventanillas del coche. Pero no te olvides de quitar la nieve del techo: si por lo que sea tienes que frenar bruscamente, la nieve puede caer sobre el parabrisas y taparlo impidiéndote ver.

 

En Auto10 || Conducción en nieve: ¿Cadenas o neumáticos de invierno?

En Auto10 || Con el coche enterrado en la nieve: ¿Cómo arranco?

En Auto10 || Cadenas de nieve para el coche: ¿Cómo colocarlas?

En Auto10 || Accesorios de invierno para el coche

Fotos Especial Conducción en hielo y nieve

Comentarios Especial Conducción en hielo y nieve

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"