Prueba Suzuki Vitara 1.4 BoosterJet: una oportunidad barata y única

La marca japonesa ha dejado ya de mandar esta configuración mecánica para nuestro país, por lo que se puede convertir en una ganga si encuentras alguno en los concesionarios. Nosotros te contamos sus virtudes y sus apartados a mejorar.

Prueba Suzuki Vitara

Las duras normas anticontaminación que ha implantado la Unión Europea a partir de este 2020 han provocado la desaparición de algunas motorizaciones de modelos a la venta. Uno de ellos es este Suzuki Vitara asociado al bloque gasolina 1.4 BoosterJet y tras probarle podemos decir que es una pena porque le sentaba muy bien al SUV japonés. Eso sí, todavía sigue a la venta y quizás lo puedas adquirir con unos descuentos muy favorables.

A mí el Suzuki Vitara siempre me ha parecido un coche alegre, casi desde sus primeras generaciones. En esta última no es que sea sorprendente, sobre todo teniendo en cuenta la dura competencia que tiene en su segmento, pero esa carrocería en dos tonos (730 euros) junto con las molduras le quedan muy bien en mi opinión.

Prueba Suzuki Vitara

Con sus 4,17 metros, disfrutarás de un coche que encaja bien en un entorno urbano y que, cómo leerás más adelante, no desentona tampoco fuera de él ya que su motor va muy sobrado. Por supuesto, como buen Suzuki, es un auténtico especialista fuera del asfalto, destacando dentro de su categoría.

Por dentro no podemos decir que este Suzuki Vitara sea generoso, sobre todo en anchura es donde pierde más en una comparativa, pero tampoco es de los más pequeños. A mí donde más sensación de libertad me dio fue en la cota de altura, tanto en los asientos delanteros como en los traseros.

Prueba Suzuki Vitara

Hablando de asientos, y más teniendo en cuenta que nuestra unidad de pruebas era el acabado GLX, hay que señalar que los de este Suzuki Vitara me parecieron muy bien tapizados y duraderos. Son cómodos para realizar trayectos algo más largos y recogen de una forma correcta.

De buena calidad también sentí el volante, forrado en cuero de serie y que aunque parezca que tiene muchos botones, se manejan de forma cómoda y cuentan con un buen tacto. Del resto del salpicadero puedo contaros que tiene buenos ajustes, con una mezcla de plásticos más blandos (arriba) con unos más modestos y duros en la parte baja.  

Prueba Suzuki Vitara

Para el día a día, los botones que encontramos en la consola central me han parecido que están bien colocados, aunque puede que su estilo sea un poco “vintage”, como demuestra el acompañamiento del reloj en su parte alta. El contraste lo ofrece la pantalla multimedia, de tamaño correcto, con un diseño alegre acorde a la estética del Suzuki Vitara con todo lo imprescindible. Y hablando de este tema, en el panel de instrumentación encontrarás otra con mucha información, tanta que me pareció curioso que no mostrará las indicaciones del navegador.

En las plazas traseras hay que destacar que la plaza central se puede utilizar de forma puntual. Si bien el túnel de transmisión no deja un suelo plano, nuestra unidad contaba con la tracción total AllGrip, no termina de ser muy alto y el asiento es cómodo, pese a no contar con el mismo tapizado que los dos exteriores.

Prueba Suzuki Vitara

Y concluimos este apartado con el maletero. Con 375 litros se impondría frente a un Kia Stonic o un Hyundai Kona, pero perdería frente al SEAT Arona o un Citroën C3 Aircross. Hay que indicar que se ha intentado aprovechar todo el espacio útil, de ahí los huecos laterales, y que dispone de una bandeja para poder regular la altura disponible a tu gusto.

Hasta aquí todo lo que has podido leer te vale para este Suzuki Vitara con motor 1.4 BoosterJet, pero también para la actual versión Hybrid que le sustituye.

Prueba Suzuki Vitara

En marcha con el Suzuki Vitara

Toca apretar el botón redondo y ponernos en marcha con el Suzuki Vitara. En mis primeras veces tengo que reconocer que sin querer colocaba la palanca del cambio automático en manual y claro, cuando el coche llegaba a 20 km/h su sonido me alertaba. Quizás si haría que fuera algo más difícil realizar esta acción (otras marcas se activan al empujar el pomo hacia un lado, por ejemplo).

Más allá de este pequeño apunte, el Suzuki Vitara tiene un diseño de carrocería más clásico y esta característica le aporta una gran ventaja. Conduciendo mires donde mires vas a disfrutar de una visibilidad muy buena, acompañada por unos retrovisores de gran tamaño que suenan un poco cuando circulas a velocidades de autovías.

Prueba Suzuki Vitara

Como indicaba al principio de este prueba, me parecía el 1.4 BoosterJet un motor muy recomendable para este Suzuki Vitara. Es potente para no quedarte corto en viajes largos, mostrando mucho empuje cuando salimos desde parado, por lo que tendremos que aprender a “domar” al acelerador. Sus consumos me parecieron ajustados, teniendo en cuenta que era tracción total y automático, rondando los 6,5 litros, subiendo más o menos un litro y medio más cuando lo combinas con tramos urbanos.

Las versiones equipadas con el AllGrip traen de serie un selector de modos de conducción para variar la respuesta del propulsor, el tacto del acelerador o de la dirección. En la mayoría de mis recorridos he circulado con el modo “Auto”, muy enfocado a conseguir una gran eficiencia por lo que es fácil pillarle a veces bajo de vueltas (por debajo de las 1.500 rpm). Todo esto cambia con el "Sport", donde el cambio siempre te lleva a más revoluciones aunque notarás como suben los consumos notablemente.

Prueba Suzuki Vitara

A estos dos descritos nos quedaría por sumar los específicos para la conducción fuera del asfalto, los “Snow” y Lock“. Es aquí donde el Suzuki Vitara saca mucho pecho frente a sus rivales, llegando a zonas donde quizás solo el Jeep Renegade podría seguirle. Con el primero podremos adentrarnos en zonas resbaladizas o de poca adherencia con nieve, siempre ayudados por el segundo en donde el ESP se encarga de repartir de la mejor manera el par de las ruedas y en el que se puede utilizar el control de descenso de pendientes, con un gran funcionamiento.

Las grandes virtudes camperas del Suzuki Vitara provocan que el chasis se haya configurado con una suspensión algo alta para lo que estamos acostumbrados en SUV de esta categoría. Esto provoca ciertos balanceos así que la carretera se llena de curvas, aunque en vías rápidas es cómodo en su comportamiento. Otro punto a mejorar sería la dirección, con muchas vueltas (como los antiguos todoterrenos) y que no termina de ser del todo precisa.

Prueba Suzuki Vitara

No me gustaría cerrar este punto sin hablar de un detalle, ni bueno ni malo, solo que me pareció curioso. Con el acabado GLX el Suzuki Vitara equipa varios asistentes a la conducción que tienen un sonido que se parece mucho a un despertador clásico. Por tanto, no podrás decir que no te vas a enterar.

Este Suzuki Vitara, una gran oportunidad

Normalmente en las pruebas que realizamos en Auto10 os solemos aconsejar sobre qué equipamientos son los más recomendables para los coches que probamos. Dado que este Suzuki Vitara 1.4 BoosterJet se va a retirar del mercado, cuando acudas a un concesionario de la marca te verás un poco condicionado a las unidades que queden todavía disponibles en nuestro país.

Actualmente solo encontrarás los acabados GLE y GLX para este modelo, pero por probabilidad lo más seguro que encuentres más los segundos. Es casi mejor porque son las que cuentan con posibilidad de montar el cambio automático o la tracción total AllGrip. En la siguiente lista te dejaré los precios, pero seguramente se pueda “apretar” un poco al comercial para conseguirlo algo más barato.

Precios Suzuki Vitara 1.4 BoosterJet

Versión

Acabado

Precio

1.4

GLE

20.640 €

1.4

GLX

22.890 €

1.4 4x4

GLX

24.690 €

1.4 Automático

GLX

25.490 €

1.4 4x4 Automático

GLX

27.290 €

Prueba Suzuki Vitara

 

Estos precios son más baratos comparados con los del Suzuki Vitara Hybrid, rondando los 2.000 euros. Si le sumas el condicionante de que el concesionario querrá vender rápidas las unidades del 1.4 BoosterJet, la diferencia incluso podría ser mayor.

Los rivales del Suzuki Vitara

Pensando en este Suzuki Vitara como un coche para hacer muchos kilómetros por el campo, solo hay un rival claro que le puede seguir en esas condiciones. Se trata del Jeep Renegade, aunque con matices. El modelo americano es un poco más grande, pero con su motor gasolina de 150 CV y automático solo está disponible en 4x2 con un precio de 29.450 euros, más caro que nuestro protagonista. Para la tracción total deberíamos optar por una mecánica todavía más potente.

Prueba Suzuki Vitara

Otras opciones a considerar con potencias similares y equipamientos altos, pero sin tracción total y en muchos casos sin cambio automático serían los Ford Ecosport (140 CV por 23.643 euros), el SEAT Arona (150 CV por 21.180 €), el Citroën C3 Aircross (130 CV por 18.650 €) que comparte motorización con el Opel Crossland X (por 22.230 €) o el Renault Captur (130 CV por 21.877 €).

Fotos Prueba Suzuki Vitara 1.4 BoosterJet: una oportunidad barata y única

Comentarios Prueba Suzuki Vitara 1.4 BoosterJet: una oportunidad barata y única

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"