Prueba Ford Focus Active: ¿por qué merece la pena este acabado?

Analizamos la variante más original y curiosa del Ford Focus para saber cuáles son sus puntos fuertes. Ahora mismo, no tiene mucha competencia en el mercado.

Prueba Ford Focus Active

Te gusta el aspecto exterior de los SUV, pero te parecen opciones demasiado grandes por sus formas. Pues tienes una alternativa en modelos como este Ford Focus Active, que a una carrocería más convencional se le añaden una serie de elementos estéticos para darle ese toque campero que buscas. Aquí vamos a descubrir si cambia mucho respecto al resto de versiones del compacto y si merece la pena.

Prueba Ford Focus Active: sus cambios estéticos

Empezamos la sesión de vestuario. Tomando como punto de partida un Ford Focus empezamos incorporando detalles del armario de los crossover, también tiene otro hueco de ropa deportiva bajo las siglas ST, como son las molduras en color negro que recorren toda la carrocería (si te fijas el Ford Focus convencional ya tenía las formas en los pasos de rueda para colocarlas), salpicadas con pequeños detalles en gris en parachoques o en el faldón lateral bajo las puertas.

Prueba Ford Focus Active

Faltarían en nuestra unidad de pruebas las barras en el techo, que son de serie para las dos carrocerías del Ford Focus Active y siempre van coloreadas en negro, y quizás las carcasas de los retrovisores en otro color, algo típico de este tipo de modelos y que en nuestro caso se realiza como opcional de 400 € en el que también se pinta el techo de negro. Ya que hemos citado los extras, las llantas son específicas para esta versión, aunque de serie se equipan unas de 17 pulgadas, mientras que en las fotos verás las de 18’’ que cuestan 400 euros.

De cara al interior, la tapicería de este Ford Focus Active es también exclusiva y única. Se trata de una mezcla de tela, en la parte central, con piel, en los bordes laterales, muy bien resuelta. Si bien no podrás optar por un asiento totalmente de cuero, creo que dado el enfoque aventurero de esta versión le queda muy bien, aunque habría dado alguna posibilidad de color para poder personalizarla (ésta tiene detalles en azul).

Prueba Ford Focus Active

El resto del habitáculo no cambia respecto a los otros Ford Focus, con un puesto de mandos bien resuelto en el que se puede echar en falta el panel de instrumentación digital (se está incorporando ahora en el compacto americano) y puede llamar la atención la gran cantidad de botones, ahora que todas las marcas se afanan en hacerlos desaparecer. Por último, los materiales y sus ajustes me parecen de gran nivel para un modelo generalista, mientras que su visibilidad es buena en todos sus ángulos.

De las plazas posteriores de este Ford Focus Active se puede decir que destacan en su cota de anchura, siendo el espacio para las piernas de los mejores de su categoría y penalizando un poco en la altura hasta el techo. Del maletero, con 375 litros podemos decir que está en la media, aunque tiene una boca de carga un poco alta y su portón puede subir demasiado para garajes no muy altos. Si quieres más, siempre podrás optar por la carrocería Sportbreak que aumenta esta cifra hasta los 608 litros por 1.000 euros más en el precio final.

Prueba Ford Focus Active

Prueba Ford Focus Active: cambios en el chasis

Con la prueba de vestuario completada para este Ford Focus Active apreciarás rápidamente que su altura libre al suelo ha variado ligeramente. En concreto, y con la regla en la mano, son 3 centímetros en el eje delantero y otros 3,4 cm en el posterior. Con esto no pienses que ya se ha convertido en un todoterreno, simplemente te ayudará a moverte mejor en situaciones más complicadas como puede ser con nieve o en caminos no muy complicados.

Tras haber probado el Ford Focus convencional, del que puedes leer la prueba al comienzo de este texto, tengo que decir que en el Active se nota esos centímetros extra. Pero que no se me malinterprete, vas más alto en el asiento y en curvas se aprecia que no entra tan plano como el resto de versiones, sin que esto se pueda convertir en un gran problema para afrontar la compra.

Prueba Ford Focus Active

Porque al fin y al cabo no nos olvidemos que este Ford Focus Active está pensando para conductores aventureros, que buscan algo más allá de la carreteras. Así lo han entendido también los ingenieros que dentro de los modos de conducción (se cambian en un botón situado en la consola central) han incluido el “resbaladizo” y el “pista”. Activándolos tendrás toda la electrónica disponible en tu ayuda para sacarte de algún entuerto, pero repito que sin llegar a límites superables por un Ford Explorer, por ejemplo, ya que nunca se ofrece la posibilidad de equipar el 4x4.

Prueba Ford Focus Active: nuestro motor

Con el acabado Active el Ford Focus no tiene disponibles todos los motores de su gama, pero sí una amplia variedad entre la que elegir. En nuestro caso pudimos probarlo con el 1.5 EcoBoost de 150 CV asociado al cambio automático. Este propulsor es bastante picante, más ahora que todas las marcas los capan un poco en busca de mejores consumos/emisiones, dando incluso la sensación de que tiene más potencia de la declarada.

Prueba Ford Focus Active

Solo cuando activemos el modo Eco conseguiremos amansar un poco a la fiera, ya que prácticamente tendrás que luchar contra el pedal del acelerador por lo duro que se pone. Y por arriba nos quedará el Sport (el Normal casi parece ese) para poder sacar todavía más rendimiento a la mecánica. Con este último podríamos activar la tecla L para que el cambio de la transmisión automática de convertidor de par se comporte de una manera más deportiva (es curioso que esta misma letra active la retención en un Ford Kuga PHEV).

Tanta alegría en su entrega de potencia hace que con este Ford Focus Active siempre vayas un poco más rápido y al final se nota en los consumos. Yo me he movido en medias entre los 6,2 y los 6,5 litros, mientras que en ciudad a poco que te descuides te irás a los 8 litros irremediablemente. Quizás si se hubiera podido actuar de alguna manera sobre el cambio de forma manual (no tiene levas, ni palanca para ello), se podrían bajar esas cifras.

Prueba Ford Focus Active

Por tanto este 1.5 EcoBoost es un motor muy divertido, a mi parecer, pero quizás no el idóneo. Una de sus posibles pegas es que actualmente solo se ofrece con el cambio automático, por lo que si quieres manual y gasolina tendrás que bajar al 1.0 EcoBoost de 125 CV, no tan alegre como nuestro protagonista. Para devoradores de kilómetros siempre están las opciones de los diésel EcoBlue, que tanto el 120 como el 150 CV proporcionarán un buen resultado.

Y en los últimos meses han llegado las versiones microhíbridas muy a tener en cuenta. Solo disponibles con cambio manual, con potencias de 125 y 155 CV, siendo esta última unos 1.700 € más barata que nuestro protagonista, por lo que yo lo tendría claro y me lo llevaría con la etiqueta ECO en la luneta delantera.

Prueba Ford Focus Active

Prueba Ford Focus Active: extras a tener en cuenta

Para empezar deberemos elegir el color para este Ford Focus Active. El que ves en las fotografías es el “Azul Oasis” que cuesta 625 euros, aunque podrías adquirirlo sin coste alguno con el llamativo “Rojo Race”. Sobre las llantas ya te he contado antes que son 400 € a mayores, pero yo sería una cosa que me ahorraría dejando las de 17’’ de serie.

Mirando la lista de opcionales hay dos muy a tener en cuenta. Una es el “Pack Tecnológico” que cuenta con el sistema de Reconocimiento de Señales, e control de luces de carretera, el sistema de evasión de obstáculos y el control de crucero adaptativo (con cambio automático incluye el sistema Stop&Go y el sistema de mantenimiento de carril) por 400 euros y el otro es el “Paquete Parking” con el sistema de aparcamiento asistido, los sensores de Parking delanteros y traseros, la cámara de visión Trasera, el protector de puertas y el detector de ángulo muerto por 600 €.

Prueba Ford Focus Active

Prueba Ford Focus Active: los rivales

Repasando la lista de posibles rivales del Ford Focus Active ahora mismo con carrocería de cinco puertas solo estaría el nuevo Citroën C4. El modelo francés llega con una estética algo más agresiva e incluso una variante eléctrica, pero pierde en el apartado del chasis y en la calidad de los materiales.

En cambio, si tenemos en cuenta la carrocería familiar aparece otra opción. Se trata del Toyota Corolla Trek que a diferencia de nuestro protagonista, solo se vende con el motor híbrido de 180 CV en nuestro país. Además, su precio es algo más caro ya que con las promociones actuales se queda en 27.600 euros, lo que serían unos 5.000 € más que nuestro Ford Focus Active.

Prueba Ford Focus Active

Nos quedaría para terminar otras dos opciones de cara a un futuro próximo. Bueno, en concreto el Volkswagen Golf Alltrack sobre la octava generación todavía no está confirmado, pero creemos que si se lanzará en 2021. El otro es el nuevo Fiat Tipo, que con el cambio de imagen estrena una variante denominada Cross con el mismo estilo que el Ford Focus Active.

Fotos Prueba Ford Focus Active: ¿por qué merece la pena este acabado?

Comentarios Prueba Ford Focus Active: ¿por qué merece la pena este acabado?

  •  
    Avatar de Gioser.
    Gioser 08/04/2021 10:13:22

    hay versiones que si que llevan levas!!! puede ser dependiendo del motor elegido?

Deja tu comentario

  • Esta información no se mostrará

Estoy de acuerdo

Uso de cookies

En Auto10 utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus gustos mediante el análisis de comportamientos de navegación. Si hace click en el botón "Estoy de Acuerdo", consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestras Condiciones Legales, sección "4.8. Cookies e IPs"