Prueba del Honda e: un eléctrico muy diferente

Diseño rompedor con claros guiños al pasado, un comportamiento muy dinámico y una batería que le convierte en un coche claramente urbano. Analizamos al completo del Honda e.

Prueba del Honda e

Cuando Honda presentó el Urban EV Concept en el Salón de Frankfurt de 2017 con esos aires retro y tecnología eléctrica, pensé que se quedaría en un mero prototipo. Alma de cántaro, que poca fe tuviste en los diseñadores de la marca japonesa. Cuatro años después aquí me encuentro subido al Honda e, como se ha denominado al modelo a la venta, y tengo que decir que me ha gustado mucho su apuesta.

Como podrás comprobar a lo largo de esta prueba, muchas veces mencionaré al Mini Cooper SE y es que el modelo británico es su gran competidor. Mi argumento lo baso en que el Honda e busca en su diseño un estilo “retrofuturista”, que inauguraron en su día el Mini y el Fiat 500, en su tacto de conducción, en contar con una batería pequeña y con una calidad interior-precio superior a la media del segmento.

Prueba del Honda e

Su diseño exterior llama mucho la atención por la calle, ha dejado soso incluso al icónico Mini, por lo que es ideal para aquellos que busquen un poco de distinción en su coche. Tres detalles me llaman poderosamente: adiós a los retrovisores que se sustituyen por cámaras que hacen menos ancho al coche y son más aerodinámicas, adiós a las manetas de las puertas, que se ocultan a ras de la carrocería, y adiós a los marcos en las ventanas, como si de un modelo coupé se tratara.

La pena es que no se ofrezcan más elementos de personalización para el Honda e (aquí el Mini gana por goleada). Apenas cinco colores para la carrocería, con el techo combinado en negro como puedes ver en las fotos, el pack U.R.B.A.N para añadir algunas piezas en color negro y dos juegos más de llantas, además de las que ves en nuestra unidad de pruebas.

Prueba del Honda e

Prueba del Honda e: interior muy futurista

Tengo que reconocer que aunque me gusten las manillas enrasadas con la carrocería, el mecanismo de apertura en este Honda e me pareció un poco complejo (por debajo abres y por encima cierras) por lo que tardas un poco en cogerle el pulso. Una vez dentro, el salpicadero con tanta pantalla me asombró más incluso que el exterior. Sin duda me encanta, pero te hablaré de él exhaustivamente en el artículo que tienes a continuación.

Los asientos de mi unidad de pruebas del Honda e estaban tapizados en tela (se pueden poner de cuero también) y me parecieron muy cómodos. Quizás para ser perfectos les faltaría algo más de agarre lateral, que casaría muy bien con el espíritu deportivo del eléctrico asiático. En frente encuentro un volante algo grande para lo que se estila últimamente en la industria, con unos botones de gran calidad, lo mismo que se podría decir de los ajustes de todo el puesto de mando. Y detrás la primera de las pantallas haciendo de panel de instrumentación, algo más sencilla en su diseño que las que acompañan a su derecha.

Prueba del Honda e

Mirando un poco más allá encontrarías la pieza en madera (se ofrecen como opción otra en color bronce) como otro guiño al pasado, donde se ubican unos mandos de la climatización estándar y que pegan poco entre tanta modernidad. No destaca el Honda e por tener muchos huecos para descargar los bolsillos, pese a tener espacio libre entre los dos asientos, y por la falta de un cargador inalámbrico para móviles.

A las plazas traseras se accede con otro tipo de manetas, esta vez están escondidas junto a la ventanilla, encontrando un gran butacón (se abate entero). El Honda e está homologado para cuatro personas, que viajarán de forma cómoda en su cota de anchura o altura, aunque algo más justas de piernas, pero no olvidemos que el coche mide 3,89 metros. Y el maletero puede ser pequeño con sus 171 litros.

Prueba del Honda e

Prueba del Honda e: diversión por bandera

Para realizar esta prueba nosotros tuvimos la versión Advance con 113 kW (154 CV) de potencia. Arrancas con el botón colocado en el salpicadero y lo primero que noto es que la dirección es muy directa, como un kart. En ciudad te permite callejear o sortear el tráfico con una facilidad pasmosa, algo a lo que ayudan también los 315 Nm de par instantáneo, y a la hora de aparcar apreciarás su excelente radio de giro.  

La potencia disponible bajo el acelerador me parece más que suficiente para mover a este Honda e con soltura (no olvidemos que pesa 1.543 kg), más si activas el modo Sport en el “Drive Mode”. En este último sí que echo en falta una tercera opción “Eco” para esos días en los que tienes poca batería para llegar a tu destino. Y piensa que encima es propulsión trasera, con la deportividad y el agrado que ello conlleva.

Prueba del Honda e

También puedes actuar sobre la retención del Honda e pulsando el botón del pedal único que encontraras debajo de los de la transmisión (no tiene pomo de cambio). Cuenta con tres niveles que puedes seleccionar con las levas colocadas detrás del volante, siendo para mí el nivel 2 el más recomendable para rodar habitualmente. De esta manera, y tras cogerle el tacto a las distancias, verás como en ciudad no necesitas actuar sobre el freno.

El tarado de las suspensiones también acompañan para convertir la conducción de este Honda e en un acto muy divertido. Pero el ordenador de a bordo marca cifras algo altas de consumos, quizás me haya animado demasiado. O le tenemos que echar la culpa a los Michelin Pilot Sport 4 que tenía nuestra unidad de pruebas, que por un lado no son de lo más ecológico, pero por otro mejoran exponencialmente el comportamiento del Honda e. No vienen de serie por lo que tú eliges cuál de las dos cualidades prefieres potenciar.

Prueba del Honda e

¿Entonces cuánto dura la batería de 35,5 kWh de capacidad? Pues por separado he conseguido consumos de 11 kW en ciudad, subiendo hasta 20 kW en carretera a velocidad legales (su velocidad máxima es de 145 km/h) para lograr una media al final de la semana de 17,1 kW. Como decía anteriormente es una cifra un poco alta, (¡ay los Michelin y el modo Sport!), pero me permitirían recorrer 207 kilómetros, quedándome solo a tres de lo homologado. Como curiosidad a tener en cuenta, cada vez que activaba el climatizador me quitaba entre 4 y 7 kilómetros.

Prueba del Honda e: el proceso de carga

Antes de contar mi experiencia de carga con el Honda e hay que señalar que el eléctrico japonés admite hasta 70 kW de potencia en corriente continua, mientras que su cargador interno es de 6,6 kW (no hay ningún otro como opción), que es el máximo que se podría alcanzar con corriente alterna. De serie vienen incluidos tanto el cable de Modo 2, para enchufe convencional, como el de Modo 3.

Prueba del Honda e

La toma de carga, de tipo CCS2, se encuentra en la parte frontal y al iniciar el proceso de carga se enciende una luz. Yo utilicé un cargador público de 22 kW y empezando desde un 20 % me tardó cuatro horas y media en llegar al 100 %. En casa, donde tengo 3,45 kW, y partiendo de un 32 % el tiempo fue de 13 horas y media para la misma operación. Una vez terminado no olvides apretar ese botón pequeño a la derecha de la toma porque de lo contrario no se desenganchará el cable.

Todo este proceso de carga, y algunas funciones más como la preclimatización del habitáculo, se pueden controlar desde la aplicación para móviles “My Honda+”. Su diseño es moderno y muy intuitivo, e incluso te permite utilizar tu teléfono como llave si lo acercas al logo (parece una N) que encontrarás en el pilar que separa las dos puertas.

Prueba del Honda e

¿Qué versión del Honda e coger?

Existen dos versiones del Honda e para escoger. Por un lado tenemos la básica, cuyo rendimiento alcanza los 100 kW (136 CV) y su equipamiento es algo menor ya que no tiene elementos como la cámara en el retrovisor, el sistema de asistencia al aparcamiento, el volante calefactado o el aviso de ángulo muerto.

La diferencia, además de los 13 kW de potencia extras y el equipamiento que te indico en el párrafo anterior, es de 3.000 euros entre ambas versiones. Está claro que es una cantidad considerable para tener en cuenta, pero piensa que el más potente que nosotros probamos calca la autonomía homologada.  

Prueba del Honda e

Prueba del Honda e: el Mini Cooper SE y otros de sus competidores

Nadie en Honda podrá negar que su primer modelo eléctrico tenía al Mini Cooper SE en su punto de mira. Ambos buscan que el conductor disfrute al volante por delante de una mayor funcionalidad o incluso capacidad de batería. En estos apartados, el japonés es más versátil ya que ofrece cinco puertas frente a las tres del británico, contando también con una cota de anchura mayor (en altura están parecidos) y en la batería gana en capacidad por poco (35,5 kWh frente a 32,6 kWh).

A favor del Mini podemos argumentar su mayor catálogo de personalización, así como una dinámica un punto por encima (tiene más potencia), pero siendo bastante parejos en este aspecto sobre todo si equipamos nuestro Honda con los neumáticos Michelin de nuestra unidad de pruebas. Y otro aspecto en el que gana es en el precio, ya que el Cooper SE comienza en 34.200 €, mientras que el e son 37.390 euros.

Otras opciones que se podrían considerar frente a este Honda e son las siguientes:

Fotos Prueba del Honda e: un eléctrico muy diferente

Comentarios Prueba del Honda e: un eléctrico muy diferente

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"