Prueba del BMW iX: SUV, eléctrico y muy tecnológico

Se convierte en el buque insignia de la marca por el arsenal de tecnologías que estrena y su nuevo diseño. Tendrá dos motorizaciones disponibles, que aumentarán el próximo año. Su precio de partida es de 87.160 euros.

Prueba BMW ix

De la misma manera que pasó con el BMW Serie 4 en su presentación, el nuevo BMW iX creó mucha controversia por su diseño. En el entorno periodístico que yo me muevo no ha agradado mucho, pero después de verle en directo y, sobre todo después de conducirle, tengo que declarar que me ha gustado bastante.

Prueba BMW iX: diseño e interior

Este nuevo BMW iX es un modelo un tanto disruptivo respecto al resto de la gama del fabricante alemán, aunque tiene sus detalles que le recuerdan a otros vehículos con los que compartirá concesionario. Empezando por esa parrilla de tamaño gigante que esconde bajo su cubierta numerosos radares, que está climatizada para que funcionen siempre bien y que incluso tiene un acabado que es capaz de autorreparar un arañazo por sí solo. Lo que es el resto del conjunto formado por ese largo capó o unos faros muy estilizados, ya son de su propia identidad.

Prueba BMW ix

Quizás el lateral es la parte que menos sensaciones me transmite de este BMW iX. No estamos ante un SUV coupé, aunque en el último pilar se busca un juego de diseño con la terminación de las ventanillas tratando de estilizarse. Me gustó el detalle de las manetas, ya que son enrasadas y con un hueco donde metes la mano para abrir. Lo prefiero a las escamoteables, sin duda.

Culminamos la trasera de este BMW iX de una forma sencilla, con esos faros horizontales tan estilizados y una anchura de poderío al contar nada menos que con 1,96 metros. Eso le deja unos centímetros por debajo de los BMW X5 o BMW X7, pero sigue siendo considerable. Hablando de medidas y para situarle dentro de la gama, se queda en longitud entre los BMW X6 y el citado X7 (4,95 m), mientras que su altura es de 1,69 metros, la menor de todos los SUV grandes de la firma de Baviera.

Prueba BMW ix

La gran novedad llega para mí una vez entramos dentro del nuevo BMW iX. Siempre se acusa a BMW de ser un poco conservadora en el diseño del puesto de mando, algo que aprecian sus clientes viendo las ventas, y creo que con este nuevo SUV eléctrico se ha marcado una clara distinción con el pasado. Aunque la primera sensación que notarás es la desasosiego por el gran espacio que hay en las plazas delanteras gracias a las formas del salpicadero y a la consola central flotante.  

Una vez acomodado en los asientos (¡qué confort!) apreciarás el gran trabajo realizado en el apartado de materiales (los detalles que ves en cristal tanto en las puertas como en la consola central son opcionales) y ajustes, confirmado que estamos ante un coche premium con todas las letras. Y el punto moderno se lo aportan las pantallas, BMW Curved Display lo llaman, que combinan dos de 12,3 y 14,9 pulgadas. Aquí hay que destacar que la multimedia cambia por completo su interfaz, pasando a una visualización como la que encontramos en un móvil a base de iconos cuadrados. Y sin olvidarnos que también cuenta con Head-up Display.

Prueba BMW ix

Los ocupantes de los asientos traseros tampoco se podrán quejar. Butacas cómodas, espacio a raudales en todas las cotas, climatización propia y hasta varios USB colocados en la parte posterior de los sillones delanteros. Como verás en las fotografías, y de la misma forma que pasa adelante, no hay manillas en las puertas ya que se abren mediante un botón (se separan de la carrocería y luego tú tienes que terminar de empujar para completar la acción).

Cerraríamos con el maletero, donde encontraremos 500 litros a nuestra disposición, con una forma muy cuadrada para aprovecharlo de la mejor manera. Está claro que para el tamaño del coche no son muchos (un BMW X6 tiene 580 litros), pero tampoco hablamos de que sea muy pequeño. Delante no tiene espacio ninguno, incluso el capó no puede abrirse por el propietario (solo lo hacen en taller), por lo que el líquido del limpiaparabrisas se llena por detrás del logo.

Prueba BMW ix

Los motores del nuevo BMW iX

En el momento de su lanzamiento el BMW iX cuenta con dos motorizaciones disponibles completamente eléctricas, aunque desde la marca ya nos comentaron que en el departamento de M Motorsport ya se encuentran en pleno desarrollo de su versión especial y específica que superará los 600 CV (llega en 2022).

Para empezar tenemos el xDrive40 propulsado por dos motores eléctricos, uno para cada eje, que le permite contar con tracción total siendo capaz de desarrollar en su momento óptimo 240 kW (326 CV) y 630 Nm. Con estas cifras alcanzaría los 100 km/h en 6,1 segundos con sus 2.440 kg a cuestas. Va asociado a una batería de 76,6 kWh (71 kWh netos) que le ha permitido homologar una autonomía de 452 km. Para cargarla necesitaremos un poco menos de 8 horas en una toma doméstica de 11 kW, mientras que a su potencia máxima en corriente continua (150 kW) llegaremos al 80 % en 31 minutos.

Prueba BMW ix

El segundo escalón está reservado para el xDrive50. Partiendo de una misma disposición de sus motores, su potencia crece hasta los 385 kW (523 CV) y el par a 765 Nm. Lo de su aceleración ya incluso es de locos, ya que llega a los 100 km/h en 4,6 segundos (mucha curiosidad por ver dónde se queda la variante M). Para esta otra opción del BMW iX se ha decidido instalar una batería más grande de 111,5 kW (105,2 kW netos) con la que se podrían recorrer 630 km, una cifra más que considerable. Cuando la tengamos que recargar pasaremos 35 minutos para llegar al 80 % a 195 kW (máximo en continua) o un poco menos de once horas en un poste de 11 kW.

Tanto uno como el otro pertenecen a la quinta generación de motores eléctricos de BMW. Desde la marca nos explicaron que gracias a los avances conseguidos en las versiones anteriores, estos propulsores son ahora mucho más pequeños y más eficientes. Otro punto positivo es que permiten ser reparados por zonas concretas, cuando antes había que cambiar el bloque al completo.

Prueba BMW ix

Precios del BMW iX

Como suele ser habitual en BMW, este iX no cuenta con una serie de acabados que escalonen su gama. Por tanto, la gran diferenciación la encontraremos en sus motorizaciones, partiendo el xDrive40 desde los 87.160 euros y el xDrive50 en 104.150 euros, una cifra bastante considerable a tener en cuenta a la hora de elegir uno u otro.

Lo que sí estará a disposición de los futuros compradores del BMW iX son una serie de paquetes para mejorar el equipamiento de serie del SUV eléctrico. El más económico es el “Deportivo” que cuesta 3.650 euros, subiendo a los 4.700 euros del “Innovation” y los 5.350 euros del "Exclusive".

Prueba BMW ix

El arsenal tecnológico del BMW iX

Normalmente el BMW Serie 7 solía marca el paso de la innovación en la marca alemana, pero este nuevo BMW iX se ha convertido ahora en la punta de lanza (la berlina lo recuperará el próximo año con su nueva generación). Ya os he ido dando pequeñas píldoras sobre sus nuevas tecnologías, pero este SUV eléctrico tiene mucha miga.

Para empezar porque está preparado ya para alcanzar el nivel 3 de conducción autónoma, montado un gran arsenal de sensores delante y detrás. Cámaras con 8 mpi, panorámicas, radares de largo alcance (300 m) y de corto, así como sensores de ultrasonido son algunos de ellos. Todo ello aderezado con tecnología de conexión 5G.

Prueba BMW ix

Tanta cámara ha permitido al BMW iX contar con un sistema de grabación que aumenta la seguridad de sus dueños. Para empezar, es capaz de guardar 20 segundos antes y otros tantos después de un accidente, por si no te pones de acuerdo a la hora de hacer el parte amistoso. Ese tiempo aumenta en caso de que se active la alarma hasta llegar a los 40 segundos, combinándose con una lente que hay en el interior que podría sacar al ladrón con las manos en la masa o como en mi caso, un “selfie” para redes sociales.

Prueba BMW ix

Seguimos. Este nuevo SUV eléctrico contará con un BMW ID, o perfil de usuario. En él se guardarán las preferencias de cada conductor (podría recordar bajar la ventanilla al llegar al trabajo si lo haces todos los días) y podrías trasladarlo a otro vehículo de la marca. Su gestión se realiza a través de la aplicación My BMW, en donde también podrás tener una llave digital.

Y antes os hablaba de la nueva pantalla multimedia y su interfaz. Pues en ella también encontraremos un control de voz mejorado (doy fe de ello porque entiende un lenguaje más natural) capaz de diferenciar el pasajero que le habla o un navegador basado en la nube que se actualiza constantemente y que cuenta con realidad aumentada. Además, y esto es la primera vez que lo veo en un coche, servicios como Apple CarPlay, Android Auto, Spotify o Alexa, se integran más apareciendo en el panel de instrumentación. También podremos ajustar desde ella, o la aplicación del móvil, el ruido que hará el ventilador que refrigera la batería al cargar, para no molestar por la noche.

Prueba BMW ix

Acabo con una serie de píldoras breves. Sabemos que los BMW suelen tener muchos opcionales, pues bien, en este BMW iX irán equipados en el propio coche y posteriormente podremos decidir si los activamos para siempre o para épocas concretas (por ejemplo los asientos calefactados solo para el invierno). Las ruedas de serie llevan un código QR que permitirá al taller saber muchos datos sobre el propio neumático, el techo panorámico se oscurece al aparcar, se podrían instalar hasta 30 altavoces (algunos dentro del propio asiento) para el sistema de sonido y cuenta con un asistente de maniobras que recuerda los últimos 200 metros ó 10 maniobras. Este último es muy útil cuando entramos en un parking y tras descubrir que no hay sitio, tenemos que volver atrás.

Toma de contacto con el BMW iX

Tengo que reconocer que estos coches tan altos, anchos y largos me impresionan mucho cuando me encuentro cara a cara con ellos (y casi lo mismo en la carretera). El BMW iX sin duda aporta con sus formas y estética una imagen de sofisticación a la par que modernidad. Pero vamos a conducir nuestro xDrive40 porque nuestros compañeros nos han preparado una ruta con muchas curvas.

Prueba BMW ix

Este aspecto, a priori, podría ser un inconveniente para este BMW iX, pero me sorprendió el espectacular trabajo que han realizado los ingenieros con la nueva plataforma CLAR para vehículos eléctricos. Está claro que está ayudado por la suspensión neumática de dos ejes y adaptativa de forma electrónica (puede subir 20 mm o bajar 10), pero se mueve entre las curvas como si pesara la mitad. Impresiona de verdad.

El tacto es por tanto BMW, ya sea en dirección o frenada. Hablando de esta última, no existen diferentes niveles de regeneración, ya que la marca ha apostado por uno adaptativo que se complementa con la posición de la palanca denominada B para circular con un solo pedal. Contaremos también con tres modos de conducción, Eficiente, Personalizado y el Deportivo, y te puedo asegurar que no necesitarás el último para “volar” con el coche.

Prueba BMW ix

No voy a dar mucha importancia a los consumos, ya que los 28 kW que registré en mi ruta (homologa 22 kW) no son muy reales por lo comentado del trayecto y que mi conducción no fue muy tranquila. De todos modos, tampoco me parecieron excesivamente altos teniendo en cuenta lo que pesa el coche.

Cierro con dos detalles que para mí serían mejorables. En el salpicadero, del que he destacado su diseño moderno y la amplitud que ofrece, se ha dejado un surco en la parte superior, justo pegado a la luneta, de difícil acceso y que seguramente se llene de polvo con el tiempo. Y luego está el volante, con una forma un tanto curiosa.

Comentarios Prueba del BMW iX: SUV, eléctrico y muy tecnológico

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestro Aviso Legal, sección "4.8. Cookies e IPs"