Prueba del Peugeot 2008 130 Puretech GT Line: precio, opinión, fotos, equipamiento,...

El Peugeot 2008 apuesta por un diseño rompedor e imponente, con una personalidad muy grande y un buen precio de salida: 21.150 euros. Un B-SUV con tintes deportivos y motores acertados.

Peugeot 2008 130 Puretech GT Line

El Peugeot 2008 es la apuesta de la marca del león por el segmento B-SUV, uno de los mercados más competidos de la actualidad. Para lograr captar la atención del público, este 2008 ha agrandado todas sus cotas, muestra una estética bastante agresiva y diferenciada, además de estar impulsado por motores tan interesantes como este que os traemos hoy. ¿Su precio? Esta versión cuesta 27.500 euros, aunque la versión más básica, con el motor de 100 CV, parte de los 21.150 euros.

Diseño: uno de los más rompedores del segmento

Peugeot 2008 130 Puretech GT Line

El Peugeot 2008 es de uno de los coches más reconocibles a simple vista, especialmente por la noche. Esto se debe a su iluminación frontal, que además  de apostar por unos faros LED con tres franjas verticales, incluye una iluminación diurna en forma de colmillo. Un león con formato SUV.

Su frontal además muestra una robustez envidiable, con una poderosa mezcla de grupos lumínicos, entradas de aire y una parrilla bastante atractiva. Gracias al acabado GT Line, el Peugeot 2008 goza también de ciertos tintes deportivos que le sientan de fábula: cuenta con paragolpes y llantas específicos, así como muchos detalles en negro, como los retrovisores o el techo.

Peugeot 2008 130 Puretech GT Line

Este look tan imponente no se ha conseguido sin agrandar el coche en todos los aspectos: es más largo, ancho y alto que su predecesor. Y esto genera un espacio interior más amplio, por lo que da el salto para situarse como un primer coche para cualquier familia.

Detrás, el Peugeot 2008 tiene una caída de techo un poco coupé, aunque no está muy marcada y comienza bastante atrás, con el objetivo de no perjudicar la altura de las plazas traseras. Aún así, su aspecto es bastante atractivo, también gracias a sus bonitos pilotos traseros y a la franja negra que se encuentra justo bajo la luna trasera. Los ajustes del coche, por lo general, tienen buena calidad

Interior: más confort con grandes toques deportivos

Peugeot 2008 130 Puretech GT Line

El Peugeot 2008 por dentro es casi idéntico a otro coche que probamos hace poco: el Peugeot 208. En lo primero que uno se fija cuando se sube en este coche es en su particular puesto de conducción: la firma francesa apuesta por su i-cockpit, con un volante más pequeño de lo normal y la instrumentación, por supuesto digital, por encima del arco. El objetivo que persigue Peugeot con ello es asegurar que el cuadro se vea en todo momento, independientemente de si estamos en curva o no.

El volante resulta cómodo para maniobrar una vez te adaptas y su suavidad es extraordinaria, aunque entiendo que esta distribución tenga detractores, ya que en función de la altura de cada uno, puede hacer que no puedas colocar el asiento y el volante 100% a tu gusto, aunque achatar el volante ha mejorado este hecho, aunque no sea lo ideal para una conducción deportiva.

Peugeot 2008 130 Puretech GT Line

En la consola central, la pantalla se lleva todo el protagonismo, ya que a través de ella se utiliza incluso la climatización, que carece de mandos físicos separados como ocurre en muchos otros fabricantes. Para evitar que nos pasemos el día tocando la pantalla, el Peugeot 2008 cuenta con botones hápticos bajo las rendijas del climatizador con accesos directos. Una buena idea, aunque hubiese sido mejor que estos botones fueran físicos, ya que producen el mismo efecto que la pantalla: nos obliga a desviar la vista de la carretera para utilizarlos.

Más útiles son los botones que están justo al lado de estos mandos hápticos, además de añadir atractivo al coche, ya que emula la botonera de un coche de carreras. Este es uno de los detalles que más me ha gustado de este interior.

Peugeot 2008 130 Puretech GT Line

Las calidades son altas, gracias a materiales blandos con buena calidad percibida que encontramos en el salpicadero, a lo que hay que añadir una atractiva imitación de fibra de carbono justo delante del copiloto o en el guarnecido de las puertas.

Abunda el negro piano, que estéticamente queda muy bien, pero que se ensucia y se raya con facilidad, por lo que tendrás que cuidarlo mucho para que no se te estropee con el paso de los años. Además, los ajustes son generalmente buenos, aunque hay algunos materiales que no están enrasados a la perfección tras su ensamblaje.

Peugeot 2008 130 Puretech GT Line

Las plazas traseras están muy bien, gracias al aumento del tamaño del coche. El espacio para las rodillas es bueno (mido 1,86 m), así como el espacio para los hombros, siempre que vayamos dos personas. La plaza central, como siempre, es la menos cómoda de todas las disponibles. Peugeot para las personas altas como yo ha creado una curva en el techo que eleva unos centímetros su altura, de modo que uno no roza la cabeza con el techo.

En cuanto al maletero, buenas cifras: 434 litros totales, lo que le sirve para que este sea uno de sus puntos fuertes respecto a sus rivales. Lo dijimos antes: el Peugeot 2008 ha dado un salto para ser una buena opción como primer coche de una familia y este es otro motivo más para corroborarlo. La boca de carga está a una buena altura y por lo general, colocar cosas en su interior es sencillo.

Motor y comportamiento: buen empuje y firmeza

Peugeot 2008 130 Puretech GT Line

La versión que hemos podido probar es el motor 1.2 Puretech de 130 CV, que se combina con un cambio manual de seis velocidades. Se trata de un motor turbo que quizá resulte la más equilibrada del catálogo: su suavidad es perfecta para ciudad y su potencia, suficiente para hacer viajes en autovía.

Con sus 230 Nm de par motor, el Peugeot 2008 ofrece una fantástica respuesta en ciudad, lo que unido a su dirección hace que su manejo sea ágil en cualquier circunstancia. La suavidad del cambio es fantástica y la posición del pomo, también, aunque bien es cierto que mi recomendación es que optes por un cambio automático EAT8: aporta confort y refinamiento.

Peugeot 2008 130 Puretech GT Line

El empuje del coche es notable también en autovía, donde presenta mucha facilidad para encontrar velocidades de crucero altas. En caso de necesitar recuperarlas, el motor responde bien a las reducciones de marcha, de modo que se convierte en un coche realmente cómodo para viajar.

El cambio está pensado para reducir consumos, de ahí que las primeras marchas sean muy cortas para ir alargando los desarrollos a medida que engranamos velocidades, con una sexta muy larga.

Peugeot 2008 130 Puretech GT Line

A nivel de ruidos, el habitáculo aísla bien el rumor del motor, aunque a altas velocidades, se echa de menos un mejor aislamiento aerodinámico. El ruido no es especialmente molesto en trayectos cortos, aunque sí puede serlo si eres de oído fino y realizas viajes largos. Aunque por lo general, el aislamiento es más que correcto.

¿Y qué tal va en curva? Pues el Peugeot 2008 no es tan bueno como el Peugeot 208. La altura libre al suelo, como a todo SUV, le afecta negativamente. Pero sí es cierto que respecto a la competencia, este coche tiene un mejor paso por curva gracias a un tarado de la suspensión algo más firme. Esto permite reducir el balanceo y reducir las inercias, por lo que los cambios de apoyo son generalmente buenos y permiten una conducción ágil. Sin duda, es más divertido en carreteras viradas que otros coches de la competencia.

Peugeot 2008 130 Puretech GT Line

¿Un tarado de la suspensión es siempre mejor? Hay situaciones en las que no. Por ejemplo, el Peugeot 2008 sufre más en baches y badenes, ya que su absorción es peor, haciendo que el rebote sea más seco. Esto es especialmente notable en pistas fuera de asfalto, pero al fin y al cabo, este coche ha sido concebido para conducir en carretera.

A esto hay que añadirle que la dirección, además de suave, es muy directa. Esto es genial en tramos con curvas, ya que mejora mucho el tacto de conducción y las sensaciones deportivas. Además, al ser pequeño, a veces da la sensación de estar conduciendo un kart de grandes dimensiones.

Peugeot 2008 130 Puretech GT Line

Tras una semana probándolo, el consumo que hemos firmado entre 6,3 l/100 km. Es una cifra bastante buena, dado que homologa 5,6 l/100 km, por lo que se aproxima bastante. Además, hay margen de mejora, ya que no hemos rodado el coche con la intención de reducir al máximo el consumo. Nota positiva en este aspecto.

Equipamiento: muy completo

Peugeot 2008 130 Puretech GT Line

El Peugeot 2008 tiene un buen equipamiento de serie, ya que es bastante completo y no te hará echar nada en falta. Además, la firma francesa ofrece una gran cantidad de equipamiento extra por si lo que viene de serie se te queda algo corto.

A nivel de seguridad, incluye el Pack Safety Plus, que incluye muchísimas ayudas a la conducción, lo cual es positivo: control de ángulo muerto, detector de señales de tráfico, control de crucero, alerta de salida de carril,… A ello se suman airbags frontales y laterales en la primera fila, con airbags de cortina en las filas 1 y 2.

Peugeot 2008 130 Puretech GT Line

La pantalla táctil de 10 pulgadas es de serie, con radio DAB, navegador conectado 3D y Mirror Screen (Apple Carplay y Android Auto). En ella podemos ver lo que capta la cámara de visión trasera de 180º. Delante, incorpora detector de obstáculos delantero. También incorpora llave inteligente, ESP con control de estabilidad, climatizador monozona, llamada de emergencia, espacio para guardar el teléfono (sin cargador, es opcional) y i-cockpit 100% digital y 3D.

Fotos Prueba del Peugeot 2008 130 Puretech GT Line: precio, opinión, fotos, equipamiento,...

Comentarios Prueba del Peugeot 2008 130 Puretech GT Line: precio, opinión, fotos, equipamiento,...

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"