Prueba Toyota Mirai: te explicamos cómo va el coche de hidrógeno

Fue una vuelta rápida, pero muy aprovechada. Hemos conocido como funciona el Mirai con hidrógeno y aquí te lo contamos detenidamente. Bienvenido a la prueba del futuro.

Prueba Toyota Mirai

He aquí una prueba muy especial. Hoy me van a permitir que no hable de equipamientos o de motores disponibles e intente explicar de la mejor manera posible cómo funciona un coche de hidrógeno, cómo se comporta y a las trabas que se enfrenta actualmente ante una infraestructura casi inexistente. Vamos a conocer al Toyota Mirai.

Llevo ya unos pocos años en esta profesión y creo que nunca me había encontrado un coche con tan pocos kilómetros en su odómetro (marcaba menos de 200). Fue lo primero que me llamó la atención nada más ajustar el asiento del Toyota Mirai, aunque para ser sincero antes me había atraído su diseño. Este Toyota es del estilo de un Toyota Prius de última generación, pero tras haber sufrido una evolución como en los Pokemon. Extravagante a la par que moderno y distinguido.

Prueba Toyota Mirai

Este último adjetivo se puede trasladar al habitáculo, donde encontramos varios mandos de otros Toyota pero con más refinamiento. Su configuración me vuelve a transmitir modernidad, sin olvidar que estamos hablando de un modelo que se presentó en 2015 y por el que parece no ha pasado el tiempo. La instrumentación se coloca en el parte central alta del salpicadero, de igual manera que en el Toyota Prius, comenzando una columna en la que después aparece la pantalla multimedia y culmina en una consola central en “piano black” donde se engloban los botones del cambio, de los modos de conducción y la climatización tanto del habitáculo como de los asientos, volante o parabrisas.

Tras controlar que tengo todo en orden me despido de Júlia, del departamento corporativo de Toyota al que tenemos que agradecer mucho poder haber realizado esta prueba, y emprendo la marcha no sin hacer caso a su último consejo: “cuidado que el freno de mano, es de pedal”. Detalles que gustan por Oriente.  

Prueba Toyota Mirai

Su movimiento inicial es sin ruido, al fin y al acabo aunque se alimenta de hidrógeno se comporta como un vehículo eléctrico, y sus 113 kW (154 CV) mueven con cierta ligereza al Toyota Mirai y sus 1.850 kilos en los primeros compases de nuestra prueba. Cuenta con tres modos de conducción: el normal, el Power Mode y el Eco Mode. Decido circular con el último, ya que nuestro país no está muy preparado en infraestructuras de “hidrogeneras” y me da un poco de respeto quedarme tirado.

Pese a ello no le resulta difícil coger velocidad a esta berlina de 4,8 metros en cuanto circulamos por autovía. Como comentaba anteriormente, no hay ruido por parte del motor, ni a la hora de realizar la electrolisis (te explico más abajo este proceso químico) y el aislamiento está muy bien trabajado para que los cuatro ocupantes del vehículo viajen con gran comodidad.

Prueba Toyota Mirai

Llego a mi primera parada donde había quedado con un ingeniero y profesor de automoción y un estudiante suyo que está realizando un proyecto sobre coches de hidrógeno. Nada más llegar noto sus caras de asombro, el Toyota Mirai impresiona y al bajarme veo su mayor peculiaridad, ¡el tubo de escape suelta agua! El líquido se produce cuando se crea la electricidad dentro del sistema del modelo japonés y se desaloja en el momento que paramos. Esto puede ser un pequeño incordio en una casa, por lo que cuenta con un botón a la izquierda del volante que pone H2O para descargar el agua en plena marcha y evitar los charcos posteriores.

Tras examinarle en profundidad y realizar las fotos en las que me transformo para el número especial 101 de Motorlife en el Doctor Doc como guiño a la película Regreso al Futuro vuelvo emprender la marcha. El conjunto del chasis me transmite un tacto de gran berlina de representación, con un buen ajuste de la dirección y unas suspensiones cómodas que no permiten balanceos molestos. Y justo antes de llegar a las oficinas de Toyota para su devolución pruebo el modo Power Mode. De repente sus 335 Nm me catapultan sin preguntar ¡qué empuje!

Prueba Toyota Mirai

Aparco y toca revisar el ordenador de a bordo, que por cierto es muy completo si te gusta curiosear estadísticas o cómo está funcionando el sistema. El consumo ha sido de 0,9 kg/100 km, por lo que no me he quedado muy lejos de los 0,76 kg/100 km que homologa. Me despido del Toyota Mirai pensando que unos años quizás probar un coche con hidrógeno sea más habitual que ahora.

La electrolisis: el proceso que mueve al Toyota Mirai

Lo más peculiar de este Toyota Mirai es el proceso de la producción de energía. Lo primero que tenemos que hacer es rellenar los dos depósitos de hidrógeno. Su capacidad es de 5 kg y permite realizarlo a 700 bares de presión, durando el proceso de repostado unos cinco minutos. Una vez arrancado, el elemento químico de los tanques se envía al generador (Fuel cell stack lo llama Toyota) que mezclado con el aire recogido del exterior (oxígeno) y mediante el proceso denominado electrolisis se obtiene electricidad, por un lado, y agua, por otro. La primera se manda instantáneamente tanto a la batería (de 1,59 kWh de capacidad) como al motor para que el vehículo empiece a moverse. Mientras tanto, el agua generada se va expulsando por el tubo de escape. Su autonomía homologada, teniendo en cuenta todo esto, es de más de 500 kilómetros.

Prueba Toyota Mirai

El hidrógeno en España y coches disponibles

La movilidad con hidrógeno en nuestro país está muy limitada. Actualmente solo están en funcionamiento tres “hidrogeneras” situadas en Puertollano (Ciudad Real), Albacete y Huesca, según datos del Centro Nacional del Hidrógeno. Encima tenemos que tener en cuenta que funcionan a 350 bares, lo que repercute en que la autonomía del Toyota Mirai, que permite hasta 700, se vea reducida. Toyota anunció en junio del año pasado que junto a Enagás y Urbaser construirán la primera “hidrogenera” para uso público en Madrid, las anteriores son privadas, para dar autonomía a doce vehículos que tendrá de pruebas.

Con la oferta de vehículos movidos por este combustible pasa un poco parecido. Actualmente el único que se vende en nuestro país es el Hyundai Nexo por un precio de 72.250 euros (el Toyota Mirai tendría un coste parecido), aunque en otros países donde la infraestructura es mejor (Alemania destaca en toda Europa) también ruedan los Honda Clarity Fuel Cell o el Mercedes GLC F-Cell, que es el único de los cuatro que se puede conectar a una toma de corriente para recarga la batería como un híbrido enchufable. Hay que señalar también que Toyota ya ha presentado un prototipo de cómo será la segunda generación del Mirai, que no creemos que esté disponible hasta finales de este año o principios del 2021.

Fotos Prueba Toyota Mirai: te explicamos cómo va el coche de hidrógeno

Comentarios Prueba Toyota Mirai: te explicamos cómo va el coche de hidrógeno

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"