Prueba 10: MINI Paceman, el estilo lo primero

Paceman2

La imagen de marca de MINI parece ser no tener límites. Ya son siete las carrocerías que ha derivado MINI de su icónico modelo. La última, el MINI Paceman es una versión de tres puertas del “crossover urbano” MINI Countryman. Tiene una línea poderosa y ciertamente singular y distintiva, aunque el Paceman se parece poco al concepto inicial del MINI. No obstante es un coche que corre con los tiempos en los que el único sector que crece en oferta y demanda es el de los pequeños todocamino, SUV compactos, crossover urbanos o como queramos llamarlos.

1. A quién va dirigido

El MINI Paceman es por concepto un “crossover urbano” con mucho estilo y un toque de deportividad. Por calidad y precio está posicionado en el lado más premium de ese sector. Tiene tres puertas y un techo tipo coupé más bajo que la versión de cuatro puertas MINI Countryman, reduciendo la sensación de habitabilidad en el interior, por lo que no está dirigido hacia las familias, más bien para solteros o parejas sin hijos, o tal vez como segundo coche. Con motores y equipamientos equivalentes, el Paceman es además el MINI más caro de todos, por lo que tiene algo de coche capricho y busca un público con cierto poder adquisitivo que quiere algo con mucho poder de imagen, pero que tal vez vea el Range Rover Evoque demasiado grande.

Paceman4

2. Qué motores están disponibles

El MINI Paceman cuenta con la misma selección de motores del MINI Countryman, que en gasolina comienza con la versión Cooper y su motor atmosférico de 1,6 litros y 122 CV. Es el motor que hemos probado y es el menos aconsejable de todos porque se queda algo corto para este coche. No tiene mucho empuje en medios lo que obliga a bajar marchas en cualquier repecho y a pisar a fondo para ir mínimamente dinámico, aumentando el consumo más de lo esperado. Es mejor opción el Cooper D, con motor turbodiésel de 111 CV, que gracias al mayor par motor a medio régimen ofrecerá una sensación de más potencia y de rodar con más alegría, aunque las prestaciones al cronómetro no sean brillantes.

Las versiones potentes Cooper S y Cooper SD son las realmente atractivas para este MINI más grande de lo habitual. El gasolina turbo Cooper S de 184 CV, consumirá lógicamente más, pero ofrece sensaciones deportivas, gran aceleración y permite dominar el carril izquierdo de la autopista con autoridad. Es recomendable sólo para quien pueda mantener holgadamente un gasto alrededor de los 10 litros/100 km de media. Si te molesta gastar tanto combustible en un coche de este tamaño, no te preocupes, el Cooper SD con el motor diésel 2.0 litros de BMW y con 143 CV es en realidad el mejor motor para este coche. Ofrece la misma sensación de empuje que el Cooper S en autopista y tiene menor consumo, aunque con algo menos de aceleración pura. Hemos probado este motor en otros MINI y el sonido áspero típico de un diésel en este motor se nota sólo a ralentí en frío y un poco al pisar a fondo en aceleración, en conducción normal este motor es fino y capaz de revolucionarse con rapidez, acercando al conductor a las sensaciones de un gasolina.

Por último se ofrece una versión extrema llamada John Cooper Works Paceman, con el motor del Cooper S preparado a 218 CV, con suspensión muy deportiva y una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 6 segundos. No obstante, no recomendamos este “mini SUV” deportivo de 39.000 euros más opciones. El tratamiento John Cooper Works queda mucho mejor en el MINI normal que cuesta 7.300 euros menos y es más ágil y mucho más deportivo.

3. Tracción total ¿sí o no?

MINI ofrece la tracción total All4 con todas las versiones menos el Cooper Paceman de 122 CV. Teniendo en cuenta que la tracción total no es permanente como en un Subaru XV, sino automática; que éste no es un coche para rodar por el campo como si nada y que el sistema All4 aumenta el consumo por el mayor peso y rozamiento mecánico, hay que pensárselo bien antes de montar la tracción total. La recomendación sería siempre tracción delantera menos para los clientes que tengan pensado rodar mucho con mal tiempo en los meses fríos y no les baste con unos neumáticos de invierno. Para la gran mayoría de clientes la tracción delantera es suficiente, ya que las únicas pérdidas de tracción que puedan crear los motores más potentes en suelo poco adherente, serán neutralizadas por las ayudas electrónicas.

Paceman1

4. Cómo es conducirlo

Aunque al acercarte el MINI Paceman no parezca tan alto, la verdad es que una vez sentados dentro la postura de conducción sí se siente algo elevada. Esto ofrece los beneficios de la visibilidad y el dominio del entorno que tanto agradecen muchos conductores. La suspensión de serie puede calificarse de ligeramente firme, permitiendo un buen control de los movimientos de la carrocería sin llegar a molestar por rígida. Con las llantas de 17 pulgadas que montaba la unidad probada, los baches e irregularidades se filtraban bien, pero entendemos que en un coche donde el estilo es tan importante los clientes opten por llantas de 18 o 19 pulgadas, y como es normal, cuanto más llanta, más incómodo será.

Es un coche ágil en curvas y fácilmente controlable, pero no es un coche deportivo de reacciones por mucho que en los anuncios de televisión aparezca haciendo carreras por la ciudad y tirando de freno de mano. En situaciones límite el MINI Paceman es un coche seguro y subvirador como es normal, evitando sustos al conductor, pero no es un coche para disfrutar yendo al límite. Si es eficaz en conducción dinámica, en conducción netamente deportiva cuesta fiarse completamente de él, es algo inconsistente cuando hay baches en curvas con mucho apoyo y la dirección no te informa lo suficiente. Así pues, es un coche suficientemente cómodo, aunque firme para aceptar una conducción alegre, pero no es un verdadero coche deportivo.

Paceman7

5. Diseño interior

En MINI no valen los convencionalismos, todo tiene que ser diferente al resto y en el interior esto tiene sus cosas buenas y malas. El diseño es exquisito hasta en el más mínimo detalle. Puedes pasar horas mirando el interior y siempre encontrarás algo que te sorprenda. El enorme cuentakilómetros en la consola central con la pantalla multifunción en su interior domina el salpicadero, pero no es realmente práctico. Hay huecos para depositar objetos, asientos bonitos a la vista y cómodos, buen tacto en los mandos, palanca y volante, y una sensación general de calidad. Aunque algunos plásticos en la consola entre los asientos, por ejemplo, no dan tan buena sensación.

En las plazas delanteras hay suficiente espacio, ligeramente menos que en VW Golf a pesar de su anchura, y el techo más bajo del Paceman frente al Countryman, no agobia, por lo menos si no lleva techo panorámico. Detrás es otro cantar. El acceso a las plazas traseras es un poco complicado, como en todo coche de tres puertas, y sólo hay dos plazas separadas sin mucho espacio para la cabeza ni para las piernas. Si se van a usar las plazas traseras habitualmente el MINI Paceman no es la mejor opción.

Paceman9

6 Maletero justo

Por capacidad el maletero del Paceman no es espectacular. Más o menos el de un utilitario del segmento B moderno, como un Renault Clio. Tiene un hueco útil bajo el piso que ayuda a homologar 330 litros totales. Los asientos traseros se pliegan por separado, pero no dejan el suelo completamente plano. El suelo del maletero viene con dos útiles bandas de goma para asegurar objetos pequeños. En la lista de opciones hay un paquete de compartimentos para el maletero por 243 euros, y también hay un montón de accesorios originales de MINI para mejorar el transporte de objetos, mascotas o material deportivo.

Paceman3

7. Equipamiento a la carta

MINI, al igual que BMW, no ofrece varios niveles de equipamiento con cada motor, sino sólo uno. Cuanto más potente es el motor y más alto es el precio, más equipo de serie se ofrece, aunque siempre es muy pobre, sin Bluetooth, ni climatizador... La marca te dirá que prefieren dejar a cada cliente que, a través de la lista de opciones, elija su acabado ideal. A nosotros nos parece, como hemos dicho en otras ocasiones, que es una forma de enmascarar un precio muy alto. Un MINI Cooper Paceman cuesta 24.700 euros, pero tras pasar por el configurador buscando los elementos normales en un coche de estas características (pintura metalizada, xenón, climatizador, espejos plegables, Bluetooth…) nos hemos quedado en 28.440 euros. Ese es el precio real del coche, el que todo cliente acabará pagando tras pasar por la lista de opciones. Para un coche pequeño no muy espacioso, con motor de 122 CV que además da la sensación de poco potente, lo vemos caro, por mucho estilo y diseño que tenga.

8. ¿Paceman o Countryman?

El MINI Paceman es la versión coupé del MINI Countryman, con una línea de techo más deportiva y tres puertas, por lo que el público al que va dirigido es diferente. De todas formas, incluso a los enamorados del nuevo Paceman recomendamos mirar también el Countryman, que es más barato y práctico, con más espacio y maletero, y eligiendo con acierto los colores, llantas y el equipamiento puede quedar también muy llamativo.

Paceman5

9. Otras opciones

El nicho de mercado de los SUV pequeños cada vez es menos nicho y más un sector en sí mismo. El MINI Paceman se desmarca de este tipo de modelos un poco con su actitud premium y deportiva. Sus rivales más cercanos por tamaño serían las versiones más exclusivas del Nissan Juke. En concreto el Juke Nismo ofrece una experiencia individual y muy deportiva, pero probablemente el comprador de un Paceman no tenga el Juke en su lista. Coches exclusivos de tamaño pequeño que pueden rivalizar con el Paceman, pueden ser el más convencional, sensato y barato Audi A1 o el popular coupé Volkswagen Scirocco. Desde el punto de vista de concepto de coche SUV de tres puertas el único rival sería el Range Rover Evoque Coupe, pero éste es un poco más grande y, sobre todo, más caro.

10. Conclusión

Reconocemos el carácter individual y la personalidad del MINI Paceman, que atrae las miradas y tiene una imagen de marca bien definida. El diseño de SUV de tres puertas con techo de coupé ofrece un plus de exclusividad y un aire lúdico innegable. Es un coche de capricho que se compra con el corazón. No obstante, el precio que hay que pagar por diferenciarse tanto nos parece alto en cuanto a adquisición, habitabilidad y practicidad. El cliente del Paceman tiene que aceptar algunos compromisos. Es el séptimo MINI de la actual generación, pero no necesariamente el MINI más sensato. Por ejemplo, un Countryman ofrecerá mayor radio de acción, será más fácil para convivir a la larga y también mantendrá el valor de reventa mejor.

 

Fotos Prueba 10: MINI Paceman, el estilo lo primero

Comentarios Prueba 10: MINI Paceman, el estilo lo primero

  • No hay comentarios.

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará
Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"