Prueba y opinión del Toyota RAV4 Hybrid i-AWD: ¿es más recomendable la tracción 4x4?

Si estás dudando entre comprar un RAV4 con tracción delantera o total has llegado al lugar adecuado, porque aquí te vamos a resolver la incógnita.

Prueba Toyota RAV4 Hybrid i-AWD

El Toyota RAV4 es uno de los SUV más exitosos de nuestro mercado. Ya sea por la estética más atractiva que estrenó en su última generación o por el avance en materia de eficiencia de su mecánica híbrida. En Auto10 ya lo hemos probado en su variante de tracción delantera, pero hoy nos centraremos en la que tiene tracción total i-AWD. Intentaremos aclararte cuál se adapta mejor a tus necesidades.

Prueba Toyota RAV4 Hybrid i-AWD: mismo interior

Nos adentramos en nuestro Toyota RAV4 Hybrid i-AWD y de primeras encontramos un gran nivel. Nuestra unidad de pruebas contaba con el acabado Luxury, el más alto de los cinco disponibles, y eso se nota. Vemos buenos materiales como el cuero o los plásticos blandos, así como unos ajustes precisos.

Prueba Toyota RAV4 Hybrid i-AWD

El diseño general del salpicadero del Toyota RAV4 Hybrid i-AWD es serio, sin grandes estridencias ni toques de color, sobre todo comparado con la estética exterior. Su volante por ejemplo, tiene unos mandos de buena calidad, pero a la vista es sobrio. En el resto del conjunto encontramos los botones justos y con bastantes huecos para dejar objetos. Me gustó el detalle de que el cargador inalámbrico se pueda apagar, hay que ser eficientes y tampoco es bueno sobrepasar durante mucho tiempo el 100 % de la batería de un móvil.

La posición de conducción en la variante i-AWD no cambia, por tanto seguimos sentados a una buena altura y disfrutando de una visibilidad idónea en todos los ángulos. Los asientos de nuestro Toyota RAV4 (con ajuste eléctrico para el conductor) me parecieron cómodos para todo tipo de trayectos y recogen bien. La pena es que estaban tapizados en un tono claro (cuero gris) que se ensucian más fácilmente, por lo que yo optaría mejor por el cuero negro que no tiene sobrecoste.

Prueba Toyota RAV4 Hybrid i-AWD

En el apartado multimedia, el Toyota RAV4 Hybrid i-AWD tiene un panel de instrumentación parcialmente digital, que no es personalizable ya que solo cambia con el modo de conducción que elegimos. Respecto a la pantalla multimedia se ofrece en un correcto tamaño de 8 pulgadas y se mueve entre los menús de forma rápida, pese a que estos tienen un aspecto no muy moderno (lo mismo que le pasa a los botones de los accesos directos). Con el Luxury cuentas de serie con el navegador con aviso de radares y con una de visión trasera no muy nítida.

Si miramos hacia atrás en este Toyota RAV4 Hybrid i-AWD encontraremos un espacio muy amplio para utilizarlo como coche familiar, yo diría de los mejores de su categoría. Y pone la guinda el maletero, con una capacidad de 580 litros y cuyo espacio debajo de la bandeja todavía permite llevar una rueda de repuesto fina. Su competencia se queda en 497 litros para el Honda CR-V Hybrid o 411 litros para el Ford Kuga FHEV, solo siendo superado por el último Hyundai Tucson Híbrido (616 litros).

Prueba Toyota RAV4 Hybrid i-AWD

En resumen se puede afirmar con certeza que la incorporación de la tracción total, con el motor eléctrico extra colocado en el eje trasero, no resta espacio en la habitabilidad interior. El único cambio que encontrarás es la incorporación del modo “Trail”, con una apariencia específica en el panel de instrumentación, y del que te hablaré más adelante.

Prueba Toyota RAV4 Hybrid i-AWD: cómo funciona el 4x4

Como ya te he adelantado, el Toyota RAV4 Hybrid i-AWD incorpora un segundo motor eléctrico en el eje posterior para mover las ruedas traseras y así convertir al SUV japonés en un tracción total. Este añadido se nota en la potencia, que sube 4 caballos para quedarse en un cómputo combinado con 222 CV. Si bien en pruebas de homologación el 4x4 consigue ser 3 décimas más rápido en aceleración de 0-100 km/h (8,1 segundos registra), la velocidad máxima es compartida en 180 km/h, a lo que tenemos que añadir que solo se suman 35 kg, por lo que no notaremos una gran diferencia prestacional entre ambas versiones.

Prueba Toyota RAV4 Hybrid i-AWD

El comienzo de la andadura del Toyota RAV4 Hybrid i-AWD siempre se realiza con tracción total (lo puedes ver en el gráfico de la pantalla multimedia), para al paso de unos metros circule solo con la tracción delantera. En plena marcha ya solo volverá a activarse el eje trasero en una alta demanda del acelerador, si el sistema detecta una pérdida de motricidad de las ruedas delanteras o en caso de activar el modo Trail en la ruleta.

A mí, como pasaba con el Toyota RAV4 de tracción delantera, me parece una potencia más que suficiente para mover con soltura a este SUV. No esperemos tampoco un coche muy alegre, pese a los 222 CV, ya que su configuración busca una mayor comodidad en todos sus desplazamientos. Esto es algo que ya señalábamos en la primera prueba y que refrendo con el 4x4, al modelo japonés le gustan más las vías rápidas que las carreteras reviradas, donde su peso, tacto de la dirección o suspensiones aconsejan bajar un poco el ritmo.

Prueba Toyota RAV4 Hybrid i-AWD

Sobre este Toyota RAV4 Hybrid i-AWD siempre hay dos dudas: su funcionamiento eléctrico y el ruido de mecánica-cambio. Sobre lo primero, en mis recorridos tardaba un poco en apagar el motor de combustión, aunque circulando por debajo de 30 km/h casi siempre lo hacía. En tramos favorables, como puede ser una bajada pronunciada, he llegado a circular con electricidad a 120 km/h sin problemas lo que nos ayudará a reducir consumos. En cuanto al ruido, creo que en esta generación del SUV es mucho menor ya que a ritmos constantes de autovía es capaz de rodar en esa zona Eco que te marca el potenciómetro. Aunque en la PWR sigue dejándose notar la peculiar transmisión de los híbridos de la marca.

Una de las novedades con las que cuenta este Toyota RAV4 Hybrid i-AWD es el modo Trail. Gracias a él, el sistema electrónico es capaz de distribuir la potencia disponible entre las cuatro ruedas de forma independiente, como lo haría un 4x4 tradicional. Por ejemplo, en caso de que una rueda quede en el aire, el sistema la frena y manda la potencia a otra con agarre. Esto permite condiciones off-road mucho más seguras que en la mayoría de sus rivales, pero hay que tener en cuenta una cosa importante, en esta variante no se modifican ni los ángulos ni la altura libre al suelo (19 cm) respecto al tracción delantera.

Prueba Toyota RAV4 Hybrid i-AWD

Siguiendo con la ruleta que modifica el comportamiento de este Toyota RAV4 Hybrid i-AWD tenemos también la opción de ECO (se enciende en verde), Normal (gris como el Trail) y Sport (rojo). Me sorprendió durante el tiempo que probé el coche que conseguía mejores consumos en Normal comparado con el ECO, modo que solo recomendaría en grandes atascos o aglomeraciones. Respecto al Sport, modifica la respuesta del acelerador pero tampoco es una locura.

Respecto a los consumos, de partida el Toyota RAV4 Hybrid i-AWD ha homologado solo cinco décimas más que el de tracción delantera (5,9 litros), aunque en mi experiencia creo que como mínimo siempre es como un litro más alto en nuestro protagonista. Teniendo en cuenta esto sorprende como en ciudad, como semejante peso y volumen, el ordenador de a bordo te marca 5 litros con facilidad (en algún recorrido incluso estuve en 4,5 litros), subiendo a unos 7-7,5 litros rodando en vías rápidas.

Prueba Toyota RAV4 Hybrid i-AWD

Prueba Toyota RAV4 Hybrid i-AWD: ¿cuándo es más recomendable?

Lo primero que tendrás que tener en cuenta a la hora de comprar el Toyota RAV4 Hybrid i-AWD es lo explicado en los apartados anteriores. El aumento de potencia no es significativo en prestaciones pero si se nota en el consumo diario, el espacio interior es el mismo y los acabados disponibles, así como su dotación, es idéntica.

El precio sería otro factor importante. De partida el Toyota RAV4 Hybrid i-AWD siempre es 3.000 euros más caro a igualdad de equipamiento, pero con las ofertas que tiene actualmente la marca se queda en 2.000 euros la diferencia. A mí me parece una diferencia considerable y no lo recomendaría pasa usuarios que vivan en zonas de nuestro país donde el clima es más benigno o no vayan a realizar de una forma habitual recorridos fuera del asfalto.

Prueba Toyota RAV4 Hybrid i-AWD

Prueba Toyota RAV4 Hybrid i-AWD: ¿qué equipamiento escojo?

La oferta actual del Toyota RAV4 Hybrid i-AWD se articula en cinco equipamientos diferentes, los mismos que en el de tracción delantera. De primeras vamos a descartar el Business que encontrarás en el configurador de su página web, porque está orientado comercialmente para ventas a flotas.

Y yo tengo una duda bastante grande entre el Advance y el Style ya que considero que el Black Line no aporta elementos importantes frente al Style y el Luxury sube la factura considerablemente, aunque ahora mismo tenga el mayor descuento de la gama. Y todo ello partiendo de que el Style vale 3.650 euros más que el Advance.

Prueba Toyota RAV4 Hybrid i-AWD

Revisando la dotación de cada uno de ellos encuentro que en el Style se suman elementos como las llantas de 19 pulgadas, el detector de ángulo muerto y de vehículos al dar marcha atrás, así como la tapicería de cuero. Quizás se me quede algo corto para la diferencia que hay, por lo que me decanto por el Advance, eso sí, incluyendo el navegador (883 €).

Prueba Toyota RAV4 Hybrid i-AWD: los rivales

Ahora mismo el Toyota RAV4 Hybrid i-AWD tiene cuatro rivales directos en la categoría. Ya he comentado anteriormente que nuestro protagonista ofrece un espacio interior muy bueno y solo es superado en maletero por el último Hyundai Tucson. Dinámicamente, que no en consumos, le pueden superar también el coreano y el Ford Kuga, mientras que el Subaru Forester es más capaz fuera del asfalto. En cuanto a los precios, tomando siempre como referencia el acabado más bajo la clasificación quedaría así:

  • Ford Kuga FHEV Titanium (31.353 € con descuentos)
  • Hyundai Tucson Híbrido Maxx (34.950 € con descuentos)
  • Subaru Forester EcoHybrid Sport Plus (35.650 euros)
  • Toyota RAV4 Hybrid i-AWD Advance (37.400 € con descuentos)
  • Honda CR-V Hybrid Lifestyle (45.435 € con descuentos)

Fotos Prueba y opinión del Toyota RAV4 Hybrid i-AWD: ¿es más recomendable la tracción 4x4?

Comentarios Prueba y opinión del Toyota RAV4 Hybrid i-AWD: ¿es más recomendable la tracción 4x4?

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"