Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido

Con la comodidad por bandera, Citroën ha diseñado un coche que hará las delicias de los más aventureros por su comportamiento y espacio interior. Sin motores diésel, tendrá dos gasolina y un híbrido enchufable. Su precio comienza en 32.400 euros.

Han pasado unos pocos años desde que Citroën abandonó el segmento de las berlinas y desde entonces han cambiado muchas cosas. Así lo deben haber recogido los diseñadores franceses que a la hora de crear este nuevo Citroën C5 X han optado por una solución disruptiva en la que se mezclan conceptos del segmento antes mencionado, los familiares y los SUV.

Visto en directo este Citroën C5 X impresiona por su tamaño. Hablamos de un modelo que se va hasta los 4,80 metros de largo, contando también con una anchura de 1,86 m y una altura de 1,48 m. Por tanto, se convierte en el buque insignia de la firma heredando de alguna manera el legado de modelos míticos como el Citroën XM, por poner un ejemplo.

Prueba Citroen C5 X

Su diseño, como suele ser habitual en Citroën, no deja indiferente a nadie. El frontal me ha recordado mucho al Citroën C4, con una cierta agresividad en sus formas, la firma lumínica en forma de V, el doble chevron destacando en el centro de la parrilla y unos paragolpes con un entramado llamativo.

En la vista lateral es donde vemos qué tipo de coche es el Citroën C5 X. Su silueta del techo nos evoca rápidamente a los familiares, a la que se añaden elementos de SUV como pueden ser los pasos de rueda con las molduras negras o una cierta elevación del suelo (en concreto son 19 cm). A diferencia de otras marcas de su grupo, se mantiene la utilización de los cromados, en este caso para dar la sensación de contar con un techo flotante.

Prueba Citroen C5 X

La trasera completa un diseño del Citroën C5 X que me gusta. Transmite mucha amplitud con sus contornos, vuelve a recurrir a la forma de V para su iluminación LED posterior y viene con un encargo expreso de los clientes (así nos lo afirmaron los empleados de la marca), que el portón fuera lo más ancho y cuadrado posible. Trato hecho.

De este maletero en concreto hablamos de 545 litros, una cifra que le deja en la parte alta del segmento, pero lejos del líder, el Skoda Superb que llega a 660. Además hay que tener en cuenta que en caso de escoger la variante híbrida enchufable, perderemos 60 litros (a la vista no lo parece) para quedarse en 485.

Prueba Citroen C5 X

Gama de motores y equipamientos del Citroën C5 X

De cara a este lanzamiento del Citroën C5 X, el familiar contará con tres mecánicas disponibles ya conocidas al encontrarse en otros modelos de Stellantis. El acceso y el que marca el precio de partida, como veremos más adelante, es el gasolina PureTech de 130 CV. De la misma naturaleza encontramos también el PureTech de 180 CV, mientras que la opción ecológica es para el Hybrid (híbrido enchufable) de 225 CV. Este último cuenta con una batería de 12,4 kWh, que le ha permitido homologar una autonomía de 55 km y que se carga en 1 hora y 40 minutos con una toma de 7,4 kW.  

En todos los casos, y siguiendo un poco lo que se está estilando en este segmento alto del mercado, la transmisión escogida siempre es automática, en concreto la EAT8 por convertidor de par. Pese a su naturaleza de crossover, no se ofrece ninguna variante con tracción total, aunque a tenor de nuestras preguntas y las sonrisas cómplices de los empleados de Citroën, es posible que más adelante llegué el Hybrid de 300 CV con esta característica.

Prueba Citroen C5 X

Volviendo al presente, el Citroën C5 X se presenta en nuestro país con tres acabados diferentes cuyos principales elementos son los siguientes:

  • Feel Pack: suspensión Advanced Comfort, navegador, faros High Beam Assist, llantas de 19 pulgadas y ayuda al aparcamiento. 
  • Shine: Extended Head-up display, llantas de 19” en acabado bitono, llave inteligente, cargador inductivo.
  • Shine Pack: cámara de visión 360º, portón eléctrico y asientos calefactables.

Precios del Citroën C5 X

El precio de partida del Citroën C5 X es bastante apetecible, teniendo en cuenta el tamaño y lo ofrecido, ya que comienza en 32.400 euros. El salto entre el acabado Feel Pack y el Shine es de 1.700 euros, mientras que entre el Shine y el Shine Pack es de 2.300 euros. Hablando de diferencias, subir del PureTech 130 al 180 sumará a la factura 6.500 euros, mientras que del PureTech 180 al Hybrid son 4.200 euros. La lista completa es la siguiente:

  • Feel Pack PureTech 130: 32.400 euros
  • Feel Pack Hybrid: 43.100 euros
  • Shine PureTech 130: 34.100 euros
  • Shine PureTech 180: 40.600 euros
  • Shine Hybrid: 44.800 euros
  • Shine Pack PureTech 180: 42.900 euros
  • Shine Pack Hybrid: 47.100 euros
Prueba Citroen C5 X

Toma de contacto con el Citroën C5 X

Hasta Barcelona nos trasladamos para realizar nuestra primera toma de contacto con el Citroën C5 X. Allí a nuestra disposición teníamos las tres variantes del familiar a nuestra disposición y una serie de carreteras, en su mayoría secundarias, para probar el comportamiento y desempeño del nuevo modelo francés.

Al tomar asiento en el Citroën C5 X veo a mi alrededor un salpicadero más sofisticado que en el resto de la gama. Se nota la utilización de buenos materiales (algún plástico duro queda escondido lejos de la vista) con detalles de diseño originales. Hay que fijarse bien y quizás en las fotografías no se aprecien, pero tanto la pieza negra colocada delante del copiloto, como la de color madera o el entramado de los asientos cuentan con perforaciones que imitan los chevrones del logo.

Prueba Citroen C5 X

Las formas en general aportan mucha amplitud a los dos pasajeros delanteros y eso que la consola central es voluminosa. Los citados asientos son una evolución de los “Advanced Comfort”, con un nivel muy alto en lo que a comodidad se refiere, poco agarre, y que ahora como novedad incorporar la ventilación (según acabado) además de la calefacción.

Esta misma tónica se mantiene en segunda fila de butacas. No contaremos con tres asientos independientes como sucede en el Citroën C5 Aircross, pero el mullido utilizado en el central permite que la persona que viaje en esa zona no lo haga de una forma incómoda. Las cotas tanto de altura como para las piernas me parecieron correctas también.

Prueba Citroen C5 X

Del apartado multimedia, hay que indicar que este Citroën C5 X es el mejor de toda la gama. En mis coches de pruebas iban equipados con la pantalla multimedia más grande (12 pulgadas) y hay que apuntar un claro avance en su interfaz, con un manejo mucho más intuitivo. Y luego, mientras que el panel de instrumentación parece pequeño, es bastante personalizable y se combina muy bien con un Head-up Display con una gran resolución y tamaño.

Para el comienzo de esta prueba con el Citroën C5 X elegí el PureTech 180. Para mí es el motor ideal para este modelo, más teniendo en cuenta que no hay un diésel que le hubiera venido muy bien, aunque entiendo que la marca quiera vender más el Hybrid por el tema de las dichosas multas por las emisiones. Mis argumentos son que no se pierde capacidad en el maletero, que tiene un peso más contenido en una conducción más dinámica y que sus consumos no son altos. Quizás solo le falte un poco de brío, ya que creo que su entrega de potencia es bastante conservadora.

Prueba Citroen C5 X

Frente al PureTech 130, para mí se queda un poco corto de potencia. Está claro que este tricilíndrico se muestra muy voluntarioso en los primeros compases de la marcha, pero en cuanto cogemos velocidad es cuando se nota este aspecto. Respecto al Hybrid, me gustó su comportamiento, permitiendo conseguir unos consumos bastante buenos. La batería en carretera me duró 28 km, pero hay que decir a favor del modelo francés que el trayecto tenía pendientes bastante pronunciadas.

Respecto al coche en general, Citroën ha cumplido con sus promesas. Querían crear un coche que aportará serenidad y comodidad a sus ocupantes, algo con lo que han cumplido con creces. Porque la suspensión de topes hidráulicos es muy cómoda, pero si además le sumamos los amortiguadores adaptativos de forma electrónica (la va ajustando según las condiciones del terreno, conducción…) el nivel es muy alto. En el lado contrario encontramos a la dirección, a la que le falta algo de comunicación.

Fotos Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido

  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido
  • Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido

Comentarios Prueba del Citroën C5 X: crossover, familiar e híbrido

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
    • Este campo es obligatorio.