Prueba: Citroën C3 PureTech 82, el utilitario diferente

El modelo francés derrocha originalidad por los cuatro costados. Probamos su motor gasolina intermedio y te recomendamos la mejor opción de configuración.

Prueba Citroen C3

Se agradece que las marcas arriesguen con sus diseños. Es verdad que con este planteamiento puedes provocar reacciones totalmente enfrentadas, te encanta o te horroriza, pero desde Citroën han decidido apostar fuerte por un diseño que comenzó su senda con el Citroën C4 Cactus. Ahora ha llegado a la nueva generación del Citroën C3, la tercera en concreto, y vamos a analizar cómo le ha sentado.

Diseño 100 % original

Es verdad que si escudriñas el diseño del nuevo Citroën C3 encuentras referencias en varios modelos de la marca, los Airbumbs del Cactus o los faros de los Citroën C4 Picasso sin ir mas lejos. Pero si lo comparas con el resto de los utilitarios no creo que encuentres nada que se le acerque. Además, debido a su altura libre al suelo y las molduras de las ruedas que puede llevar incorporadas incluso me he encontrado con gente que me preguntaba si a este modelo ya se le podía considerar un SUV, lugar que está reservado para el futuro Citroën C3 Aircross. En resumen te puede gustar o no, pero lo que es seguro es que es original.

Prueba Citroen C3

Del interior sí que podemos decir que es un heredero del Citroën C4 Cactus. La esencia se mantiene pero con una serie de cambios que incluso lo mejoran. Por ejemplo, el volante cuentan con la misma forma y diseño, pero se han cambiado los botones multifunción, de buen tacto, para hacerlos más accesibles a cada una de las manos. También se han modificado las tomas de aire centrales, creo que mejor ubicadas en una posición más alta, aunque esto haya provocado que la pantalla quede ahora más baja. Luego ya en el apartado de gustos, prefiero esta instrumentación analógica del Citroën C3 y las piezas de cuero del resto del salpicadero que pueden ser personalizadas.

Una vez ajustado el asiento a tu medida te das cuenta que Citroën sigue incidiendo en crear butacas muy cómodas, que casi parecen un sofá, pero con poco agarre en sus laterales. La visión desde ese puesto es buena, con una excelente colocación de los espejos y con una altura superior a muchos de sus competidores –volvemos a redundar en que parece un SUV-.

Prueba Citroen C3

De los asientos traseros se puede decir que son cómodos para dos ocupantes, ya que el central tiene el túnel algo elevado y esta plaza no es cómoda. Su espacio está más o menos en la media del segmento, aunque se pierde algo de altura respecto a sus competidores. Y terminaríamos con un maletero con formas muy cuadradas y una boca de carga quizás algo elevada. Su capacidad es de 300 litros lo que le sitúa en un punto medio de los utilitarios, siendo la referencia los 355 litros del nuevo Seat Ibiza o del Suzuki Baleno.

¡Viva la ciudad!

Empezamos nuestra prueba de conducción con el Citroën C3 y de lo primero que nos damos cuenta es de que su suspensión elevada hace que la entrada al coche sea algo más alta. Este tipo de configuración tiene una desventaja clara, ya que al tomar curvas a cierta velocidad el coche balancea y puede dar una falsa sensación de falta de aplomo. Es verdad que en ciudad se mueve muy bien, pero hay que acostumbrarse a ese tacto, no estamos ante el chasis directo y hasta deportivo de un Seat Ibiza, aquí prima el confort. Otro punto que podría mejorar es la palanca de cambios manual, con recorridos excesivamente largos para mi gusto, aunque es suave de accionar y no falta precisión.

Prueba Citroen C3

Nuestra unidad de pruebas estaba equipada con el motor PureTech 82, que empuja al Citroën C3 de forma correcta sin grandes alardes ya que cuando cogemos velocidad pierde algo de fuerza. Es por ello que se torna como un bloque ideal para la ciudad. Sus tres cilindros se dejan notar en el habitáculo, más por su peculiar sonido –que no molesto– que por vibraciones, algo en lo que no alcanza la finura de un cuatro cilindros, pero supera a muchos diésel.

Lo que si demostró este PureTech 82 es un consumo muy razonable. En nuestros recorridos habituales el ordenador de a bordo marcaba unos 6 litros, siendo posible incluso bajar esa cifra con trayectos más favorables. Lo único que es una pena que no cuente con sistema Start/Stop, que le permitiría un gran ahorro en ciudad.

Prueba Citroen C3

ConnectedCAM: para compartirlo todo

En un mundo en el que la conectividad de las cosas y las redes sociales cada vez están más unidas no sorprenden que se ofrezcan productos como la ConnectedCAM. Es una pequeña cámara instalada justo detrás del espejo retrovisor que cuenta con un gran angular de 120° y captura tanto imágenes como vídeos (máximo 1 minuto) en calidad full HD.

Su funcionamiento me pareció muy sencillo, con un botón que marca el inicio de la captura. Es verdad que quizás quede un poco lejos del conductor, pero creo que es una buena idea para no estar tocándolo en plena conducción. Las fotos que saca son bastante buenas e instantáneamente están disponibles en la aplicación del móvil.

Descargar ConnectedCam para Android

Descargar ConnectedCam para iOS

Prueba Citroen C3

Una vez ya la tengamos en la aplicación puedes hacer lo que quieras con las instantáneas, bien mandarla a través de tus redes sociales favoritas, adjuntarla en un email a alguna para alguna persona especial o guardarlas en tu teléfono para no perder el recuerdo.

Más allá de estas funciones, la ConnectedCAM cuenta con otras dos algo más serias. Por un lado dispone de GPS lo que permitirá localizar tu coche a través de la aplicación para aquellos que sean algo más despistados. Por otro está la función de grabación, ya que en todo momento esta activa y en caso de accidente es capaz de registrar 30 segundos antes y un minuto después del siniestro. Es una buena prueba en caso de no ponerse de acuerdo en un parte amistoso.

Prueba Citroen C3

Ahora bien debes saber que la ConnectedCAM es un accesorio opcional por el que deberás pagar. Está disponible a partir del acabado Feel, el segundo en la escala, por 500 euros, aunque si optas por el Shine, el más alto, el precio baja a los 300 euros. Aquí deberás plantearte si de verdad la vas a usar o no.

¿El mejor motor para el Citroën C3?

Para el Citroën C3 tienes opciones de motores de gasolina, que funcionan con GLP o los diésel. Teniendo en cuenta el tipo de coche que estamos analizando, estos últimos con 75 y 100 CV los descartaría. Son eficientes, pero en un coche de planteamiento urbano es difícil que llegues a realizar suficientes kilómetros como para sacarlos ventaja frente a los otros.

Prueba Citroen C3

Siguiendo con el orden, el PureTech 82 que puede funcionar con GLP es el mismo motor que el de nuestra prueba, pero con la posibilidad de funcionar con este combustible adicional. A diferencia de otros coches, en el Citroën C3 no pierdes maletero pese al depósito extra, pero debes tener una gasolinera cerca con surtidores de este combustible para que salga rentable. Además sólo está disponible con el acabado Feel, el intermedio. Una opción que sí puede ser interesante como alternativa urbana porque con GLP, el distintivo ecológico es el de clase ECO.

Vistas estas opciones yo me decantaría por alguno de los gasolina PureTech. De primeras quitamos de la lista al de 68 CV, orientado a flotas o si vas muy justo de presupuesto. Lo ideal es empezar a tener en cuenta desde el de 82 CV, aunque si vas a salir de vez en cuando a vías rápidas o a realizar viajes me gastaría algo más por el de 110 CV. Además este último es el único que puede ir asociado al cambio automático EAT6 que ya probamos aquí

Prueba Citroen C3

¿El mejor equipamiento para el Citroën C3?

La gama de acabados del Citroën C3 se divide en tres: Live, Feel, y Shine. El primero le retiraría de una supuesta lista de la compra por varias razones con peso. Una de ellas es que sólo está asociado a los motores menos potentes de la gama, el PureTech 68 y el BlueHDi 75. Otra también importante es que no tiene aire acondicionado, luces antiniebla o radio con USB.

Por tanto empezamos con el Feel, que es unos 1.100 euros más caro que el Live y 2.450 euros más barato que el Shine. Este acabado más alto cuenta con la pintura en dos tonos, los airbumps, el climatizador, el equipo multimedia en pantalla de 7 pulgadas, la cámara de visión trasera o la ayuda al aparcamiento. Podríamos decir que la diferencia si está pagada, pero por 1.600 euros dispones del pack Feel que añade climatizador, las llantas, el navegador y los Airbump a dicho acabado y se quedaría casi igual.

Prueba Citroen C3

Rivales del Citroën C3

El segmento de los utilitarios es uno de los más importantes en nuestro país como demuestra que el Seat Ibiza sea el coche más vendido actualmente. Por ello nuestro Citroën C3 tiene rivales en casi todas las marcas, pero en originalidad podríamos decir que se sitúa en cabeza solo amenazado por el Mini, claramente más caro.

Por precio este Citroën C3 Puretech 82 Shine se sitúa en 16.050 euros. Comparado con su rival más cercano, es 1.300 más caro que un Peugeot 208 con el mismo motor y el acabado Allure, que encima si cuenta con el sistema Start/Stop. Otros coches que podrías tener en cuenta son los siguientes:

Prueba nuevo Seat Ibiza 2017, más coche en todos los sentidos

Nuevo Kia Rio 2017, nueva generación más sofisticada

Nuevo Renault Clio 2016: Gama, equipamiento y precios para España

Nuevo Nissan Micra, otra vuelta de tuerca

Prueba Mazda 2 1.5 90 CV: un gasolina que interesa

Nuevo Dacia Sandero 2016, más atractivo y equipado

Prueba: Hyundai i20, espacio y calidad a buen precio

Prueba Citroen C3

Prueba Opel Corsa 1.0T, ¿el mejor tres cilindros de gasolina de su categoría?

Suzuki Baleno, desde 10.905 euros y 5 años de garantía

Honda Jazz 2018, ahora también con nuevo motor de gasolina

Prueba: Skoda Fabia Monte Carlo 1.4 105 CV

Ford KA+: ya a la venta desde 8.500 €

Prueba nuevo Suzuki Swift 2017: mucho mejor

Prueba Mitsubishi Space Star 120 MPI, un utilitario a tener en cuenta

Comentarios Prueba: Citroën C3 PureTech 82, el utilitario diferente

  •  
    Avatar de Emilio.
    Emilio 09/02/2019 17:41:31

    Compré un Puretech hace unos meses y ese balanceo en las curvas me hace sudar. Es sin duda lo peor que le veo a este coche.
    Otro inconveniente es la pantalla, que para hacer cualquier cosa hay que pulsar y navegar por demasiadas opciones. El apagado de la pantalla de noche, tienes que pulsar en dos sitios. Podían haber puesto un botón para apagar la pantalla y no tener que andar toqueteando para apagarla. Ya me estampé contra un árbol con un coche, que se fue al desguace directamente, por desviar la atención de la carretera un instante para tocar la pantalla. No quiero repetir la experiencia :D
    Además, si subes el volumen de la radio o lo bajas, tienes que andar apagandola otra vez.
    Me abría gustado tener las típicas agarraderas que van en la mayoría de coches, ya que cuando voy de copiloto, en las curvas me gusta agarrarme, y no es algo que cueste mucho dinero. ¿Se le pondrán poner?
    Algo que también tendría que tener es un apoya brazos entre los dos asientos, pero ya que no lo trae, y reconozco que es pedir demasiado, se lo compraré y pondré con el tiempo.
    Por lo demás, es un buen coche. Lo compré de gasolina y no consume tanto como creía.

  •  
    Avatar de Luis Carlos Cáceres.
    Luis Carlos Cáceres, 11/02/2019 10:03:45

    Hola Emilio. Me temo que en este tipo de coches urbanos es muy normal prescindir de las agarraderas y de los reposabrazos centrales. Si tú te lo puedes hacer de alguna manera. Por curiosidad, ¿en qué consumos te estás moviendo?

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"