Prueba Kia Niro PHEV: opinión del mejor Niro del trío

La variante híbrida enchufable del Niro es actualmente la más equilibrada de las disponibles por precio y funcionalidad en el día a día. Otro punto a su favor es el gran equipamiento de serie con el que cuenta.

Prueba Kia Niro PHEV

Que un coche pueda equipar motorizaciones de distinta naturaleza en el mismo chasis es algo que empieza a ser común en el mercado automovilístico actual, pero cuando Kia lanzó el Niro en el 2016 no lo era tanto. Aún en su primera generación, y tras un pequeño cambio de imagen el pasado año, hoy probamos su variante híbrida enchufable, para mí la más recomendable de las tres disponibles.

En ese citado cambio de imagen tampoco se realizó una gran transformación en los Kia Niro, con detalles como los cambios de las luces, con tecnología LED incluida, esa nueva parrilla más sofisticada o la incorporación de nuevas llantas, pero creo que se le modernizó lo suficiente para hacerlo atractivo a nuevos clientes. Más allá de una tapa extra para cargar la batería (en la aleta delantera izquierda), no hay cambios sustanciales comparando el PHEV con el híbrido, ni tampoco muy grandes con el e-Niro.

Prueba Kia Niro PHEV

Como vemos, lo que se mantiene en este Kia Niro es su característica carrocería, de estilo crossover pero que recuerda mucho a los anteriores monovolúmenes. Dichas formas proporcionan una visibilidad interior buena en todos los ángulos, gracias a sus grandes cristales, aunque creo que el maletero con sus 324 litros se ha quedado un poco pequeño frente a sus rivales. Como muestra, el Mini Countryman SE tiene 405 litros, el Renault Captur E-TECH 379 y el Jeep Renegade 4xe le supera por 6 litros. Incluso el mismo modelo pero en su variante híbrida llega a 410 litros y en la eléctrica a 451 litros.

Prueba Kia Niro PHEV: su interior

Por si te está gustando en lo que ves en las fotografías, debes saber que nuestro Kia Niro PHEV de pruebas equipaba el acabado Emotion, el más alto de la gama. Eso provoca que encontremos al volante los mejores elementos disponibles para el modelo coreano (la lista de opcionales es muy corta), empezando por la gran pantalla multimedia de 10,25 pulgadas. Si bien es verdad que tiene unos gráficos claros y bien presentados, no son quizás los más modernos del mercado. Aunque hay que señalar que se mueve rápido entre los distintos menús, es configurable a nuestro gusto y dispone del UVO Connect, del que te cuento más detalles en este enlace.

Prueba Kia Niro PHEV

Siguiendo con el análisis, el volante de este Kia Niro PHEV es de buena factura, con unos botones de tamaño grande para ser accionados de forma cómoda en marcha. Detrás no verás en las imágenes el panel digital “Supervision”, que viene incluido como extra en el Pack Luxury (+2.300 euros), pero este analógico te sorprenderá por la gran cantidad de información que proporciona su ordenador de a bordo. Y no faltan unas levas, de las que más adelante te hablaré para explicar su funcionamiento, que aunque imitan al metal no son de este material.

Focalizando en el resto del salpicadero, el Kia Niro PHEV sigue el estilo marcado en toda la gama del fabricante coreano. Los materiales son de calidad, sumando buenos ajustes que le colocan entre las mejores marcas generalistas. Quizás haya todavía muchos botones para la tendencia actual de diseño, algo que provocará un mayor tiempo de adaptación. Aunque hay uno de ellos que me parece muy útil, el que permite la posibilidad de que el climatizador solo actúe sobre el conductor. Muchas veces vamos solos en el coche y no hay porque malgastar energía que podría sumar algún kilómetro más a nuestra batería.

Prueba Kia Niro PHEV

En este acabado Emotion los asientos son mixtos, combinan la tela con la piel, y sus formas me han resultado ergonómicas pese a que no le vendría mal algo más de agarre en la zona de las posaderas. Su mullido es cómodo tanto para hacer viajes como para circular en ciudad. Si los quieres de piel completa, de nuevo tendrás que recurrir al Pack Luxury.

Nos movemos hacia las plazas traseras y encuentro una gran sorpresa positiva. Antes comentaba que el maletero no era grande, pero los ocupantes de la zona posterior no se podrán quejar de espacio. Da igual la cota que elijas entre altura, anchura o espacio para las piernas, el Kia Niro PHEV es una referencia en su segmento y algo que agradecerán las personas que realicen largos viajes aquí sentados.

Prueba Kia Niro PHEV

Prueba Kia Niro PHEV: dos personalidades

Un coche híbrido enchufable tiene casi dos personalidades distintas, dependiendo de si tiene cargada la batería o no. Para que te hagas una idea, con ella al 100 % he conseguido hacer pequeños trayectos gastando apenas 1,1 litros, siendo el resto cargado a la cuenta de los kilovatios. Por el contrario, subirá hasta los 5 litros el ordenador de a bordo cuando ya se haya vaciado, pudiendo incluso sumar alguno más circulando muchos kilómetros en vías rápidas.

Más allá de esto, el Kia Niro PHEV es un coche con una dirección un tanto esponjosa (no termina de transmitir todo lo que pasa bajo las ruedas), mientras que sus suspensiones son firmes, pero sin llegar a ser incómodas. Su altura libre al suelo no es muy grande y no cuenta con un modo off-road, por lo que olvídate de excursiones fuera del asfalto con esta versión.

Prueba Kia Niro PHEV

El conjunto híbrido de este Kia Niro PHEV con sus 141 CV me parece que encuentra un punto medio entre no ser muy potente y tampoco quedarse corto. No es muy ruidoso (en este caso el bloque de combustión), pero si aparece en escena cuando le exigimos un poco más de empuje (en la zona Power de la esfera izquierda del panel de instrumentación).

Con el modo Sport activo la respuesta es mucho más notoria, pero te fundirás la batería (llega a más de 120 km/h en eléctrico) en pocos kilómetros. Además, sacarás a relucir las limitaciones de los neumáticos de este Kia Niro PHEV, ya que los Michelin Energy Saver que monta a veces no podrá digerir todo el par que se les viene encima. Esto es algo normal, pues se ha pesando en unas gomas más ecológicas. Y no hay que olvidar tampoco que en esta situación podremos cambiar de forma manual (con las levas o el pomo del cambio) la transmisión de doble embrague.

Prueba Kia Niro PHEV

Por lo general circularás en modo Normal o Eco y aquí las levas tienen una función diferente ya que se encargarán de modificar la regeneración del vehículo. Con tres niveles disponibles, el primero me pareció muy cómodo para circular y el ideal para mi día a día, siendo el tercero (el más potente) un poco brusco en sus frenadas. Si no te quieres liar con esto, siempre tendrás disponible una opción “Auto” en la que el coche la ajusta por ti.

Respecto a la autonomía eléctrica de este Kia Niro PHEV, mucho dependerá del tipo de trayecto que hagas en cada momento. Para llegar a los 54 kilómetros con los que empecé con la batería cargada deberán ser muchos kilómetros en ciudad. En cuanto sales de ella yo me quedé en unos 41 kilómetros, una cifra que tampoco está nada mal.

Prueba Kia Niro PHEV

Prueba Kia Niro PHEV: tiempos de carga

Un aspecto importante de la prueba de este Kia Niro PHEV es la gestión de la batería, porque como comentaba anteriormente el consumo de combustible varía demasiado. Para realizar el rellenado de la pila utilice un enchufe en mi casa, donde tengo contratada una potencia de 3,45 kW y comenzando la operación desde el 11 %, el tiempo fue de 3 horas y 1 minuto.

Debes saber que nada más enchufar el cable la recarga de la batería comienza de forma automática, aunque podrás programarla para hacerlo en otras horas si tienes contratado un periodo valle en tu factura de la luz. Esta maniobra la puedes realizar desde el propio Kia Niro PHEV y su pantalla multimedia o con la antes citada aplicación para móviles UVO Connect (muy completa en información). Aquí podrás elegir la potencia de carga entre máximo, medio o bajo, algo que en casa no necesitarás modificar, pero que en cargadores rápidos públicos quizás si te convenga rebajar un poco para no sobrecargar la batería.

Prueba Kia Niro PHEV

Mientras que se va cargando la batería del Kia Niro PHEV se van encendiendo hasta tres luces verdes en el salpicadero, que a modo de “rallitas” como las del móvil, te permitirán comprobar de un vistazo el porcentaje ya completado. Puestos a mirar, en la pantalla multimedia también te indicará el tiempo que le queda para llegar al 100 %. Al final el trío de LED se queda apagado y en mi caso, con 54 kilómetros de autonomía.

Prueba Kia Niro PHEV: el acabado ideal

Teniendo en cuenta que para el Kia Niro PHEV solo existe una configuración mecánica, como cliente solo deberás escoger el acabado ideal para ti. El de acceso es el Concept, una primera opción que está bastante completa en materia de seguridad y que actualmente cuenta con el mayor descuento de la marca (más de 11.000 euros). Pero yo me iría seguro a por el Drive, el segundo en cuestión, con elementos importantes como la pantalla multimedia grande, el sistema de asistencia de frenada de emergencia, el sistema predictivo de ruta o el asistente para seguimiento de carril con tráfico intenso, entre otros. La diferencia entre ambos es de 4.100 euros, que creo puede estar justificada.

Prueba Kia Niro PHEV

Aunque llegados a este punto te puede tentar mucho subir hasta el Emotion que tenía nuestra unidad de pruebas. Son 1.800 euros más que el Drive con elementos como el sistema de reconocimiento de límites de velocidad, el asistente dinámico para luces de carretera, el sistema de detección de ángulo muerto, la alerta de tráfico trasero o el cargador para móviles. Aquí deberás valorar si todos estos elementos son imprescindibles en tu día a día.

Los rivales del Kia Niro PHEV

Los primeros rivales que tiene el Kia Niro PHEV los encontrarás en el mismo concesionario. Me refiero tanto a la versión híbrida como a la eléctrica. Frente al primero, le gana en consumo y en equipamiento al mismo nivel, perdiendo en capacidad del maletero y precio final (aunque esto último lo amortizarás antes cuanto más circules en ciudad con la batería llena). Comparado con el e-Niro, es 4.000 euros más barato y no tendrás que estar pendiente de buscar postes de carga. Por todo esto es por lo que decía al principio que me parecía la opción más recomendable del SUV coreano.

Prueba Kia Niro PHEV

Y sin salir todavía del punto de venta, acaban de sumarse a la oferta de Kia los XCeed y Ceed Tourer con la misma mecánica híbrida enchufable de nuestro protagonista. En ambos casos son más baratos (comparando el acabado más alto como en nuestra unidad de pruebas), en el caso del familiar añade un maletero mucho más capaz y el SUV es quizás algo más atractivo visualmente, pero aquí ya me meto en cuestión de gustos.

Y haciendo un poco de lo que ahora se denomina como “spoiler”, al principio del texto te adelanté los que considero los principales rivales del Kia Niro PHEV actualmente. El Renault Captur E-TECH es más pequeño, por lo que ofrece menos espacio para los ocupantes (tiene más maletero), y su dinámica está a la par de nuestro protagonista por su mecánica. El Mini Countryman SE tiene un nivel un poco más alto en cuanto a materiales, con un comportamiento algo más dinámico, pero es más caro. En cuanto al Jeep Renegade PHEV, perdería en un duelo fuera del asfalto y en prestaciones, pero en poco más.

Fotos Prueba Kia Niro PHEV: opinión del mejor Niro del trío

Comentarios Prueba Kia Niro PHEV: opinión del mejor Niro del trío

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"