Prueba y opinión del Volkswagen Arteon, la berlina con carácter deportivo

Si estás huyendo de las clásicas berlinas, el Arteon es una opción muy recomendable. Su comportamiento es de los mejores, acabados a la altura y una gran oferta de motores.

Prueba Volkswagen Arteon

Desde el primer día que te vi supe que tenía que probarte y ahora que ya hemos podido estar juntos no se me borra la sonrisa de la boca. Querido lector no me lo tenga en cuenta, a veces hablo con los coches, pero esa primera frase define muy bien mi experiencia con el Volkswagen Arteon. En estas líneas voy a contarte como fue mi prueba, repasando sus cosas buenas y las mejorables, que el amor (ahora que estamos a un día de San Valentín) puede tapar.

Prueba Volkswagen Arteon: un diseño que encandila

Lanzado en 2017, el Volkswagen Arteon era heredero del Volkswagen Passat CC y a mi modo de ver, creo que se hizo muy bien en darle otro nombre y no un mero apellido, porque se diferenciaba bastante de la berlina clásica del fabricante alemán. Como ves, ahora que se han puesto de moda los sedan con carácter deportivo, en la marca teutona ya llevaban un tiempo comercializándolos.

Prueba Volkswagen Arteon

El acabado R-Line con el que contaba nuestra unidad de pruebas del Volkswagen Arteon la hacía todavía más atractiva. Para empezar tenemos un “Rojo Chili” (650 €) para la carrocería con el que es muy fácil encontrar el coche en un aparcamiento. En combinación cuenta con unos toques en negro en el parachoques delantero, en las llantas de 20 pulgadas Rosario (1.020 €) y en ese pequeño spoiler colocado en la tapa del maletero. Unos pocos cromados y nos queda un coche "la mar de pintón”.

Tras admirar detenidamente al Volkswagen Arteon, toca pasar a revisar el interior. De primeras hay un pequeño “bajón” ya que el grado de deportividad que emana al exterior aquí se ve reducido en parte. El aspecto es de coche sobrio, con líneas muy rectas y todos los botones muy ordenados. Solo rompen un poco esta imagen de berlina clásica (este salpicadero está compartido con el Volkswagen Passat) los asientos, que podrían ser un poco más “racing” en este acabado, o los pedales de aluminio.

Prueba Volkswagen Arteon

Más allá de estos aspectos estéticos, en el Volkswagen Arteon la posición de conducción puede ser baja, pero sin llegar a estar “tirados” como pasa por ejemplo en un Kia Stinger. Los asientos me parece que ofrecen una buena combinación entre comodidad para largos viajes (la base es bastante grande) y un buen agarre para cuando la carretera no sea tan recta, estando tapizados en cuero “Vienna” y Alcántara. Lo que me pareció curioso es que en el acabado más alto no tuvieran regulación eléctrica total, solo en el respaldo, algo por lo que tendremos que desembolsar otros 2.100 euros.

A tu alrededor vas a encontrar materiales de buena calidad, acordes con el precio que estás pagando y con unos ajustes a la altura de lo que se espera de un Volkswagen. Solo mejoraría el hueco para el cargador inalámbrico del móvil, donde uno del tamaño de un iPhone X ya no cabe. En cuanto a la pantalla multimedia se puede ver de dos formas. Su posición quizás sea baja, sobre todo mirando lo que se lleva ahora en la industria, pero eso también beneficia su manejo táctil. Sobre su manejo e interfaz pocas pegas se le pueden poner, estando entre las mejores del mercado. Y se combina a la perfección con el Digital Cockpit, con varias opciones de personalización y gráficos modernos.

Prueba Volkswagen Arteon

Lo que nos queda en la parte posterior del habitáculo merece una nota de 10. Ninguno de sus rivales directos ofrecen tanto espacio a sus dos ocupantes traseros (el Audi A5 Sportback tiene un poco más de altura, pero apenas 1 cm), ya que la zona central con el túnel tan alto no es muy aprovechable. La butaca, como puedes ver en las fotografías, está inclinada levemente, lo que hacer aumentar el confort.

Y luego está el maletero, que casi habría que ponerlo con mayúsculas por su enorme capacidad. Su cifra oficial son unos impresionantes 563 litros, muy por encima de los 480 del BMW Serie 4 Gran Coupé y el Audi A5 Sportback o los 406 del Kia Stinger. Está muy bien terminado, contando con dos huecos laterales y un gran espacio bajo la bandeja para guardar una rueda de repuesto.

Prueba Volkswagen Arteon

Prueba Volkswagen Arteon: cómo va

Para nuestra primera cita, el Volkswagen Arteon no solo se vistió con sus mejores galas con el acabado R-Line, además llegó con el motor más potente de la gama, el 2.0 TSI de 272 CV, con cambio automático DSG de siete velocidades y la tracción total 4Motion. Ahora tenía que ponerme yo a la altura.

Comenzamos suaves, por vías rápidas donde este Volkswagen Arteon se comporta como un auténtico “gentelman”. Es cómodo y con la potencia que cuentas debajo del acelerador puedes mantener ritmos constantes sin problemas de que la carretera pueda empinarse demasiado. Voy cambiando entre el modo “Normal” y “Comfort” en busca de diferencias, pero la verdad que los noto muy parecidos. Con el “Eco” puedes ahorrar en consumos ya que desacopla el cambio cuando circulamos a vela (el coche lanzado y sin pisar el pedal derecho), aunque no lo recomiendo mucho para viajar porque retiene y hace que tengas que pisar mucho más sin que los consumos sean mucho mejores. Hablando de ellos, en estas circunstancias el ordenador de a bordo me marcaba 8,5 litros, apenas a dos décimas por encima de los consumos homologados.

Prueba Volkswagen Arteon

Hasta que tanto tocar los modos me topo, sin querer queriendo, con el "Sport". Cambio de carretera y probamos a buscar un poco las cosquillas a este Volkswagen Arteon. En la primera aceleración se puede apreciar cómo pese a ser un tracción total, el eje delantero predomina. El empuje es muy poderoso, encontrando su mejor rendimiento entre las 2.000 y las 6.000 rpm. Con este motor se equipa de serie el DCC (suspensión adaptativa), que junto a la dirección progresiva y a unos excelentes frenos, permiten convertir al modelo alemán en un Gran Turismo.

Entre tanto trasiego me doy cuenta de un aspecto. ¿Qué les pasa en el Grupo Volkswagen con las levas? Como sucede en otros modelos, cuando empiezas a manejar el cambio DSG con ellas te das cuenta rápido que tienen un tamaño algo pequeño, pese a que actúan con rapidez. Y si de paso las hicieran de metal… De todos modos es una transmisión que en modo automático te permite sacar el máximo rendimiento de la mecánica sin problemas. ¡Ah! Los consumos ya sobrepasan los 10 litros, como era normal (en atascos es habitual verle también en esas cifras).

Prueba Volkswagen Arteon

Después de la semana que estuve con este Volkswagen Arteon, me enamoro todavía más. Incluso aproveché el modo Individual para poder ajustar a mi medida la suspensión adaptativa, la dirección, la respuesta del motor, el control de crucero adaptativo (ACC), la luz de curva, el climatizador y el sonido del motor, provocado de una forma artificial, pero ya dije al principio que el amor todo lo tapa.

Prueba Volkswagen Arteon: ¿qué motor elijo?

Después de bajarse de un Volkswagen Arteon con el motor 2.0 TSI de 272 CV es muy difícil poder hablar bien de otro de sus propulsores. Quizás el 2.0 TDI de 240 CV se le pueda acercar en un cara a cara, ya que pese a contar con menos potencia lo compensa con un par motor que es 150 Nm mayor y menores consumos. Lo malo del diésel es que cuesta más, teniendo también cambio automático DSG y tracción total 4Motion.

Prueba Volkswagen Arteon

No es mala opción tampoco el 2.0 TSI de 190 CV, que a igualdad de equipamiento con el motor de nuestro Volkswagen Arteon de pruebas es 6.000 euros más barato. Incluso le saca más ventaja a su homólogo en potencia 2.0 TDI que la que tenían los dos propulsores que he comparado al principio.

Descartado para mí quedaría el último motor que me queda por citar, el 2.0 TDI con 150 CV. Es verdad que es el único de la gama que puedes tener el cambio manual, de buen tacto y recorrido, y que te saldrá más barato que ninguna de las opciones anteriores, pero creo que este Volkswagen Arteon pide algo más de marcha.

Prueba Volkswagen Arteon

Prueba Volkswagen Arteon: ¿qué equipamiento es mejor?

La gama de equipamientos del Volkswagen Arteon está dividida en tres niveles. Casi por la misma razón que me pasaba con el motor de 150 CV, yo descartaría de primeras el acabado base denominado “Arteon”, pese a que la diferencia tanto con el Elegance como con el R-Line puede estar cerca a los 6.000 euros.

Entre los otros dos lo tengo muy claro, me quedaría con el R-Line con los ojos cerrados. Apenas es 400 euros más caro y cuenta con un equipamiento más completo. Más allá del aspecto deportivo. Lo que sí tienes que tener en cuenta es que dependiendo del motor elegido puede que la dotación sea mayor pese a ser el mismo acabado. Por ejemplo en caso de elegir el mismo motor de la prueba tienes el DCC de serie, mientras que en motores menos potentes lo tienes que pagar como extra.

Prueba Volkswagen Arteon

Prueba Volkswagen Arteon: sus tres grandes rivales

Cuando hablé de la capacidad de los maleteros ya cité a los que creo que son los tres grandes rivales de este Volkswagen Arteon: el Audi A5 Sportback, el BMW Serie 4 Gran Coupé y el Kia Stinger. Por su tamaño se podría meter también a alguna berlina más, pero dado el toque deportivo de este modelo no me parecía apropiado.

Empezamos por orden alfabético con el Audi A5 Sportback. Pese a tener un tamaño pareció, siendo el Volkswagen Arteon más grande, y perteneciendo al mismo grupo empresarial, ambos modelos no comparten plataforma. El de los cuatro aros ahora mismo no tiene un motor de gasolina con tanta potencia ya que se queda en 245 CV, teniendo en cuenta que no se ha lanzado todavía el RS 5 que superará holgadamente esa cifra. Con ese motor 45 TFSI y el acabado S line es alrededor de 10.000 euros más caro que nuestro protagonista.

Prueba Volkswagen Arteon

Le toca el turno al BMW Serie 4 Gran Coupé. Este es un modelo que pronto será renovado y quizás por ello tenga un aspecto interior algo menos moderno, algo que se nota también en el equipamiento tecnológico. El motor que más se acerca en la comparativa es el 430i xDrive con 252 CV y pese a contar con tracción total también, siempre dará más protagonismo al eje posterior. Con un acabado M Sport es un poco más barato que el Audi, pero unos 8.000 euros más costoso que nuestro Volkswagen Arteon.

Cerramos este apartado con el Kia Stinger. Se podría decir que el modelo coreano es el más atrevido en su diseño, aunque frente al resto pierde un poco en la calidad de algunos materiales. Con su motor T-GDI de 245 CV lleva el cambio automático de ocho velocidades, pero nunca puede equipar la tracción total, reservada para el diésel 2.2 CRDi. Con un acabado GT Line es unos 4.000 euros más barato que el Volkswagen Arteon.

Fotos Prueba y opinión del Volkswagen Arteon, la berlina con carácter deportivo

Comentarios Prueba y opinión del Volkswagen Arteon, la berlina con carácter deportivo

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"